ADN Galería presenta Mundus Novus, la tercera exposición individual de Federico Solmi (1973), artista de origen italiano afincado en Nueva York que, usando el dibujo como punto de partida, crea un medio artístico híbrido con el que critica la sociedad actual. Para ello, el artista hace uso de una variedad de medios que llevan al dibujo a un nuevo estado de movimiento y teatralización, mediante el uso de tecnología 3D, motores de videojuegos, captura de movimientos, pinturas y pantallas.

Los trabajos presentados en esta ocasión están centrados en la colonización de América. Exploradores, colonizadores, guerreros, nativos, villanos, pícaros y estafadores pueblan las escenas fantásticas de esta comedia grotesca que degrada el mito de la conquista del Nuevo Mundo. Saltándose la cronología histórica, los colonos hacen su entrada como estrellas de la alfombra roja mientras los nativos los reciben entusiasmados, todos ellos rodeados por masas de paparazzis, vítores y aplausos.

Las narraciones de los libros de texto se ponen a prueba en el mundo de Federico Solmi, donde las historias aprendidas de los héroes euroamericanos son expuestas como una manipulación del pasado para propagar una ideología. Los hechos se desmantelan en un circo irónico de colores saturados y marcas comerciales que se unen para construir una crítica de los consumistas y nihilistas valores occidentales.

Vista de la exposición Mundus Novus, de Federico Solmi, en ADN Galería, Barcelona, 2019. Cortesía del artista y ADN Galería. Foto: Roberto Ruiz.
Vista de la exposición Mundus Novus, de Federico Solmi, en ADN Galería, Barcelona, 2019. Cortesía del artista y ADN Galería. Foto: Roberto Ruiz.

El lenguaje visual que hace reconocibles las obras de Federico Solmi se caracteriza por una reinterpretación de figuras clásicas en el entorno de un mundo digitalizado y extraño. Su narrativa integra iconos de la cultura occidental para reflejar una sociedad ridícula y disfuncional que resulta tan seductiva como dantesca.

El uso de las nuevas tecnologías de animación proporciona a Solmi la capacidad de revaluar y reescribir continuamente la historia a través de formas dinámicas y dramáticas de narración. Sus personajes-títeres toman vida a partir de la captura de movimientos para representar un profundo drama político en el absurdo teatro del mundo.

A través del dibujo y la video-pintura, la revisión histórica refleja la realidad actual donde líderes políticos y religiosos disfrutan de riqueza e influencia a pesar de ser legados de corrupción, manipulación y genocidio.

Vista de la exposición Mundus Novus, de Federico Solmi, en ADN Galería, Barcelona, 2019. Cortesía del artista y ADN Galería. Foto: Roberto Ruiz.

Esta herencia cultural hipócrita de Occidente, avalada por historiadores y gobiernos, es la que Solmi pone de relieve en sus obras, ofreciendo una perspectiva sorprendentemente distópica del pasado y el presente.

Por medio de esta obra se hacen visibles las conexiones inextricables entre nación y religión, consumismo y capitalismo. Ceremonia, pompa y circunstancia se vuelven grotescas, desafiando las ideas habituales sobre el desempeño del nacionalismo.

El artista satiriza al mismo tiempo que evidencia la capacidad de influencia de los medios de comunicación de masas en los procesos de validación y reconocimiento del poder. De la representación del poder en su obra se deduce, pues, una identificación de la sociedad actual como prisionera de su propio espectáculo egocéntrico.

Al colapsar el tiempo y la geografía en sus obras, Solmi subraya poderosamente las formas en que el poder estatal, el colonialismo y el imperialismo tienen una relación simbiótica con las ambiciones capitalistas.

Vista de la exposición Mundus Novus, de Federico Solmi, en ADN Galería, Barcelona, 2019. Cortesía del artista y ADN Galería. Foto: Roberto Ruiz.
Vista de la exposición Mundus Novus, de Federico Solmi, en ADN Galería, Barcelona, 2019. Cortesía del artista y ADN Galería. Foto: Roberto Ruiz.

FEDERICO SOLMI: MUNDUS NOVUS

ADN Galería, c/ Enrique Granados, 49, 08008, Barcelona

Hasta el 23 de agosto de 2019