ICA, Instituto de Arte Contemporáneo/Boston, presenta They Live, la muestra más completa hasta la fecha de la artista pakistaní Huma Bhabha (1962). Abarcando más de dos décadas de un incisivo y consecuente trabajo, la exposición, curada por Eva Respini, presenta esculturas, dibujos y fotografías que dan cuenta de su persistente investigación de la figura humana y sus vinculaciones con asuntos socio-político de envergadura mundial.

Bhabha utiliza arcilla, espuma de poliestireno, bronce, ladrillos, madera, materiales de construcción y encontrados para realizar esculturas de fuerte carácter relacionadas con las artes e historias de diversas culturas. Estas piezas, tendientes a lo grotesco, representan cuerpos o figuras híbridas que parecen tanto humanas como animales o alienígenas, evocando lo viviente en un paisaje post-apocalíptico o en ruinas. Su trabajo trasciende un tiempo y un lugar determinados para suscitar, en cambio, una exploración de lo que ella describe como las «preocupaciones eternas» propias de todas las culturas y temporalidades: la guerra, el colonialismo, el desplazamiento y las memorias del hogar.

Si bien Bhabha trabaja principalmente en escultura, también hace dibujos, fotografías y grabados. Sus dibujos en pastel y tinta incorporan una hábil combinación de figuración y abstracción. En muchas de estas obras compone una imagen, ya sea una cara o una parte del cuerpo, para luego trazar de forma persistente las líneas dentro de la composición con resultados inquietantes, mientras que sus fotografías reelaboradas, muchas de ellas tomadas en su Karachi natal, llevan sucesivas capas de marcado, haciendo referencia a la tradición de la fotografía documental pero con una dimensión personal y fantástica.

«La manualidad y una cierta primacía de la interacción con materiales son fundamentales en la práctica de Bhabha. Ella despliega una distintiva mezcla de métodos aditivos y reductivos para crear sus esculturas, con la intuición guiando el proceso, lo que da como resultado trabajos que parecen inacabados. Con su belleza cruda, su presencia inquietante y sus asociaciones narrativas, las obras de Bhabha transmiten con firmeza las capacidades mutables, volátiles y expresivas de la figura», dice Respini.

Huma Bhahba, Unnatural Histories, 2012, alambre, arcilla, malla de alambre, espuma de poliestireno, pintura acrílica, barra de óleo, arpillera, metal, lucita, plumas, papel, cordones, caucho, plástico y cuerno, 218,4 × 203,2 × 502,9 cm. Cortesía de la artista y Salon 94, Nueva York. © Huma Bhabha
Huma Bhahba, Unnatural Histories, 2012, alambre, arcilla, malla de alambre, espuma de poliestireno, pintura acrílica, barra de óleo, arpillera, metal, lucita, plumas, papel, cordones, caucho, plástico y cuerno, 218,4 × 203,2 × 502,9 cm. Cortesía de la artista y Salon 94, Nueva York. © Huma Bhabha

Huma Bhabha: They Live presenta 50 de las obras más significativas de la artista, incluidas algunas recientes, como el bronce a gran escala Benaam, hace poco presentado en la azotea del Metropolitan Museum of Art de Nueva York. La organización de la exposición no es cronológica, sino que más bien está determinada por los tres modos fundacionales de representación figurativa en la historia de la escultura -figura de pie, sentada o reclinada-, y a partir de los cuales Bhabha a menudo posiciona sus “personajes”, como ella los llama.

La primera sala, por ejemplo, exhibe un conjunto de obras que da cuenta de la amplia variedad de medios y estrategias que la artista ha empleado a lo largo de los años, desde sus primeras máscaras que van montadas en la pared hasta figuras escultóricas compuestas de materiales encontrados y tradicionales. Cada una de las galerías subsiguientes demuestra cómo la artista se aproxima a la figura, con sus guiños tanto a las tradiciones históricas del arte –desde las antiguas figuras egipcias a los kouros griegos- como a las sensibilidades propias de la cultura pop.

El trabajo de Bhabha es una síntesis de sus variados intereses en el arte, la historia, el cine, la televisión y los sucesos actuales. Sus personajes representan una hibridez que ofrece una versión novedosa y refrescante de la figura: a menudo son intersexuales o multiétnicos y, a veces, encarnan características tanto animales como humanas. También son híbridos en su fabricación, al estar compuestos de innumerables combinaciones de materiales orgánicos y manufacturados.

El orientalista (2007) es quizás la más imponente y arquetípica de las figuras sentadas de Bhabha. Originalmente hecha de espuma de poliestireno, madera, metal, alambre y arcilla, y luego fundida en bronce, la figura parece haberse desvanecido en el momento de su vaciado, con su cara en forma de máscara luciendo tanto embrujada como impasible. Bhabha se ha referido a la figura como un cyborg, y también asume que tiene un carácter híbrido por sus referencias culturales. La cara le recordó a El Retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, mientras que el título hace referencia, en parte, al innovador texto de Edward Said de 1978, Orientalism. Con este trabajo, la artista cuestiona la ética del colonialismo y establece una profunda sospecha de quien «habla con autoridad sobre culturas extranjeras».

Huma Bhabha, The Orientalist, 2007, bronce, 177,8 × 104,1 × 83,8 cm. Colección privada. Cortesía de la artista y Salon 94, Nueva York. © Huma Bhabha

Los experimentos recientes de Bhabha con corcho -ahora un material característico en su producción-, a menudo combinados con materiales como Styrofoam, han derivado en un asombroso y potente cuerpo de figuras totémicas erguidas, como Castle of the Daughter (2016) y Waiting for Another Game (2018). Estas figuras parecen representar a dioses, diosas, demonios o monstruos desenterrados de un tiempo anterior o presagiando una era venidera.

Benaam (2018), una de las esculturas más emblemáticas y la de mayor escala realizada por Bhabha, remite a la rica historia de las figuras escultóricas reclinadas. La primera versión la produjo en 2002 como un memorial a las víctimas en Afganistán e Irak tras las guerras que allí comenzaron en 2001. Desde entonces, Bhabha ha recreado varias veces este trabajo. El Benaam de esta exposición representa una figurada postrada envuelta en una bolsa de basura negra. La postura sugiere tanto la empleada en la oración musulmana como la de un cuerpo sin vida, y el envoltorio negro puede leerse como una burka o como una bolsa para cadáveres.

Una serie de fotograbados, Reconstrucciones (2007), resalta la fértil práctica de Bhabha de dibujar y sobre-pintar fotografías. Para esta serie, fotografió sitios en construcción estancada en Karachi y los paisajes desérticos en las afueras de la ciudad. Después de hacer ampliaciones en blanco y negro de las fotografías, las dibujó con tinta china. De este modo, los sitios en construcción han vuelto a nacer como cimientos o plintos para esculturas que pueden haber existido alguna vez, y los paisajes en su conjunto actúan como pedestales para monumentos imaginarios. En estos trabajos, la artista subvierte el rol documental de la fotografía, creando, en su lugar, ideas elegíacas de ruina.

Huma Bhahba, Four Nights of a Dreamer (detalle), 2018, corcho, Styrofoam, acrílico, barra de óleo y pedestal de madera laqueada, 189,2 × 91,4 × 91,4 cm. Cortesía de la artista David Kordansky Gallery, Los Angeles; y Salon 94, Nueva York. Foto: Jeff McLane. © Huma Bhabha
Huma Bhahba, With Blows, 2015, corcho, Styrofoam, acrílico, barra de óleo, esmalte de uñas y madera, 71.1 × 76.2 × 7.6 cm. Colección privada. Cortesía de la artista y Salon 94, Nueva York. © Huma Bhabha

HUMA BHABHA: THEY LIVE

ICA, Instituto de Arte Contemporáneo/Boston, 25 Harbor Shore Drive, Boston, MA, EEUU

Del 23 de marzo al 27 de mayo de 2019

Imagen destacada: Vista de la exposición Huma Bhabha: They Live, en ICA/Boston, 2019. Foto: Natasha Moustache