La galería neoyorquina Sean Kelly presenta Constructing Her Universe: Loló Soldevilla, la primera exposición integral jamás montada en Estados Unidos dedicada a la obra de esta pionera artista cubana. Dolores «Loló» Soldevilla (1901-1971) fue una de las pocas mujeres en estar prominentemente asociada al desarrollo de la abstracción geométrica en Cuba, y una de las figuras clave responsables de promover su desarrollo desde la década de 1950 en adelante. Con más de 60 trabajos, entre pinturas, esculturas, obras en papel y construcciones, así como raros documentos históricos, fotografías y material efímero personal, esta amplia revisión examina la amplitud de toda la carrera de Loló Soldevilla. Simultáneamente con la exposición, se ha publicado una monografía completamente ilustrada con ensayos de Rafael DiazCasas y Olga Viso, el primer libro dedicado exclusivamente a su vida y obra.

«Estamos encantados de haber organizado la primera retrospectiva de Loló Soldevilla en Estados Unidos y la primera fuera de Cuba. Esta exposición y la gran monografía que hemos publicado la posicionan como una de las voces artísticas latinoamericanas más fuertes en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, así como una de las primeras mujeres en llevar la abstracción de la posguerra a América Latina, estableciéndola firmemente como una figura clave en el desarrollo de la abstracción en Cuba, América Latina y, de hecho, en el mundo», afirma Sean Kelly.

Vista de la exposición “Constructing Her Universe: Loló Soldevilla”, en Sean Kelly Gallery, Nueva York, 2019. Foto: Jason Wyche
Vista de la exposición “Constructing Her Universe: Loló Soldevilla”, en Sean Kelly Gallery, Nueva York, 2019. Foto: Jason Wyche
Vista de la exposición “Constructing Her Universe: Loló Soldevilla”, en Sean Kelly Gallery, Nueva York, 2019. Foto: Jason Wyche

Loló Soldevilla fue una artista apasionada, en gran parte autodidacta, cuya carrera floreció en la década de 1950. Autodenominada empresaria, fue un talento artístico formidable y una astuta promotora cultural. Después de incursionar como músico, activista político y líder político en Cuba, fue nombrada agregada cultural de su país en Europa en 1949. Cuando vivía en París, comenzó a estudiar en los ateliers de destacados artistas europeos.

Aunque no se dedicó a la pintura y la escultura hasta sus cuarenta y tantos años, rápidamente tomó el mando de su métier y pronto exhibió su trabajo en galerías y salones parisinos, haciendo la transición de la figuración a la abstracción. En 1950, producía pinturas y esculturas abstractas inspiradas en formas geométricas. En los años siguientes, desarrolló su innovadora teoría Color Luz que abrió caminos a sus Relieves Lumineux, construcciones únicas que incorporaron la luz como un elemento de trabajo en diseños abstractos, y que se exhibieron por primera vez en el Salon des Réalités Nouvelles de París de 1955. Sus pinturas, collages y construcciones en paneles exploran la dinámica de la luz, la sombra y el relieve, sugiriendo movimiento y ritmo mediante el uso del color y los patrones geométricos.

Vista de la exposición “Constructing Her Universe: Loló Soldevilla”, en Sean Kelly Gallery, Nueva York, 2019. Foto: Jason Wyche
Vista de la exposición “Constructing Her Universe: Loló Soldevilla”, en Sean Kelly Gallery, Nueva York, 2019. Foto: Jason Wyche
Vista de la exposición “Constructing Her Universe: Loló Soldevilla”, en Sean Kelly Gallery, Nueva York, 2019. Foto: Jason Wyche

Después de regresar a La Habana en 1956, Loló Soldevilla desempeñó un papel activo como artista, curadora y galerista. Una feroz defensora de la justicia social, los derechos de las mujeres y la clase trabajadora en la década de 1930 a 1940, comenzó a defender la abstracción a través de ambiciosos proyectos internacionales, llamando la atención por su voz dentro del paisaje abstraccionista de la isla y sirviendo como un vínculo vital entre Cuba, Europa y América Latina. Organizó la importante exposición Pintura de hoy: Vanguardia de la Escuela de París en el Palacio de Bellas Artes de La Habana, que contó con el trabajo de 46 artistas líderes del Hard-Edge, el Op Art y el Cinestismo, entre ellos Jean Arp, Sonia Delaunay y Jesús Rafael Soto. Esta exposición fundamental introdujo al público cubano al arte abstracto internacional por primera vez.

En octubre de 1957, Soldevilla, junto con el artista Pedro de Oraá, fundó la Galería de Arte Color-Luz, un lugar instrumental para fomentar el desarrollo del arte abstracto en Cuba y consolidar la presencia del movimiento de arte concreto en la isla. La galería sirvió como incubadora para un grupo de artistas que se llamarían a sí mismos Los 10 Pintores Concretos, de los cuales Loló era la única mujer, su rostro más público y su mayor fuerza. A medida que la revolución de Castro comenzó a transformar la cultura cubana, la abstracción, aunque nunca fue censurada explícitamente, se consideró «obsoleta» y «fuera de sintonía con la nueva sociedad».

Aunque las actividades de Loló en torno a las artes visuales disminuyeron, se mantuvo activa estableciendo una nueva asociación, Grupo Espacio, y continuó pintando y exhibiendo su trabajo hasta su muerte en 1971.

CONSTRUCTING HER UNIVERSE: LOLÓ SOLDEVILLA

Sean Kelly Gallery, 475 Tenth Avenue, Nueva York

Hasta el 19 de octubre de 2019