OTR Espacio de Arte, en Madrid, presenta hasta el 29 de junio la muestra colectiva Horizonte de sucesos, propuesta curatorial de Dalia de la Rosa en la que se establece una relación con la idea de accidente –entendido como potencialidad, la posibilidad para que algo suceda– desde distintas perspectivas, las que se dan en el contexto de las diferentes obras que la conforman.

Todo accidente es inicio o principio de otra posibilidad, como si la probabilidad principal fuese estar sujeto a una regularidad inherente a la realidad y la contingencia de lo simbólico fuera el eje disruptivo del contexto. En el escenario donde se desarrolla este argumento es posible que un accidente sea simplemente un cambio de estado de consecuencias imprevistas, o el horizonte en que los sucesos de un lado afectan a su opuesto; una reacción en cadena. Es necesario despojar de lo fortuito esta forma de asociar acción y posibilidad, para potenciar la capacidad generadora de la acción, la desactivación de las utopías y el relato que pone en crisis las formas de interactuación naturales.

Horizonte de sucesos es una muestra que se despoja de lo casual para instalarse en un movimiento convergente-divergente. Un dispositivo plural e híbrido que evidencia la heterogeneidad de discursos y prácticas que trabajan en la articulación de un territorio conceptual fronterizo y transversal. Un lugar desde el que afectar el espacio en el que se instalan. Si partimos de la diferencia entre los conceptos esencia y accidente, éste es en el otro, mientras que la esencia es en y por sí misma. Lo esencial es inamovible. El accidente puede darse o no, puede ser lo potencial, lo fortuito, la ficción, la distorsión, el evento. Tras diferentes tipos de horizontes de eventos se genera un sustrato entre dos lugares conceptuales, el entorno de la obra y ella misma. Esta relación no es simétrica y, por tanto, una afecta sobre la otra. Lo que ocurre en la obra afecta al observador situado al otro lado.

Convertir este espacio liminal, que divide y confronta, en el entorno donde se puede alterar o potenciar la percepción de las cosas es, fundamentalmente, ir al encuentro de otras posibilidades. Ahora es el momento de escarbar, desenterrar el sustrato para pensarlo aquí. Pensar desde la apropiación de lo accidental, de la probabilidad, que permite activar ahí donde se confrontan otras formas de ver.

La exposición incluye obras de los españoles Ubay Murillo (1978), Cristina Mejías (1986), Belén Rodríguez (1981), Gabriela Bettini (1970), Lecuona y Hernández, Pablo Capitán del Río (1982), Regina de Miguel y Lucrecia Dalt, Nacho Martín Silva (1977) e Ignacio Uriarte (1972); además del chileno Gianfranco Foschino (1983), el ecuatoriano Adrián Balseca (1989), el puertorriqueño Ramón Miranda Beltrán (1982), el brasileño André Komatsu (1978) y el francés Pierre Descamps (1975).

Vista de la muestra colectiva Horizonte de Sucesos en OTR Espacio de Arte, Madrid. Foto: cortesía de la galería.
Vista de la muestra colectiva Horizonte de Sucesos en OTR Espacio de Arte, Madrid. Foto: cortesía de la galería.
Vista de la muestra colectiva Horizonte de Sucesos en OTR Espacio de Arte, Madrid. Foto: cortesía de la galería.

HORIZONTE DE SUCESOS

OTR Espacio de Arte. Madrid

Del 16 de febrero al 29 de junio de 2018