Desde el pasado 8 de diciembre, la fachada de la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), en la Ciudad de México, exhibe un mural de una tabla periódica en la que la mayoría de los elementos que la componen -litio, magnesio, plomo, calcio, oro, plata, cobre- están pareados con el logotipo de las compañías responsables de su extracción y procesamiento, para luego ser utilizados en un sinnúmero de objetos y procesos industriales.

Se trata de la obra Los alquimistas, de la artista chilena Alejandra Prieto (Santiago de Chile, 1980), un proyecto que nació el año pasado a raíz de la residencia artística que realizó en La Tallera, museo y centro cultural ubicado en la ciudad de Cuernavaca y que opera conjuntamente con la SAPS.

Los alquimistas está muy relacionado con mi trabajo anterior, que siempre ha estado ligado a la minería. He trabajado mucho con carbón, por ejemplo, aunque ahora me he abierto a otros materiales como el litio, cuyas mayores reservas se encuentran en Chile, Bolivia y Argentina. Así que la manera de estructurar los elementos con los que trabajo fue creando una enorme tabla periódica”, explica la artista.

“Hay una relación entre lo abstracto y lo concreto. El litio, por ejemplo, un elemento que abunda en Chile, lo utilizan las compañías farmacéuticas para tratar el trastorno bipolar. Ahí hay un diálogo. Ese es el tipo de relación que busco entre determinado elemento y el logo que lo acompaña. Lo mismo hago con los otros elementos de la tabla periódica”, precisa.

La artista denomina irónicamente a las empresas citadas en esta pintura mural como “alquimistas”, haciendo referencia a la capacidad que tienen de convertir un elemento químico en otro producto. Con un enfoque crítico, el proyecto Los alquimistas apunta a la desvinculación conceptual entre los productos comerciales de uso cotidiano, como un teléfono celular, y los procesos que permiten que lleguen a las manos de los consumidores, pero también hacia las riquezas económicas que generan estas compañías, mientras que los trabajadores no tienen relación con el superávit que genera su labor.

Esta tabla periódica intervenida es también un mapa para un proyecto cinematográfico que Alejandra Prieto comenzó recientemente en las minas de litio en el Salar de Atacama, en Chile, y el Salar Uyuni, en Bolivia. Esta serie de películas no serán documentales sino ficciones que irán abarcando otros elementos. “El proyecto comienza contemplando la extracción y utilización del litio, desde sus orígenes en la tierra hasta sus usos cotidianos en baterías y medicamentos”, señala la artista.

 


Imagen destacada: Alejandra Prieto, Los Alquimistas, 2018. Intervención en la fachada de la Sala de Arte Público Siqueiros, Ciudad de México. Cortesía: SAPS