Cuatro años visibilizando las prácticas del arte impreso chileno y expandiendo redes colaborativas entre productores y creadores de Latinoamérica. Así podría resumirse qué es Impresionante, la principal feria de Chile dedicada a la editorialidad independiente, que este año vuelve a celebrarse en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) del Parque Forestal, ampliando su alcance al tomarse toda la planta baja del edificio.

Entre el 17 y 20 de octubre se reunirán allí casi un centenar expositores -30 más que el año pasado- de países como Chile, Colombia, Brasil, México, Perú, Argentina y Bolivia, para compartir proyectos situados en el campo expandido de lo impreso. La feria, de acceso gratuito, contará además con una variada programación que incluye lanzamientos de publicaciones, talleres, performances, música en vivo y, como novedad, presentaciones en formato podcast.

Conversamos con los directores y fundadores de Impresionante, Pablo Castro y Rodrigo Dueñas, para que nos cuenten en detalle sobre esta nueva edición de la feria, que sin duda se viene muy prometedora.

Rodrigo Dueñas, co director de la feria Impresionante, junto a la artista y Premio Nacional de Arte 2017 Paz Errázuriz. Foto: Estudio CC

Alejandra Villasmil: Hacia su cuarto aniversario, Impresionante se ha posicionado como un referente en el circuito de ferias de arte impreso, no solo en Chile, sino en Latinoamérica. Si hiciéramos un breve balance desde su fundación, ¿qué hitos han marcado este recorrido exitoso? 

Pablo Castro: El primer gran hito que instalamos fue la alta participación de proyectos de arte impreso en nuestra feria. Esto permitió visibilizar y poner en evidencia la práctica. Por otra parte, la enorme convocatoria de público también ha puesto en evidencia que la audiencia es masiva y que el público interesado constituye una masa interesante de observar. El tercer gran aspecto que hay que destacar es el vincularse con proyectos y artistas del continente. El estar presente en otras ferias e instancias fuera de nuestro territorio nos permite exhibir y darle circulación a la producción contemporánea de arte impreso nacional, lo que torna las fronteras más permeables para que entren y salgan contenidos. Además, está el fortalecimiento como zona geográfica que hemos observado y experimentado el último tiempo. Es maravilloso que para esta semana se puedan dar cita en nuestro evento las gestoras de tres proyectos hermanos desde Brasil y Argentina.

Rodrigo Dueñas: Creo que cada versión ha tenido un rol y ha sido un paso importante. La primera fue una aventura, tuvo mucha energía, pero de alguna manera no sabíamos bien que estábamos haciendo, no sabíamos los alcances que podía tener. La segunda edición para mí es muy importante porque el desafío fue repetir lo que hicimos, pero no ya desde el instinto, sino hacerlo más programado… de alguna manera, repetir el éxito de la primera y demostrarnos que no fue solo suerte. En el 2017 fuimos a la LA Art Book Fair y ese fue un tremendo aprendizaje. Vimos en el lugar como lo hacía Printed Matter y tomamos nota de todo, muy mateos. Ese fue un momento clave: encontrarnos con Alfredo Jaar y que alucinara con el proyecto y nos diera respaldo, nos dijera que encontraba hermoso lo que hacíamos. Eso fue prueba de que íbamos por buen camino. Después nos recibió en su taller en Nueva York y nos dio sus publicaciones para distribuir… fue tremendamente generoso. Nos visitó en la versión 2017 y ahí se consolidó un respaldo de la escena del arte más formal. La versión del 2018 tiene un hito que son las diez mil personas que asistieron… no lo podíamos creer. Fue la prueba de que la feria era transversal, de que a la gente le interesaba el tema, más allá de los circuitos del arte o de las ferias independientes. El año pasado fue la consolidación. A eso súmale las invitaciones que recibimos de México y Perú, donde pudimos ver otras escenas y las integramos, armando este gran nodo en Sudamérica de publicaciones de arte.

AV: Este año la feria crece, no solo en tamaño, sino en calidad. ¿Qué novedades veremos en esta edición?

PC: Los podcasts es lo que hay que mencionar si hablamos de novedades. Se trata de conversaciones que serán transmitidas y grabadas para luego ser distribuidas por internet. Vienen a reemplazar las charlas y conversatorios que incluimos en Impresionante todos los años. El esfuerzo por armar un panel de conversaciones con nuestros invitados internacionales y convocar a este tipo de instancias es alto. Por eso tomamos la determinación de registrar los diálogos, para que se pueda acceder a ellos cuando se guste. Este año tendremos dos especialmente interesantes que visitarán los temas de la resistencia editorial en gobiernos nacionalistas y las disidencias de género.

Pablo Castro, co director de Impresionante, en una de las ediciones de la feria en el MAC Parque Forestal. Foto: Estudio CC

AV: En cuanto al formato ‘arte impreso’, ¿cómo han visto su desarrollo en Chile a través de estas cuatro ediciones de Impresionante? 

RD: Creemos que de alguna manera el termino ‘arte impreso’ se desarrolló a partir de las ferias. Hoy el término está siendo usado en la academia, en las otras ferias… sin duda hay un desarrollo importante. Hoy es un formato que los artistas están adoptando y valorando dentro de su obra; muchos artistas visuales se han animado a hacer arte impreso, y por otro lado para los realizadores más independientes, los que hacen fanzines y experimentos más marginales, les ha dado un respaldo, un nombre serio para el trabajo que hacen. El concepto todavía no termina de definirse, y eso es bueno porque todo cabe, y de a poco va decantando en buenos trabajos y más gente haciendo experiencia de arte impreso. A mi me gusta mucho ver a artistas consolidados en otros formatos que preguntan y quieren hacer un libro de artista, o que quieren aprender para incorporarlo entre sus formatos de obra.

PC: Impresionante ha ayudado a que el arte impreso se consolide en Chile. Se ha evidenciado sobretodo en que muchos artistas están utilizando los recursos de los oficios y artes gráficas para producción artística. También se ve en el creciente número de talleres que proporcionan servicios de impresión de arte y los nuevos proyectos con interés en participar de nuestra convocatoria. Ha sido un aporte nuestro el haber instalado el término arte impreso en la conversación coloquial, ya que permite a muchos artistas y artífices explicar su obra y también enmarcarla en cierto espacio.

AV: ¿Se podría hablar de un mercado de coleccionismo de arte impreso en Chile? ¿Cómo lo perfilan?

RD: Creo que sí, si existe. Ya existen colecciones importantes de arte impreso y hay un creciente interés de las galerías por participar y por generar obras de este tipo con sus artistas. Las galerías están armando sus brazos editoriales, y eso sin duda los acerca a los coleccionistas. Son coleccionistas más jóvenes, más abiertos en cuanto al formato de obra, dispuestos a comprar obra de artistas emergentes y jóvenes. El año pasado hicimos una Sesión Antenna durante la feria, y fue muy bien recibida. Ellos (Antenna) han entendido muy bien el concepto de la feria y los alcances que puede tener para el coleccionismo; han promovido entre sus socios este tipo de encuentros y obras. Ojalá pudiéramos hacer más, pero sin duda el trabajo está en las galerías. Este año estarán participando en la feria AFA, D21, Gronefot, Flach, y Ojo por Ojo, todos espacios de arte formal e independiente, que ya tienen un catálogo de obras de este tipo. Nuestra labor es seguir con la promoción para que llegue a más gente y el arte impreso sea valorado por coleccionistas y gente del circuito de las artes más formales.

PC: Concuerdo con Rodrigo. Existe un coleccionista de arte impreso y lo hemos detectado en Impresionante. Se trata de personas que con un presupuesto acotado acude a este tipo de instancias a adquirir grabados, láminas impresas, fanzines y producción editorial de autores que muchas veces firman y numeran sus trabajos, los que terminan finalmente enmarcados en las paredes o en los estantes y libreros de los lugares que habitan estos coleccionistas. Hay una apreciación de lo visual y del oficio que determina a estas piezas de colección. Por ejemplo, este año el afiche de Impresionante lo desarrolló Imprenta Rescate de Buenos Aires. Se trata de una lámina impresa usando tipos móviles, está numerada y definitivamente se va a transformar en una pieza muy interesante para incluir en alguna colección.

Vista de "El Fanzine más Largo", una acción organizada por Microeditorial Amistad en el hall del MAC, Parque Forestal, como parte de Impresionante. Santiago de Chile, 2018. Foto: Nicolás de Sarmiento

AV:  A nivel organizacional, ¿cómo se han dado los apoyos económicos, institucionales y de alianza de otro tipo, para poder sacar adelante la feria cada año?

RD: Como buen proyecto chileno de arte, dependemos de Fondart. Este año nuevamente pudimos financiar toda la gestión gracias a los fondos gubernamentales. Es complicado depender de eso, y es complicado depender de marcas que auspicien porque te pueden cortar la independencia editorial. Por eso para nosotros es muy importante que las marcas e instituciones que apoyan no influencien los contenidos. Tratamos de ser duros en eso. Actualmente, además del Fondart recibimos apoyo de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la UDLA, de marcas como Redbull, que tienen un plan de apoyo a instancias culturales bien interesante y que dejan hacer muchas cosas. Hemos trabajado con Pro Helvetia y su programa Coincidencia, que nos apoyó para viajar a Volumes en Zúrich, y nos permitió traer invitados desde allá. Creo que es muy importante formar alianzas, no solo con instituciones, las marcas pueden apoyar, son partners, les interesa estar, pueden generar grandes ideas y darles realidad. Hay que saber buscarlas, no le hacemos asco a eso, pero es super importante mantenerse firme en los contenidos. Eso es lo que nos interesa.

PC: Hemos tenido suerte con los Fondos de Cultura, aunque los recursos que se nos asignan nunca son suficientes. También nos sentimos afortunados al recibir desde el Área de Diseño del Ministerio de la Cultura aportes directos que nos permiten, por ejemplo, contar con invitados internacionales y cubrir sus necesidades de traslados y alojamiento. Como dice Rodrigo, no nos interesa que Impresionante se transforme en el evento de una marca. Afortunadamente nos hemos acercado a algunas que han terminado siendo colaboradores, como Grolsch, a quienes este año recurrimos a pedir cervezas para la inauguración y terminaron aportando fondos para que un proyecto emergente pudiera estar con su espacio de exhibición en nuestro montaje. Lamentablemente el acceso a recursos que el Estado dispone para cultura siempre es concursable y lleno de condiciones que empantanan bastante la gestión y expansión de nuestro proyecto, sobre todo a nivel internacional, desde donde recibimos siempre invitaciones para viajar a presentar el arte impreso contemporáneo chileno, teniendo generalmente que hacernos cargo de eso con financiamiento propio. Nos ha sorprendido también que a nivel de instituciones públicas no se considere al arte impreso ni a la publicación de arte porque para el sector del arte termina siendo diseño editorial, y para el área de diseño resulta demasiado artístico par ser considerado. Para qué mencionar al Fondo del Libro, que no incluye este tipo de desarrollos en el área de interés que abarca.

Vista de la primera edición de Impresionante, MAC Parque Forestal, Santiago de Chile, 2016. Foto: Felipe Ugalde

AV: La expansión de Impresionante también se está dando hacia regiones de Chile, lo cual sin duda amplía la visibilización y redes de intercambio a través de la descentralización. Cuéntennos brevemente en qué consistirá su próxima edición en Concepción, qué aprendieron de su reciente paso por Valparaíso y cómo se han ido dando estas alianzas intrarregionales.

RD: Hemos descubierto muchas cosas en regiones, tesoritos que no vienen siempre a Santiago. Creemos que parte de nuestro trabajo debe ser ese, estar buscando y descubriendo para integrar, y el trabajo en regiones es muy valioso. Valpo tiene una escena muy vigorosa y muy propia. Vienen publicando y editando desde hace mucho tiempo. Allá esta gente como Pablo Suazo de Plo, que es un genio local; Taller La Veta, que está haciendo un trabajo muy sensible; la gente de CED, que viene trabajando hace mucho tiempo haciendo labor editorial y dándole espacio a este tipo de trabajos. Los mismos chicos de Cerro Press, quizás uno de los mejores talleres de producción editorial que existen y con una producción super amplia que va desde la serigrafía y la risografia a letterpress, libros de poesía e ilustración. En Conce la escena es más joven. Con mucho riesgo, han armado entre todos un proyecto colaborativo que se llama Total 90 para venir a Impresionante Santiago. En nuestra edición en Conce estarán cada uno por separado porque es gente que trabaja así, que se apoya. Cuando fuimos allá nos dimos cuenta que todos se conocían y se apoyaban, compartían contactos, desarrollaban trabajos experimentales para artistas y con obras que no están llegando con suficiente fuerza a Santiago. Es super importante descentralizar. Partimos por estos dos ejes, Valparaíso y Concepción, pero en las postulaciones nos llegan proyectos de Valdivia, Loncoche, Talcahuano, Quilpué… Establecer las alianzas siempre es difícil, requiere generar un vínculo de confianza, porque uno no puede llegar desde Santiago con la prepotencia capitalina; encontrar los aliados es cuestión de trabajo y de tiempo. En Conce logramos el apoyo de la Universidad de Concepción, lo que es super valioso para nosotros, y en Valpo el Centex puso mucho corazón para que la feria fuera allá. Eso nos alienta a seguir, y ojalá consolidar estas alianzas para que el trabajo en regiones no quede solo en una visita anual.

PC: Nos interesa ocupar espacios públicos y patrimoniales. El año pasado conocí la Pinacoteca de la Universidad de Concepción y no pude quedarme tranquilo hasta que logramos la autorización para instalarnos ahí. Lo mismo pasó con el Centex, un edificio con larga historia en Valparaíso, de acceso público y donde nos instalamos el primer fin de semana de agosto. Estaremos en Concepción el fin de semana inmediato después de la clausura de Impresionante en el MAC con varios invitados que viajan desde el extranjero, tales como Macaco Press de Suiza, Nómada de Colombia, Pipoca Press de Brasil -quienes dictarán un taller de exploración editorial- y Ying Chieh Liu, una artista que viene de Taiwán con su producción editorial. Todos, involucrados y en medio de exponentes locales del arte impreso y la publicación independiente.

Vista de la feria Impresionante en Santiago de Chile. Cortesía: Impresionante

AV: Esta ampliación geográfica de Impresionante abarca además a Latinoamérica. Han participado en ferias como Material y Rrreplica en México y el próximo mes estarán en la Feria Paraguay de Argentina. De hecho, su directora, Magui Testoni, estará con un stand en Impresionante 2019, y conforma un círculo de ferias de arte impreso latinoamericano que se completa con la presencia también de Ana Luiza Foseca de Feria Tijuana y Bettina Pavetti de Feria Migra. ¿Qué enseñanzas les ha ido dejando la construcción de este tejido? ¿Hacia dónde creen que se dirige? 

PC: Actualmente, el motor que mueve todos estos proyectos que mencionas creo que se relaciona directamente con el interés por poner en valor, destacar y descubrir la producción artística latinoamericana relacionada con el arte impreso y la publicación independiente de arte. Si bien el impulso que el año 2016 nos movió a darle forma a Impresionante provenía directamente de haber conocido instancias internacionales como la New York Art Book Fair, este inmediatamente mutó hacia el territorio en el que nuestros contenidos se movilizan. Uno de los grandes gestos que tuvimos fue el no haber nombrado nuestro evento como la Santiago Art Book Fair. Nos demarcamos completamente de esto que yo llamo «estética global», en que te enfrentas a una obra gráfica, un libro o una lámina impresa y no alcanzas a entender de dónde proviene, no se evidencia si es de Paris o Londres. Nos resulta mucho más natural hojear y ojear un fanzine, un libro o un grabado producido en esta parte del mundo que enuncia por todas partes que puede ser de Talca, Paraguay o Tijuana.

RD: Este año salió así, de tanto conectarnos…Impresionante será una especie de Feria de Ferias. Esto demuestra que hay una intención colaborativa, no de competencia, somos todos instancias independientes que nos apoyamos y compartimos y es muy interesante que sean todas latinoamericanas, porque esto demuestra que hay una identidad local, que hay un potencial en la escena latinoamericana y que podemos prescindir de los grandes centros del arte. Obvio que nos queremos conectar con Nueva York o Tokio, pero es más valioso saber que somos un polo nosotros mismos, que hay circulación y trabajo muy valioso que se está haciendo en este lado del mundo, y que desde esos centros globales comienzan a mirar hacia acá de igual a igual. La oportunidad de reunirnos con Magui, Ana Luiza y Bettina abre muchas ideas… quizás hacer un gran encuentro latinoamericano, potenciar otros países, abrir nuestras fronteras y construir un espacio abierto, más global. Eso le dará circulación a las publicaciones chilenas y las publicaciones extranjeras alimentarán a los creadores de acá. Todo se está dando de manera muy orgánica; no sabemos dónde irá a parar, pero nos gusta el camino que está tomando.

 


Imagen destacada: Feria Impresionante 2017, Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Parque Forestal, Santiago de Chile. Cortesía: Impresionante

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.