Los museos tienen la capacidad de reformular valores sociales, culturales o ambientales y pueden proporcionar opciones a dilemas coyunturales. Por ejemplo, si la violencia está vinculada con la desigualdad y con ciertas características culturales contingentes, los museos tienen la posibilidad de contribuir a la comprensión de esas situaciones de violencia y sus causantes. Y si se tiene el coraje de desinhibir la mirada e identificar qué factores contribuyen a perpetuar la violencia, estarán más próximos a conformar culturas de paz.

Ese será uno de los muchos tópicos que se trabajarán en el encuentro El Museo Reimaginado, que tendrá lugar del 20 al 22 de noviembre en Oaxaca, México, donde profesionales de América intentarán construir un compromiso colectivo e individual para convertirse en agentes de impacto cívico y social, acompañados del estímulo a la formación de redes. Durante tres jornadas intensivas, y a través de formatos y sesiones diversas, el encuentro desplegará metodologías, ideas y enfoques creativos propios de la región, además de compartir respuestas exitosas a problemas comunes.

El foro contará con la participación de más de 750 profesionales provenientes de 20 países, desde Argentina hasta Canadá, quienes discutirán y compartirán experiencias sobre la importancia de los museos como agentes de transformación social. Más de 80 destacados expertos internacionales harán parte de las charlas y conferencias.

Después de una primera edición en Buenos Aires en 2015 y una segunda en Medellín en 2017, El Museo Reimaginado tendrá esta vez como escenario de acción a Oaxaca, el estado más biodiverso de México. “Su gran diversidad biológica y cultural nos desafía en esta ocasión a hablar de la convivencia con otros y a indagar sobre las riquezas y los retos que aparecen al cohabitar. Creemos que los museos tienen la posibilidad de hacer eco de los problemas de los contextos en los que están inmersos y enfocarse en fomentar valores positivos para una mejor convivencia social. El Museo Reimaginado es una oportunidad para que profesionales comprometidos encuentren, compartan y dialoguen sobre formas de hacerlo”, apuntan los organizadores, un conjunto de museos y organizaciones culturales mexicanos, entre ellos la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca y el Museo de la Filatelia (MUFI) de Oaxaca, y el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM, en la Ciudad de México.

El Museo Reimaginado, Medellín, 2017. Mesa de dialogo. Foto: David Estrada Larrañeta/ Explora

En esta tercera edición, los debates girarán en torno a la convivencia como horizonte y como responsabilidad. ¿Cómo puede el museo desarrollar capacidades que contribuyan a vivir en una sociedad mejor? ¿En qué medida la escala de la organización determina la escala de los temas de los que puede hablar? ¿Al ampliar el radar de sus colaboraciones se amplifica su espectro de incidencia? ¿Cómo fomentan la construcción de capacidades en los equipos? ¿Cómo aprenden a diagnosticar e interpretar problemas sociales de fondo y diseñar un comportamiento institucional que los aborde?

“Si los museos eligen ser más explícitos y conscientes de su comportamiento institucional -interno y externo- podrían influir a la sociedad hacia nuevas formas de convivencia que sean más acogedoras, inclusivas, pacíficas y respetuosas”, señala la organización.

Y si la multiculturalidad se basa en aceptar las diferencias, la interculturalidad pone el foco en que cuando esas diferencias empiezan a entrar en vinculación, no solo se producen mezclas. Lo que resulta es más que la suma de las partes. Vivir entre distintas culturas también provoca malentendidos. Convivir aceptando esas diferencias requiere entonces de establecer relaciones de negociación, asumir conflicto y préstamo recíproco que resulta en nuevas producciones híbridas. ¿Qué significa esto en un escenario tan diverso como el mexicano o de otros países de América Latina? ¿Cuáles son los valores civiles que las instituciones culturales pueden promover para una mejor convivencia social?

Los formatos variados y provocadores del encuentro lo vuelven diferente de un congreso académico y más radical que un seminario técnico, y giran su sentido hacia un foro dinámico que alcanza una altísima emotividad. Entre los formatos de interacción y aprendizaje están las conferencias, conversaciones, mesas de diálogo, talleres prácticos, tours y charlas con equipos, concursos de proyectos y almuerzos temáticos.

El Museo Reimaginado, Buenos Aires, 2015. Foto cortesía El Museo Reimaginado

Entre los oradores (ver lista completa aquí) se encuentran Catherine David, vice-directora del Pompidou de París y la primera mujer en curar la Documenta en Kassel, Alemania; Néstor García Canclini, renombrado intelectual de América Latina y profesor distinguido de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, cuyas obras son fundamentales para el pensamiento de la cultura en América Latina; Joan Weinstein, vice-directora y directora interina de la Getty Foundation, reconocida mundialmente por sus aportes a la historia del arte, la conservación y la práctica museística; Ana Longoni, directora de Actividades Públicas del Museo Reina Sofía; Teresa Riccardi, directora del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori (Buenos Aires); Graciela de la Torre, directora General de Artes Visuales en la UNAM (a cargo del MUAC, MUCA Roma y el Museo Experimental El Eco); y Gerardo Mosquera, curador, crítico e historiador de arte y escritor cubano.

De las charlas magistrales destaca la de George Yúdice, profesor de Estudios Latinoamericanos de la University of Miami, en la que expondrá sus investigaciones sobre el surgimiento de una nueva institucionalidad para los museos y centros culturales como laboratorios de innovación social. “En ese ámbito de colaboración y experimentación entre vecinos, en algunos casos participarían artistas, pero alejados del mundo del arte donde predominan la pericia, los valores del mercado, el glamour y la celebridad”, dice el académico.

El debate contemporáneo sobre las relaciones de género y las consecuencias del orden patriarcal, con su estela de violencia y opresión creciente, también es abordado en este seminario: ¿qué rol puede tener el museo en la desestabilización de ese sistema de poder y en la disolución de ese mandato de dominación? Más allá de visibilizar figuras, agentes y perspectivas femeninas en los productos culturales exhibidos en obras y discursos, ¿existe otra estrategia posible para trabajar y desmontar las relaciones de género dentro de las cuales somos socialmente reproducidos?

La antropóloga argentina Rita Segato ofrecerá un marco intelectual para pensar las temáticas de colonialidad, tales como la restitución patrimonial entendida como devolución de vida, más que de cosas, o el orden de género, la violencia o el arraigo. En tanto, Claudia Zaldívar, directora del Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA), en Chile, participa en una mesa en la que se debatirá cómo los curadores aportan un conocimiento indispensable, pero muchas veces se dificulta el balance entre el interés académico o el de un sector de la sociedad, y el del público y los problemas del presente.

El Museo Reimaginado, Buenos Aires, 2015. Foto cortesía El Museo Reimaginado

Otro panel de expertos analizará la apropiación que los museos han estado haciendo de los discursos, conocimientos y objetos de las sociedades indígenas –desestimando, sin embargo, a sus culturas subsistentes-, aun cuando esas rutas se han venido desandando. Acá, se plantea la pregunta de cuáles son los nuevos caminos museológicos acordes con una relación respetuosa, incluyente y creativa de la sociedad con las culturas vivas de la América indígena.

Asimismo, otra mesa planteará cómo si se identifica esta etapa histórica como postcolonial, el patrón de la colonialidad del saber y del poder -el racismo y el eurocentrismo- permanecen como matriz del orden mundial y de las subjetividades. ¿Cómo desarticular estereotipos? ¿Cómo instalar discursos, prácticas y experiencias capaces de erosionar este patrón? ¿Cómo instalar un giro decolonial en la perspectiva de la gente?

Otro tema a tratar en el encuentro serán la financiación de los museos. Muchos museos de la región sufren graves problemas presupuestarios o carecen de iniciativas de resiliencia. A la vez, en algunos casos se organizan eficazmente y promueven posturas cívicas para incentivar la profesionalización y financiación adecuadas.

Finalmente, entre los diálogos programados, se encuentra el que sostendrán Néstor García Canclini y José Luis Paredes Pacho, director del Museo Universitario del Chopo (UNAM), donde los puntos a tratar serán la interculturalidad global vista desde los ciudadanos; la crisis de los relatos y la despolitización; el museo como mediador social y la autogestión comunitaria; el patrimonio como repertorio para usar y comunicarnos; los museos ante otras formas de musealización; y los cambios socioculturales en las formas de hacer memoria colectiva, resignificar y olvidar.

 


Imagen destacada: El Museo Reimaginado, Medellín, 2017. Taller exploratorio central con Camilo Cantor. Foto: David Estrada Larrañeta/Explora