El Museo de Arte Contemporáneo (MAC), en su sede de Quinta Normal (Santiago de Chile), presenta Bienal NÓmade-Gross Capital, una exhibición curada por el artista chileno Víctor Hugo Bravo y el teórico ecuatoriano Hernán Pacurucu que cuestiona la subjetividad en la producción artística y su comercio en la escena actual, replanteando el hacer arte en una sociedad de mercado.

Mediante obras de 31 artistas internacionales, y a partir de elementos críticos y estéticos y una serie de estrategias deconstructivas, Bienal NÓmade pone en crisis el formato de bienal, al negarse a reconocer una sede o ciudad central, no enmarcarse en un periodo exacto, ni proponer un mega-despliegue.

En su versión Gross Capital, traducido al español como Capital Bruto, la exhibición propone un contacto crítico con el espectador, a través del replanteamiento del sentido de hacer arte en una sociedad donde prevalece lo extrínseco del sujeto y su obra.

Gross Capital se pregunta directamente por la función, posición e imagen del artista en un medio absolutamente mercantil. De ahí los formatos y materialidades de las obras. NÓmade acentúa la toma de territorio, la colectividad, la reunión, el trueque, la organicidad, la movilidad. El proyecto es abierto; se suman y restan artistas, se realiza constantemente y en diferentes lugares, se va regenerando a medida que avanza. NÓmade sería como una célula, ya que crece, se rearma y configura otra cosa”, comenta Víctor Hugo Bravo, uno de los curadores de la muestra.

Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC
Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC

En las economías actuales o avanzadas la materialidad de la mercancía, el carácter físico del trabajo y la naturaleza concreta o real de los intercambios se subordinan al imperativo desmaterializante de las economías de servicio o financieras.

Este cambio ha supuesto también que la otrora potencia productiva de los cuerpos es considerada una forma de producción secundaria y de valor intermedio en el mercado planetario, es decir, que dentro de este nuevo paradigma lo puesto en valor son los signos y su velocidad virtuosa y lo relegado a la periferia son los performativos y las dimensiones físico-políticas contenidas en las múltiples formas de la producción primaria.

“Esta desvalorización de la producción primaria o bruta no solo se da en la esfera de las economías de consumo, sino que también afectan a las economías de sentido y significación, siendo el arte y la cultura los ámbitos más afectados por tales fenómenos”, señala Pacurucu en su texto curatorial.

En efecto, el arte contemporáneo se ha convertido en un ejercicio globalizado que ya no establece vínculos concretos con el territorio real y virtual desde el cual emerge y al cual desea interpelar, lo cual hace válido pensar que su paulatino proceso de desmaterialización, más que otorgarle un coeficiente emancipatorio al arte, ha sido el factor que ha hecho posible su integración subordinada a las economías de la información.

Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC
Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC
Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC

Entre las obras presentes en la exposición se encuentra Columna sin fin, una instalación del artista chileno Luis Montes Rojas. Ocho bustos de personajes ilustres, montados unos sobre otros, retratan la verticalidad del poder. La obra muestra el orden de un sistema que encuentra su sostén en ellos mismos, revelando una autarquía que no admite fallas.

También se incluye la obra Kaputal, del artista polaco Tomasz Matuszak, construida con materiales económicos y reciclados, en su mayoría plástico y cartón, aludiendo al tipo de construcción precaria de los campos de refugiados alrededor del mundo o al tipo de vivienda de personas en situación de calle. El título de esta obra proviene de las palabras ‘capital’ (también parte del título de la exhibición) y ‘kaputt’ (palabra alemana que se refiere a algo que está quebrado o destruido).

Asimismo, se presenta Memoria/Capital Bruto, de la artista Sara Roitman, quien realiza una instalación de tres obras emblemáticas de diferentes épocas en las cuales surgen los temas de migración, nomadismo, desarraigo e identidad. La obra está acompañada del objeto, la maleta, y de un video que dramatiza el acto de empacar la obra en la maleta para su traslado.

Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC
Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC
Vista de la exposición "Bienal NÓmade-Gross Capital", en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Quinta Normal, Santiago de Chile, 2018. Foto: © Birgit Krumbach / MAC

BIENAL NÓMADE-GROSS CAPITAL

Olmedo Alvarado, BLUEBOX, Mauricio Bravo, Víctor Hugo Bravo, Victoria Bravo, Gabriela Carmona, Juan Castillo, Andrés Denegri, Xavier Déu, Electro π, Ricardo Fuentealba-Fabio, Fernando Hierro, Carlos Heredia, Teresa Larraguibel, Larissa Marangoni, Tomasz Matuszak, Alexis Minkiewicz, Luis Montes Rojas, Zuzanna Morawska, Claudio Muñoz, Víctor Muñoz, Neto, Igor Omulecki, Pintor Z & The Museo Del, Sebastian Riffo, Sara Roitman, Anders Ronnlund, Óscar Rosas, Josh Schwebel, Mariusz Soltysik, Arkadiusz Sylwestrowicz.

Museo de Arte Contemporáneo (MAC), sede de Quinta Normal, Matucana 464, Santiago de Chile

Hasta el 14 de octubre de 2018