Mario Cader-Frech, coleccionista de arte y fundador y presidente de Y.ES Contemporary, comenzó a coleccionar a artistas contemporáneos de El Salvador y su diáspora con la idea de que sus obras pudiesen ser accesibles a museos y espacios de arte fuera del país. Desde el año 2000, su propósito ha cobrado impulso a través de varias iniciativas, como fue el caso del establecimiento del Latin American Cultural Space en el consulado de El Salvador en Washington D.C como uno de los primeros lugares de exhibición dedicado al arte conceptual de artistas salvadoreños, o Y.ES Collect Contemporary El Salvador, la primera publicación impresa y digital bilingüe dedicada al arte contemporáneo del país, co-editado junto a Claire Breukel, actual directora y curadora de Y.ES, y el artista salvadoreño Simón Vega.

Ahora su colección puede ser vista y estudiada por un público fuera de El Salvador a través de Black Mirror. Y otras reflexiones del «tercer mundo», muestra curada por Breukel para las galerías de la Florida Atlantic University, en Boca Raton. Al adoptar el título de una obra de Beatriz Cortez -una de las artistas presentes en la exposición-, Black Mirror, al igual que la serie de televisión, ofrece información sobre otro mundo: un «Tercer Mundo».

Aunque este término se considera despectivo, en esta exposición es reapropiado y se usa deliberadamente para destacar la disparidad financiera y social que aún existe entre las regiones «occidentales» y la mayoría del sur global, que no se reconocen en términos eufemísticos como «en desarrollo frente a desarrollado» y «menos desarrollado económicamente, versus más desarrollado económicamente». Así, Ciudad del Tercer Mundo: identificando la diferencia, es uno de los subtemas de la exhibición.

“Este ‘Tercer Mundo’”, explica Breukel, “está encasillado por la disparidad económica, tiene la capacidad de absorber y desviar simultáneamente las ideologías del ‘Primer Mundo’, ofreciendo una forma de ver diferente, posiblemente única, pero menos publicitada, como la superficie reflectante y la profundidad desconocida de un ennegrecido espejo”.

Breukel establece otra sub-trama en su curaduría, a la que titula Reacción de la Acción: el exterior está dentro y otras actuaciones, para destacar aquellas prácticas artísticas enfocadas en el cuerpo como sujeto y material dentro de los contextos de una historia de guerra civil (1979-1991), violencia de pandillas y creatividad en El Salvador contemporáneo. También, pone el foco en cómo la proliferación de imágenes de los medios de comunicación estadounidenses y de la cultura popular han penetrado en el lenguaje visual de muchos artistas, así como las experiencias de inmigración y disparidad social y política.

Beatriz Cortez, Black Mirror, 2016, acero, pintura para automóviles, abrazaderas, instalación de sonido con grabación de audio encontrada. Préstamo de la Colección Mario Cader-Frech. Vista de la exposición “Black Mirror. Y otras reflexiones del ‘Tercer Mundo’", en las galerías de la FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata
Abigail Reyes, Sí Señor, 2014-2015, video, 4 min 33 seg. Préstamo de la colección de Mario Cader-Frech. FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata

La obra Black Mirror, de Cortez, es una estructura en forma de concha que evoca los diseños de Buckminster Fuller, y cuyo interior funciona como una cámara de sonido en la que se escucha una voz sobre excitada que anuncia trabajos manuales (¡Puedes ser un gran carpintero!), explorando así la noción de trabajo a través del contexto de una escuela vocacional en la que se intersectan la clase trabajadora y trabajadores inmigrantes. El exterior de esta construcción, con su cubierta reflectante, evoca los grandes espejos de obsidiana utilizados en la antigua Mesoamérica para predecir el destino de las personas. Estos espejos también eran considerados portales hacia otros mundos en la Mesoamérica antigua. “En tiempos modernos”, señala la artista, “son los exámenes de aptitud los que ayudan a seleccionar nuestro oficio, y a definir nuestro destino en base a nuestro lugar en la fuerza laboral industrial y capitalista. Black Mirror invita al espectador a imaginar otros posibles mundos, otros posibles destinos”.

En su video Sí señor, Abigail Reyes reúne extractos de una variedad de telenovelas en los cuales personajes femeninos pronuncian las palabras “si señor”.  Representadas en el lugar de trabajo, casi exclusivamente en el papel de secretarias o asistentes personales de personajes masculinos centrales, estas mujeres responden reflexivamente a cada situación con el mismo pasivo «sí señor «, aunque con diferentes expresiones y tonalidades de voz. El resultado es una avalancha de acuerdos repetitivos que al principio suena cómico, luego absurdo, sin sentido y hasta siniestro. A través de esta evolución de la emoción, Reyes reposiciona a estos personajes femeninos secundarios como sujetos, resaltando el grado en que sus roles prescriben los estereotipos de género.

Melissa Guevara, Antropometría), 2012, polvo de hueso humano y relojes de arena. Préstamo de la Colección Mario Cader-Frech. Vista de la exposición “Black Mirror. Y otras reflexiones del ‘Tercer Mundo’", en las galerías de la FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata
Simón Vega, Gémini Duplex Chanti Capsule, 2015, instalación escultural con láminas corrugadas para techos Coroline, madera, tela, objetos, luz, plantas vivas. FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata

La Trinidad muestra al artista Crack Rodríguez moviendo tres libros a lo largo de una transitada carretera, usando para ello agua de una manguera conectada a un camión cisterna. Los tres libros, la Santa Biblia, la Constitución salvadoreña y los impugnados Acuerdos de Paz de Chapultepec del 16 de enero de 1992, representan ideologías claves de la situación social y política de El Salvador en la actualidad. La autopista es el bulevar Monseñor Romero, nombrada así por el sacerdote cuyo asesinato en 1980 se dice que ha intensificado enormemente la Guerra Civil salvadoreña. Al reunir en un mismo trabajo a un defensor de la justicia, el legado del sacerdote y el simbolismo de las tres publicaciones, el artista construye una narrativa histórica colectiva.

En Antropometría, Melissa Guevara hace pasar polvo de hueso humano a través de tres relojes de arena transparentes. Molidos en diferentes densidades, el contenido de cada reloj de arena toma su propio ritmo, lo que remite al paso del tiempo y al ciclo inevitable de la vida. Comprados en un mercado informal en El Salvador, los orígenes de los huesos son desconocidos. De esta manera, los relojes de arena funcionan como tres retratos anónimos, donde el destino de las personas a las que pertenecen los huesos podría atribuirse tanto a la guerra como a la violencia de pandillas, asociada estereotípicamente con El Salvador, al igual que con la vejez.

Walterio Iraheta, SuperPuta, 2016, mural. Préstamo del artista. FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata
Karlos Carcamo, A Concrete Movement (I – V), 2018, discos de vinilo, hormigón, madera contrachapada y pintura. Préstamo de la colección de Mario Cader-Frech. FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata
Guadalupe Maravilla (antes Irvin Morazán), Performance in the Center of the World, Times Square, Nueva York, 14 de julio de 2011, video de 5 min. 48 seg. Préstamo de la colección de Mario Cader-Frech. Vista de la exposición “Black Mirror. Y otras reflexiones del ‘Tercer Mundo’", en las galerías de la FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata

Gémini Duplex Chanti Capsule, de Simón Vega, es una recreación satírica de tamaño natural de la cápsula espacial Gemini para dos astronautas desarrollada por el programa espacial de la NASA entre 1960 y 1966. Imitando la tecnología de vanguardia del primer mundo, pero hecha de materiales encontrados y baratos, Gémini Duplex Chanti Capsule recuerda la arquitectura provisional que se encuentra en los barrios marginales del «Tercer Mundo”.

Aunque humorística en su irónica incapacidad para volar, Gémini Duplex Chanti Capsule recuerda el impacto de la Guerra Civil Salvadoreña, llamada también la Guerra Fría debido a la interferencia de la Unión Soviética y Estados Unidos en las condiciones política, económica y cultural de El Salvador. Ni utópico ni distópico, este objeto existe dentro de un espacio de ingenio e inutilidad, humor y candor, temporalidad y permanencia, reflejando la posición intermedia en la que se encuentran muchos salvadoreños.

A simple vista, el coloquialismo de la cultura popular estadounidense se topa con la jerga en español en SuperPuta, un mural parte de la serie Superlativos en la que continúa trabajando el artista Walterio Iraheta. Las combinaciones de palabras seleccionadas para esta serie ilustran una propensión a la exageración de los hispanohablantes centroamericanos, que según él describen las cosas como «extraordinarias, enormes e increíbles, como si la realidad no fuera suficiente». Irónicamente, en yuxtaposición a esta «mega» maldición, el mural está pintado en pasteles seductores como para atenuar el insulto. Además, el texto, escrito en la reconocida fuente utilizada en Superman, es iconográfico y se presenta como un gran titular para una película.

Walterio Iraheta, FarAway Brothers Style, 2007-2010, impresiones a color. Préstamo de la Colección Mario Cader-Frech. Vista de la exposición “Black Mirror. Y otras reflexiones del ‘Tercer Mundo’", en las galerías de la FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata
Fredy Solano (Póker), A través del horizonte sin cuerpo, 2017, fotografías y video de 1 min 18 seg. Préstamo de la Colección Mario Cader-Frech. Vista de la exposición “Black Mirror. Y otras reflexiones del ‘Tercer Mundo’", en las galerías de la FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata
Fredy Solano (Póker), El muro viene conmigo, 2016, fotografía y video de 18 seg. Préstamo de la colección de Mario Cader-Frech. Vista de la exposición “Black Mirror. Y otras reflexiones del ‘Tercer Mundo’", en las galerías de la FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata

BLACK MIRROR. AND OTHER “THIRD WORLD” REFLECTIONS

Abigail Reyes, Albertine Stahl, Crack Rodríguez, Ernesto Bautista, Fredy Solano (Póker), Guadalupe Maravilla (antes Irvin Morazán), Karlos Cárcamo, Mayra Barraza, Melissa Guevara, Ronald Moran, Simón Vega, The Fire Theory, Verónica Vides y Walterio Iraheta.

The University Galleries, Florida Atlantic University (Schmidt Center Gallery / Ritter Art Gallery), 777 Glades Road, Boca Raton

Ritter Art Gallery: Hasta el 16 de marzo de 2019
Schmidt Center Gallery: Hasta el 6 de abril de 2019

 

Imagen destacada: Al frente: Simón Vega, Gémini Duplex Chanti Capsule, 2015, instalación escultural con láminas corrugadas para techos Coroline, madera, tela, objetos, luz, plantas vivas. Al fondo: Beatriz Cortez, Black Mirror, 2016. FAU, Boca Raton, 2019. Foto: Mateo Serna Zapata