Skip to content

DOS EXPOSICIONES REFLEXIONAN SOBRE LA HISTORIA DEL MÍTICO EDIFICIO DE ESPACIO ODEÓN

A lo largo de su historia, el edificio en el que hoy funciona Espacio Odeón ha sido un cine, ha albergado a una serie de compañías, escuelas y corporaciones de teatro, y ha hecho las veces de sede universitaria, canal de televisión y centro cultural. En sus más de 70 años de existencia este edificio se ha convertido en un lugar reconocido por su relación con la cultura en Colombia y por su prominencia arquitectónica. A pesar de eso, el futuro de su ocupación, uso y funcionamiento es siempre incierto. Las instituciones que lo han habitado tienden a agotarse en la búsqueda de recursos para mantenerlo, y el espacio ha sido abandonado en más de una ocasión.

Precisamente esto es lo que guía el proyecto Odeón o de la contingencia, desarrollado por Estudio Altiplano y Alejandro Martín Maldonado. Una propuesta en la que invitaron a arquitectos y no-arquitectos a preguntarse por el pasado, presente y futuro de este edificio y su relación con la ciudad. Esta exposición presenta cinco intervenciones en el edificio que cuestionan —desde el humor, el juego y la ficción— sus condiciones espaciales, patrimoniales, urbanas, económicas, y especulan alrededor de nuevas formas de habitarlo, intervenirlo y mantenerlo.

Las especulaciones que se han creado en torno a Odeón —desde su conexión con hechos históricos como el Bogotazo, pasando por la historia de un supuesto orfanato (nunca se ha podido confirmar si estuvo allí), hasta los fantasmas que supuestamente lo habitan—, han hecho que con el tiempo el edificio se haya convertido en un espacio vivo que alberga la memoria de la ciudad.

Vista de la exposición "Odeón o de la contingencia", Espacio Odeón, Bogotá, 2019. Cortesía: Espacio Odeón
Vista de la exposición "Odeón o de la contingencia", Espacio Odeón, Bogotá, 2019. Cortesía: Espacio Odeón
Vista de la exposición "Odeón o de la contingencia", Espacio Odeón, Bogotá, 2019. Cortesía: Espacio Odeón
Vista de la exposición "Odeón o de la contingencia", Espacio Odeón, Bogotá, 2019. Cortesía: Espacio Odeón

En la exposición Así mueren las cosas, Mario Santanilla (Bogotá, 1991) parte de esa mitología del lugar para preguntarse por la forma en la que se construyen la memoria y sus imágenes: ¿Cómo se crean las cosas? ¿Cómo aparecen en el mundo? ¿Cómo acontecen? ¿Qué hace que aparezcan allí donde las vemos? ¿Qué las hace inteligibles? ¿Para quién y por qué? ¿Cuáles son las construcciones y narraciones que ubican y pretenden definir y aprehender los orígenes de algo?

A partir de una investigación sobre el edificio y la historia de Bogotá, así como una reflexión sobre los mecanismos de representación de la memoria, este proyecto propone un recorrido por el Espacio Odeón que construye un nuevo espacio, un lugar que va más allá de la materialidad, una simulación.

Como señala la curadora de la muestra, Alejandra Sarria, “Así mueren las cosas presenta un video en el que se recorre un espacio modelado a partir de otro espacio—un nuevo lugar que es y no es Odeón—que va más allá de la materialidad y que construye una simulación: la producción de una realidad que se va desprendiendo poco a poco de su referente.

A medida que avanzamos hacia atrás por este espacio, oímos una voz que entreteje diferentes narraciones sobre la vida del edificio y la historia de Bogotá: su carta astral, lo que reveló un chamán al estar aquí, las primeras obras de teatro, su ubicación en el universo, los orígenes de la ciudad, los textos metafísicos, la Historia con H mayúscula y la experiencia personal.

Junto al video se exhiben dos imágenes: la mano de Sebastián de Belalcázar que señala al Occidente y una pintura de Pantaleón Mendoza a la que se le han asignado dos nombres Cabeza de la Libertad y Cabeza de Loca. Ambas imágenes han sido usadas como parte de un discurso de nación; sin embargo, ¿cuál es ese discurso? ¿y si apuntara a otra dirección? ¿es libre o está loca? ¿es loca o está libre?

Tanto estas imágenes como el video, se preguntan por aquello que permite construir una idea de “lo real”—bien sea el modelo dislocado de un espacio, los eventos que sucedieron o no allí, o un dedo índice que apunta no sabemos a dónde—. Estas unidades se componen y recomponen como algoritmos que hacen posible reproducir el mundo una y otra vez, siempre de diferentes maneras.

Así, al emborronar las distinciones entre especulación, hecho concreto e imaginación; virtualidad y materialidad; pasado y futuro; simulacro y realidad, Santanilla crea una polifonía de tiempos, discursos e imágenes, en donde la memoria y su representación cobran un nuevo sentido y la acumulación de ficciones produce una realidad en la que se reconoce que el tiempo, la experiencia y el espacio no son lineales, ni homogéneos. Vivimos en una esfera: el día y la noche suceden al mismo tiempo”.

El proyecto Así mueren las cosas, de Mario Santanilla, se presenta como parte de la primera edición del programa Ciclo de artista emergente, que se realizará anualmente y que muestra un proyecto inédito realizado por un artista colombiano menor de 35 años.

Vista de la exposición "Así mueren las cosas", de Mario Santanilla, Espacio Odeón, Bogotá, 2019. Cortesía: Espacio Odeón
Vista de la exposición "Así mueren las cosas", de Mario Santanilla, Espacio Odeón, Bogotá, 2019. Cortesía: Espacio Odeón
Vista de la exposición "Así mueren las cosas", de Mario Santanilla, Espacio Odeón, Bogotá, 2019. Cortesía: Espacio Odeón

ODEÓN O DE LA CONTINGENCIA

Participan: El taller de arquitectos, Intersticio estudios, José Luis Hoyos, Benjamín Cadena, [La Bé] + Francia Villabona, Simón Campuzano y Worknot!

*

ASÍ MUEREN LAS COSAS

Un proyecto de Mario Santanilla

*

Espacio Odeón, Cra. 5 #12C-73, Bogotá

Del 5 de diciembre de 2018 al 22 de febrero de 2019

También te puede interesar

,

Casacuerpo:el Cuerpo Como Espacio Formativo

CasaCuerpo es un proyecto formativo de Miguel Braceli, arquitecto y artista venezolano que ha venido desarrollado una investigación sobre las construcciones efímeras del paisaje a partir de las relaciones entre territorio, espacio y cuerpo.

BIENAL TLATELOLCA: UNA VASIJA DENTRO DE UN CÁNTARO

El proyecto está interesado en los hechos sociales, políticos e históricos que han tenido lugar en la zona, desde el período mesoamericano hasta la actualidad, lo que ha permitido medir la importancia de Tlatelolco...

Vista de la exposición "Unidad Mínima", en Espacio El Dorado, Bogotá, 2018. Foto cortesía de Espacio El Dorado

UNIDAD MÍNIMA

"Unidad Mínima" es un segundo momento del diálogo entre los proyectos UV Estudios (Buenos Aires), Sagrada Mercancía (Santiago de Chile), KM 0.2 (San Juan de Puerto Rico) y Espacio El Dorado (Bogotá). Estos proyectos...