DESDE NUESTRAS PROPIAS LLAMAS

DESDE NUESTRAS PROPIAS LLAMAS

-De todas formas, ¿por qué se cayó la torre? —preguntó Jack a Alfred cuando finalmente se sentaron junto al fuego. -Probablemente le caería un rayo —respondió—. O tal vez hubo un incendio. -Pero en ella nada puede quemarse —protestó Jack—. Es toda de piedra. -El...