Con una obra de carácter conceptual, desde fines de los años 90 el trabajo del artista chileno Patrick Hamilton (1974) ha tenido como hilo conductor la reflexión y cuestionamiento de los conceptos de trabajo, desarrollo económico, mito e historia en el contexto de las últimas décadas en Chile, en particular del periodo conocido como post-dictadura.

En este sentido, su trabajo ha supuesto una constante reflexión estética en torno a las consecuencias de la “revolución neoliberal” (Tomás Moulian) implantada en Chile por Pinochet y el grupo de economistas conocidos como los Chicago Boy’s durante los años 70 y 80 y su proyección en el campo social y cultural desde entonces hasta ahora. Al modo de una suerte de “arqueología del neoliberalismo”, su obra y su pensamiento visual se podrían entender como un retrato poético de los complejos procesos económicos y culturales que ha sufrido Chile, así como tantos países al alrededor del mundo- en las últimas décadas.

Vista de la exposición "El Ladrillo", de Patrick Hamilton, en Galería CasadoSantapau, Madrid, 2018. Cortesía de la galería
Vista de la exposición "El Ladrillo", de Patrick Hamilton, en Galería CasadoSantapau, Madrid, 2018. Cortesía de la galería

La Galería CasadoSantapau presenta hasta el 28 de julio El Ladrillo, primera exposición individual en la galería de este artista chileno residente en Madrid. El Ladrillo es un libro de política económica en el que se establecieron las pautas del sistema de libre mercado que fue implementado en Chile por la dictadura militar. El texto fue escrito a principios de los años 70 por un grupo de economistas chilenos que fueron alumnos del controvertido Premio Nobel de economía Milton Friedman en la Universidad de Chicago. En sus páginas se plantean las radicales medidas económicas que, al modo de un antídoto, debían curar a la sociedad chilena del sueño socialista, entre ellas la apertura total de los mercados, la baja de aranceles e impuestos, la reducción del gasto público y el fomento de las privatizaciones de bienes y servicios por parte del Estado.

A partir del análisis de este libro, Hamilton presenta una serie de trabajos en los que, de manera poética, reformula el entendimiento de algunos conceptos como equilibrio/desequilibrio, igualdad/desigualdad, regulación/desregulación, individuo/comunidad. Para ello, utiliza elementos comunes en el mundo del trabajo de la construcción y la albañilería, como llanas, ladrillos, pladur y lijas.

Creando composiciones simples y económicas Hamilton juega con diversas connotaciones de la palabra ladrillo: desde el nombre del libro antes mencionado o el ladrillo como expresión de la crisis del mercado inmobiliario, hasta el ladrillo en su dimensión material y literal, como aquel elemento que se utiliza en la construcción.

Bajo la aparente formalidad de los trabajos que se podrían definir como una “abstracción povera”, el artista introduce procedimientos y elementos que remiten a la memoria colectiva, como por ejemplo, la de los movimientos sindicales en el caso de la escultura Pirámide invertida (2018), pintada en rojo y negro; las pinturas/collages hechos con lija y elaboradas de manera mecánica y repetitiva al modo de un albañil que construye un muro o pavimento; o las dos fotografías de objetos y archivos encontrados, dispuestos en clave “constructivista” a la manera de naturalezas muertas.

Vista de la exposición "El Ladrillo", de Patrick Hamilton, en Galería CasadoSantapau, Madrid, 2018. Cortesía de la galería

PATRICK HAMILTON: EL LADRILLO

Galería CasadoSantapau, Piamonte 10, Madrid

Del 21 de junio al 28 de julio de 2018