En 1964, el presidente francés Charles de Gaulle visitó Martinica, Guadalupe y la Guayana Francesa por asuntos de Estado. Volando sobre el Mar Caribe, de Gaulle describió a las islas como “motas de polvo en el mar”. Su cita evoca una vista aérea sobrenatural del archipiélago del Caribe, al tiempo que revela una profunda perspectiva jerárquica de la región, que deriva de la historia de Francia como una poderosa fuerza colonizadora en el Caribe.

Desafiando esta percepción colonial, la muestra Dust Specks on the Sea se centra en obras escultóricas de 22 artistas de Guadalupe, Martinica, Guayana Francesa y Haití que, a través de diversos enfoques temáticos, materiales y procesos, hablan de las prácticas contemporáneas de artistas de la región, mostrando su participación en un mundo artístico globalizado y cuestionando las nociones de quién está al “centro” y quién está en la “periferia”.

El Caribe francés está formado por dos islas, Guadalupe y Martinica, y el estado de la Guayana Francesa, que se encuentra en el extremo noreste de América del Sur. Estos Departamentos de Ultramar están oficialmente gobernados por Francia, y conectados políticamente, económicamente y socialmente a Francia. En las Antillas Mayores, Haití comparte la isla de La Española con la República Dominicana. En 1804, después de más de una década de rebelión liderada por esclavos, Haití se independizó de Francia y cambió para siempre la historia de la soberanía francesa en el Caribe.

Vista de la exposición "Dust Specks on the Sea", en Hunter East Harlem Gallery, Nueva York, 2019. Foto: Natalie Conn

En Dust Specks on the Sea esta historia está innegablemente presente, pero los artistas no se han visto confinados a hacer obras que demuestren didácticamente las condiciones de la región y su trauma colonial. Más bien, juegan en todos los campos: expresan sus relaciones personales con esa herencia, navegan en la creación artística del mundo del arte contemporáneo globalizado y buscan inspiración e ideas más allá de sus antecedentes culturales. Sus trabajos están en estrecha proximidad y en conversación directa entre ellos, evocando una red de ideas dentro de un mosaico de enfoques artísticos individuales. El resultado es un espacio que no es completamente caribeño, ni completamente europeo, ni completamente independiente: la exposición, sus obras, viven en algún lugar de esa zona gris, entre los tres.

La muestra, curada por Arden Sherman y con la asistencia curatorial de Katie Hood Morgan, tiene lugar en la Hunter East Harlem Gallery, ubicada en East Harlem, un vecindario de la ciudad de Nueva York conocido por sus inmigrantes caribeños y su historia como hogar de personas desplazadas. Sin embargo, la narrativa del Caribe francés aún se entiende poco en este contexto, por lo que esta exposición busca construir un diálogo visual sobre cómo el arte puede ser una de las herramientas más poderosas para la expresión personal y política.

DUST SPECKS ON THE SEA: CONTEMPORARY SCULPTURE FROM THE FRENCH CARIBBEAN & HAITI

Mathieu Kleyebe Abonnenc, Julie Bessard, Hervé Beuze, Jean-François Boclé, Alex Burke, Vladimir Cybil Charlier, Gaëlle Choisne, Ronald Cyrille, Jean-Ulrick Désert, Kenny Dunkan, Edouard Duval-Carrié, Adler Guerrier, Jean-Marc Hunt, Fabiola Jean-Louis, Nathalie Leroy-Fiévée, Audry Liseron-Monfils, Louisa Marajo, Ricardo Ozier-Lafontaine, Jérémie Paul, Marielle Plaisir, Tabita Rezaire, Yoan Sorin

Hunter East Harlem Gallery, 2180 Third Avenue, 119th Street, Nueva York

Hasta el 2 de marzo de 2019