El Museo de Artes Visuales (MAVI), en Santiago de Chile, presenta hasta el 11 de marzo Una exposición de Radio Estación Locura, muestra colectiva que cuenta con la participación de los artistas chilenos Jackson Andrade (Santiago, 1980), Oscar Morales (Copiapó, 1952) y José Reyes (Concepción, 1961), pacientes del Instituto Psiquiátrico Dr. José Horwitz Barak. La curaduría de esta inédita exposición está a cargo de las artistas Catalina Quezada y Grace Weinrib.

Radio Estación Locura nace en el año 2012 en el taller de radio del mismo nombre fundado por el psicólogo Ernesto Bouey como un medio de comunicación dentro del Instituto Psiquiátrico, inspirándose en otras radios de Latinoamérica, como Radio La Colifata de Buenos Aires y Radio Diferencia de Valparaíso. Se trata de un espacio de independencia y autonomía que surge como una forma de terapia inclusiva y participativa, en donde los usuarios del Instituto crean y participan de forma libre, se habla sobre contingencia, poesía, música, deporte y ciencias, además de contar con un lugar físico donde se exhiben sus obras. “Oscar Morales comenzó a manifestar su interés en mostrar sus poemas y pinturas a más personas, lo que llevó a crear una precaria, infinita y siempre cambiante exposición de sus trabajos en los pasillos de la Unidad de Psicoterapia del Psiquiátrico”, comenta Bouey.

En 2014, la artista visual Grace Weinrib se unió al grupo de Radio Estación Locura, interesada en la obra de Oscar Morales. “Al ingresar al grupo, descubrí un universo complejo, fascinante, crudo e incomprensible entre todos los participantes. Quise formar parte de este mundo honesto y sin censuras y, de un día para otro, me vi inmersa en él”, afirma.

El deseo de compartir las obras de Morales fuera del Instituto y poner en valor la diversidad expresiva del grupo llevó a un encuentro con Paula Caballería, directora de Educación e Inclusión del MAVI, quien abrió las puertas del museo. Así, Weinrib en conjunto con Bouey, Caballería y la artista visual Catalina Quezada, quien también conocía el trabajo de Morales y había escuchado Radio Estación Locura, decidieron impulsar el proyecto de la exposición.

“El sueño de Oscar Morales de exponer sus trabajos fuera del Horwitz se volvió nuestro sueño también; en un momento sentimos con Grace Weinrib la urgencia de exponer su obra, que ambas admiramos. En Radio, me parece que existe un estado de urgencia, en donde se expresa la necesidad de hacer las cosas desde un impulso propio, contra viento y marea, y esta forma de hacer era muy similar a nuestra forma de trabajar en proyectos anteriores. Esto permitió que nos aventuráramos en la realización de la muestra”, explica Quezada.

Corazón (2015), obra de Oscar Morales, parte de la muestra Radio Estación Locura en el Museo de Artes Visuales, Santiago de Chile. Foto: cortesía MAVI.
Aves paisajísticas del Edén Paraíso (2016) de Oscar Morales, parte de la muestra Radio Estación Locura en el Museo de Artes Visuales, Santiago de Chile. Foto: cortesía MAVI.

Radio Estación Locura incluye alrededor de un centenar de dibujos -así como pinturas y textos- de Morales, cuya galería, Christian Berst, dedicada al Art Brut desde París, le ha comprado varias obras y apoyado en su difusión en varios países de Europa, así como en instituciones artísticas consagradas al también conocido como Arte Marginal. Morales tiene archivados en cajas alrededor de 700 dibujos.

La exposición presenta, asimismo, esculturas y formas tridimensionales de naves creadas con materiales sencillos como el cartón, de Jackson Andrade, desarrolladas con una técnica propia del artista en la que traslada objetos de la realidad a planos de color y geometrías básicas, y proyecciones de obras de José Reyes, quien busca el ideal del genio, científico y creador a través del dibujo y la poesía, inspirándose en la ciencia, el arte y la ciencia ficción.

La muestra también cuenta con una selección de los mejores programas de Radio Estación Locura, junto con grabaciones de Francisco Sanfuentes con los usuarios de la radio, una pieza escultórica de Johanna Unzueta, y textos de Camila Vidal en los que se contextualizan las obras expuestas con el concepto de Outsider Art. Finalmente, en la última sala de la exposición, los visitantes pueden realizar sus propios autorretratos frente a espejos dispuestos en una pared, y exhibir sus creaciones.

Cerca del cierre de la exposición, el sábado 10 de marzo, se realizará el seminario gratuito Museo, Arte y Salud: El Museo como espacio de transformación social, actividad de extensión que contará con la presencia de Milena Chiovatto, directora internacional de CECA – ICOM y directora de educación de la Pinacoteca de Sao Paulo; Ernesto Bouey, coordinador de Radio Estación Locura y parte de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica Silva Henríquez; Norma Ramírez, artista visual vinculada al trabajo con personas con discapacidad psíquica; y el cineasta Mauricio Álamo, director del documental La Desmemoriada, cinta que retrata la enfermedad de Alzheimer que padeció la actriz chilena Myriam Palacios.

Conversamos con Catalina Quezada, en representación de las curadoras de Radio Estación Locura, y Paula Caballería, directora de Educación e Inclusión del MAVI.

Vista de la muestra Radio Estación Locura de Oscar Morales, Jackson Andrade y José Reyes en el Museo de Artes Visuales, Santiago de Chile. Foto: Daniel Cerda Wegener, cortesía MAVI.
Vista de la muestra Radio Estación Locura de Oscar Morales, Jackson Andrade y José Reyes en el Museo de Artes Visuales, Santiago de Chile. Foto: Daniel Cerda Wegener, cortesía MAVI.

Nicolás Narváez: ¿Cuál es la aproximación -tanto humana como curatorial- hacia el trabajo de Oscar Morales, Jackson Andrade y José Reyes? ¿Cómo se puede tomar su trabajo e historia sin afectar su dignidad ni privacidad?

Catalina Quezada: Nos aproximamos con respeto y admiración. Somos artistas visuales, y Oscar, Jackson y José son nuestros colegas. Admiramos a estos artistas. Existen tantas formas de vivir el arte, son infinitas. Ellos nos han mostrado una de ellas: en sus casas, en la soledad, con sus propias reglas y recurriendo a materiales escolares de dibujo que les regalaron o materiales sencillos que se consiguieron, como el cartón. Es una práctica sin pretensión de ser otra cosa que lo que es realmente.

En cuanto a sus historias, decidimos presentar sus biografías en la muestra por diversos motivos. El principal es que queríamos contextualizar sus obras y, en este caso, sus vidas son la fuente de sus prácticas artísticas. Si bien la esquizofrenia forma parte de sus vidas, y los quiebres insostenibles y cambios violentos se han producido a raíz de ella, o los han desencadenado, al momento de encomendar las biografías decidimos no darle protagonismo a ella, porque queríamos encauzar al público por el camino de la creación y no de la enfermedad. El arte nos permite transformar nuestras pulsiones destructivas en creación; también queríamos señalar esto.

Por otra parte, guardando las proporciones, pensamos que todos tenemos algo de locura, aunque la ocultemos, la censuremos y la racionalicemos. En el caso de los artistas, nuestra locura se transfiere en nuestro trabajo plástico, ahondándose y actuando en él de forma subyacente; pero nosotros mismos y los teóricos, en general, no hablamos explícitamente de ella o de los episodios de vida en que ella se manifiesta, más bien ella queda codificada en la obra. Y es esta misma lógica que aplicamos al presentar estos artistas.

N.N: ¿Cómo ha afectado en la vida de los artistas el que cuenten con el reconocimiento por sus creaciones, y que ahora también se expongan fuera de los límites del Instituto Psiquiátrico? ¿Cómo han sido también sus propias experiencias trabajando con ellos en este proyecto?

C.Q: Nos incomoda responder en nombre de los artistas, pero podemos aportar a esta pregunta desde nuestra mirada curatorial. Nuestros objetivos principales al momento de plantear este proyecto de exposición eran dar a conocer el equipo de Radio y la vía que ellos han encontrado a través de su voz, y generar nuevas redes para hacer frente al aislamiento y contravenir los límites establecidos por la institución psiquiátrica.

Esperamos que el reconocimiento que han podido tener los artistas durante la exposición se prolongue en el tiempo y genere a futuro nuevas oportunidades para ellos de exponer y difundir la Radio. Esperamos que la exposición suscite inquietudes y que de ellas surjan nuevas ideas de proyectos que los consideren, pues finalmente son artistas extraordinarios que trazan una historia paralela del arte chileno y que, a través de sus obras, tienen mucho que aportar a los artistas de hoy.

N.N: La muestra tiene un espacio también para que el visitante pueda interactuar, o más bien sentir un poco la experiencia de la creación a través del autorretrato, como una especie de aproximación más pedagógica. ¿Cómo ha resultado esta dinámica y qué trasfondo tiene?

Paula Caballería: Efectivamente, la muestra tiene una sala de acción participativa, la que ha tenido respuestas muy positivas del público. La verdad es que esa sala surge porque la exposición nace gracias a una política inclusiva del museo, política que –a su vez– surge porque el rol educativo es una columna que vertebra esta institución. Lo educativo no sólo corresponde, en MAVI, a educar hacia las artes en las visitas guiadas a públicos escolares, sino que tiene que ver con un compromiso social que tiene un rol importantísimo, como lo es la Educación Social.

Cuando Luis Camnitzer dice que el museo es una escuela, habla de que el arte es un instrumento de conocimiento que no sólo está dirigido a los ojos, sino que es un instrumento de comunicación que invita a observar, a mirar, a mirarse. En esta sala de Acción y Reflexión invitamos al público a eso de mirarse frente a los espejos y descubrir la magia del espíritu creador humano. Este espacio de dibujo también viene porque el público debe ver un video del colectivo Debajo del Sombrero, formado por personas con discapacidad intelectual que se desarrolla en uno de los recintos de Matadero Madrid, en España.

Entonces, ese autorretrato es la posibilidad de ser creador, de dejar de lado los prejuicios frente al arte y dejarse afectar con la fuerza de la pasión creadora, de la energía de lo interno, de la emergencia de lo propio, de la expresión creadora como necesidad de vida que nos presenta la obra outsider. Tenemos pocas instancias como públicos de participar en las exposiciones, y en esta sala podemos volver a ser ingenuos, donde crear se convierte en un juego, una experiencia, una pulsión inevitable, tomando la vía del gozo del acto creativo. Contamos con cientos de esos actos creativos, los que serán instalados en el museo el 10 de marzo, como un acto de cierre e inclusión de las piezas gráficas.

Vista de la muestra Radio Estación Locura de Oscar Morales, Jackson Andrade y José Reyes en el Museo de Artes Visuales, Santiago de Chile. Foto: Daniel Cerda Wegener, cortesía MAVI.
Piezas de Jackson Andrade, parte de la muestra Radio Estación Locura en el Museo de Artes Visuales, Santiago de Chile. Foto: Daniel Cerda Wegener, cortesía MAVI.

RADIO ESTACIÓN LOCURA

Museo de Artes Visuales. Santiago de Chile

Del 3 de febrero al 11 de marzo de 2018

Fotografías: Daniel Cerda Wegener, cortesía MAVI.
Obras: Corazón (2015) y Aves paisajísticas del Edén Paraíso (2016) de Oscar Morales.

The following two tabs change content below.

Nicolás Narváez Alquinta

Nace en La Serena (Chile) en 1987. Es publicista, editor y comentarista de arte. Licenciado en Comunicación Persuasiva por la Universidad del Desarrollo (Santiago de Chile). Ha seguido estudios libres en marketing cultural y formación de audiencias, y cursos sobre arte moderno y contemporáneo con instituciones como The Museum of Modern Art de Nueva York. Fue fundador y editor general del blog de arte ANTE Santiago. Actualmente es editor general en Artishock.