Desde muy joven, Iván Contreras-Brunet ha hecho de París su hogar, refugio creativo y residencia intelectual. Nacido en Santiago de Chile en 1927, comenzó a pintar en 1943 paisajes impresionistas influenciados por Monet, Renoir y Seurat, para luego tomar clases en la Escuela de Bellas Artes de Santiago, entre 1949 y 1950. Poesía, arte, música e incluso la química han atravesado profundamente sus intereses desde siempre.

En 1952 llega a París y comienza sus primeras obras abstractas. Conoció a muchos artistas, entre ellos Jesús Rafael Soto y Max Bill. Siguiendo los consejos de Soto, lee L’ Art Abstrait, ses Origines, ses Premiers Maîtres, de Michel Seuphor, y Du Spirituel dans L’ Art de Kandinsky. “Durante este periodo de reflexiones y de discusión, tenemos preocupaciones comunes”, relata Contreras-Brunet en una entrevista con el crítico francés Marcel Galerneau. “Yo lo visito frecuentemente y hacia 1953 estudiamos juntos la aplicación de sistemas seriales a la pintura. Con este objeto leo los libros de René Leibowit sobre Schônberg y el dodecafonismo. Pero bajo la influencia de Calder pienso en el movimiento. Como conocía un poco el inglés, había podido leer Visión in Motion de Moholy-Nagy, lo que, entre otras ideas, nos aportó el precedente del ‘modulador de espacio’, formas geométricas pintadas sobre plexiglás separadas de otras figuras pintadas sobre un fondo blanco, donde los elementos geométricos parecían flotar sobre el fondo del cuadro”.

El artista también se inspira en Georges Vantongerloo, miembro fundador del grupo De Stijl, que preconiza una geometría menos convencional, menos rígida, y que admitía, por ejemplo, el esfumado en el universo geométrico.

Tras pasar un período de tiempo en Viena, Contreras-Brunet parte en 1957 a Nueva York, donde realizó sus primeros trabajos cinéticos. Regresó a Europa en 1961, donde se instaló permanentemente en París. Fue secretario general de la exposición Artistas Latinoamericanos en París en el Museo de Arte Moderno de esa ciudad, miembro del comité organizador del Salon Comparisons que se efectúa en París desde 1955, y fue el cofundador del grupo CO-MO (Constructivisme et Mouvement), junto con Seuphor, Marcel Breuer, Peire Luke, Romano Zanotti y Calos.

Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería

A lo largo de su carrera como artista, Contreras-Brunet ha trabajado desde acuarelas hasta sus llamados relieves rotatorios, obras donde tanto el color como la movilidad son fundamentales, y son logrados en composiciones de tramas, compuestas de rejillas cuadradas o rectangulares metálicas. Un campo visual fundado en la ilusión óptica, en el que se incorpora al aire, al tiempo y al espectador como partes integrales. Para Contreras-Brunet, así como en música hay silencios, en pintura hay espacios vacíos, donde no hay elementos, o color, o estructura. “Me ha parecido evidente que el vacío era uno de los elementos de una composición, por lo tanto, lo he incluido en el desarrollo de series, dándole la misma importancia que un espacio ocupado por un elemento-color o una estructura”.

Otras de sus exploraciones son el efecto o impresión de relieve, los umbrales de percepción o “casi” – casi inmóvil, casi invisible, casi blanco, casi simétrico, casi cuadrado…-, las vaporizaciones rasantes sobre relieves o las superposiciones de tres placas de plexiglás con partes pintadas o “múltiples seriales”.

Contreras-Brunet fue el primer artista en representar a Chile en la Bienal de Venecia, en 1972. Ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria en Europa y sin embargo hoy, a sus 92 años, es aún poco conocido en su propio país. Es por ello que la galería que lo representa en Santiago, Aninat, se ha dedicado en los últimos años a poner en valor su trayectoria no solo mediante la exhibición de sus obras dentro y fuera de Chile, sino también abriendo al público parte de su archivo. La galería tiene en su espacio una vitrina que cada mes dedica a un proyecto de corte experimental, bajo el título Gabinete, donde hasta hace unos días mostraba el universo de ideas y procesos creativos de Contreras-Brunet, un compendio de bocetos, cuadernos de notas, cartas, proyectos de diseño, reseñas de prensa, proyectos no exhibidos, fotos y obras en proceso desde 1958 hasta el 2012, que dan cuenta del desarrollo y la vigencia de sus ideas en el campo del cinestismo y la abstracción geométrica. Sobre el íntimo muestrario de parte de su extenso archivo nos comenta en este breve entrevista la galerista Isabel Aninat.

Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería
Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería

Cuéntanos Isabel, ¿por qué exponer el archivo de Contreras Brunet?

Recién en Chile estamos tomando conciencia de la importancia del archivo. Svetlana Alexievich, Premio Nobel de Literatura, afirma que “la gran historia (oficial) se salta la memoria. Lo que uno pensaba, lo que sentía, el alma humana, no se toma en consideración. Lo que queda en la memoria de uno no son las grandes cosas”.

La galería está consciente de que el arte debe necesariamente ser un espacio donde se muestre todo el proceso creativo para constatar la cabeza de un artista, el mundo complejo que desarrolla. La riqueza del archivo delata un mundo extraordinario de miles de opciones y combinaciones, además de la ruta y decisiones del artista. Creemos que es la forma de conocer y entender más profundamente el cuerpo de obra de un artista.

Estamos muy entusiastas con las próximas presentaciones que haremos en Gabinete, un espacio al que le estamos poniendo mucha energía, porque no es fácil tener acceso a los archivos, a esas cartas, las fotos con amigos, las croqueras… Gabinete es un espacio destinado a exhibir documentos, proyectos en papel y objetos emblemáticos que muchas veces quedan fuera de una exposición. Este es un espacio único para exhibir documentos, piezas de descartes, proyectos no realizados de los artistas, cartas u otro tipo de piezas, con la idea de fondo que el espectador pueda adentrarse en los procesos creativos del artista, su forma de trabajo y metodología, entre otras cosas. El archivo da fe de los hechos; es un material interesante de estudio. Esto se hace aún más necesario en el caso de Iván Contreras-Brunet, un importante artista del arte cinético internacional que, a pesar de ser chileno, es desconocido es su propio país.

Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería
Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería
Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería

¿Qué materiales o hallazgos de este archivo dan cuenta de los procesos creativos e intelectuales, pero también de las redes de conexiones y modos de vida del artista?

Es interesante transitar por el Gabinete de Contreras-Brunet, que a sus más de 90 años y de tener una contundente trayectoria, aún tiene mucho que decir por su gran cultura y vivencias desde los años 50, en París, donde junto a su compañero y amigo, Jesús Rafael Soto, comenzaron juntos en la búsqueda del arte cinético.

Entre los archivos podemos encontrar elementos que nos hacen entender, a manera de resumen, la trayectoria de Contreras-Brunet desde su llegada a París en los años 50 hasta hoy. Podemos ver su capacidad de observación, como por ejemplo, el ejercicio que realiza con las catedrales y las observaciones que hace respecto al color y al movimiento que lo inspiran en la realización de su arte en movimiento. Iván Contreras-Brunet es el primer artista chileno invitado a la Bienal de Venecia, junto a Soto, Eielson, Lam y Roca Rey. El Gabinete tiene algunos de los bocetos realizados para la Bienal, el catálogo y fotos de los artistas que compartieron el pabellón. Se pueden encontrar esas pequeñas cosas como fotos con el importante crítico Michel Seuphor, quien escribió los catálogos de algunas de sus muestras en París, o fotos y bocetos de algunas de sus obras realizadas en importantes edificios de Holanda, Bélgica, Suiza y Francia. Es interesante para nosotros encontrar una carta de Jesús Soto, cuando está visitando Chile, recomendando que se reconozca al gran artista Contreras-Brunet. Creo que aún es tiempo de hacer un buen trabajo sobre este artista, que a su edad aún conserva una claridad sorprendente en sus criterios sobre el arte. Solo a modo de anécdota, es un artista que dice que nunca ha hecho un múltiple, a pesar de las constantes presiones que ha recibido, porque dice que no es una Pyme.

Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería
Vista de Gabinete, archivo de Iván Contreras-Brunet, en Aninat Galería de Arte, Santiago de Chile, 2019. Foto cortesía de la galería

¿Por qué crece el interés del mercado o la comercialización de los archivos de artistas, tanto vivos como ya fallecidos?

El archivo es testigo de los hechos, el baluarte de la historia, es un objeto de estudio, y es por eso que con Javiera (García-Huidobro, hija y socia) hemos puesto tiempo y pasión en este espacio. Gabinete tiene posibilidades infinitas de desarrollo y nosotros lo vemos como una oportunidad de aprender y profundizar en el trabajo de los artistas. Para mí, los archivos deben estar en los museos o instituciones para ser estudiadas por el público. Lamento que muchas veces estos queden encerrados en manos privadas. Pero siempre está la esperanza que estos sean solo los guardianes y luego sean adquiridos o donados a los museos. Los archivos tienen que estar disponibles a la comunidad, y ese es el carácter que hemos querido darle a Gabinete.

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.