En 1999, el artista Gabriel Orozco se acercó a Mónica Manzutto y José Kuri con la idea de abrir una galería que representara a la nueva generación de artistas mexicanos a la que él pertenecía. El objetivo principal de kurimanzutto era promover las carreras de estos artistas y desarrollar una serie de proyectos experimentales inéditos para la época.

La propuesta de Orozco respondía a una necesidad real de la escena del arte en México, donde había muy pocas galerías dedicadas al arte contemporáneo y las instituciones culturales difícilmente apoyaban el trabajo de las nuevas generaciones. Era evidente que se necesitaba una infraestructura que permitiera a los artistas emergentes consolidar sus carreras tanto en México como en el extranjero.

Nueve años de experiencia con galerías a nivel internacional permitieron a Orozco aportar una visión particular al proyecto, distinta a la de los espacios y mercados extranjeros. Desde un principio, kurimanzutto decidió promover la carrera de los artistas antes que buscar un espacio propio. La galería contaba con un presupuesto reducido, pero lo que podría haber sido una fuerte limitante provocó una forma de operar innovadora, basada en la complicidad y un esfuerzo de colaboración genuino entre artistas y galeristas.

Durante los primeros años, la mayoría de los artistas participó en casi todas las exhibiciones de la galería. Los proyectos se resolvían de manera colaborativa: mientras cada uno desarrollaba una práctica individual, todos se alimentaban del trabajo de los demás. Esta forma de relacionarse les dio un sentido de pertenencia y terminó por dar forma a kurimanzutto. Tan sólo en esos primeros cuatro años, la galería llevó a cabo más de doce proyectos distintos en todo tipo de locaciones, desde el estacionamiento de un supermercado y el aeropuerto internacional de la Ciudad de México hasta el restaurante Los Manantiales en Xochimilco y el contenedor de un tráiler.

En el 2008, kurimanzutto abrió un espacio como galería permanente en la Ciudad de México, y desde entonces ha estado impulsando las carreras de sus artistas internacionalmente, a través de ferias, exhibiciones y bienales. A partir de marzo de 2016 extendió su radio de acción en la misma Ciudad de México, a través de Sonora 128, un proyecto de arte público que invita a artistas a intervenir un espectacular publicitario ubicado en la esquina de las avenidas Nuevo León y Sonora.

Desde su fundación, la galería ha sido instrumental en el desarrollo y apoyo de las carreras de artistas hoy reconocidos, como Abraham Cruzvillegas, Damián Ortega, Monika Sosnowska, Minerva Cuevas, Gabriel Orozco, Jimmie Durham, Rirkrit Tiravanija, Gabriel Kuri, Daniel Guzmán y Dr. Lakra. A lo largo de los años, también ha establecido sólidas relaciones con un grupo internacional de artistas como Adrián Villar Rojas, Gabriel Sierra, Leonor Antunes, Danh Vō, Apichatpong Weerasethakul, Nairy Baghramian, Roman Ondak y Haegue Yang.

Actualmente kurimanzutto representa a treinta y cuatro artistas, nacionales e internacionales, y si bien ahora cuenta con una locación fija, sigue buscando organizar y apoyar exposiciones en diversos espacios culturales, así como su expansión a nivel internacional. El año 2018 marca la exploración de la galería de nuevas regiones con la apertura de un espacio para proyectos en Nueva York a partir de mayo, que estará a cargo de Lissa McClure (ex directora de la galería Marian Goodman) como directora Senior, y Bree Zucker (coordinadora del proyecto Sonora 128), como directora. Además, del 8 de junio al 21 de julio de 2018 kurimanzutto presentará en la galería Thomas Dane, en Londres, la muestra Signals: If You Like I Shall Grow, centrada en la famosa galería de arte y lugar de reuniones Signals London (1964-1966).

«La apertura de nuestro espacio para proyectos en Nueva York marca un desarrollo esencial para nuestra creciente familia de artistas como un punto de encuentro para sus ideas. Nueva York siempre ha estado cerca de nosotros desde que vivimos allí en los años noventa, y siguió siendo una parte importante de las conversaciones que mantuvimos a lo largo de los años. Con este nuevo proyecto buscamos establecer conexiones aún más fuertes con instituciones, artistas y profesionales del arte que nos han acompañado a lo largo de nuestra evolución. Es una manera de mantener y confirmar nuestro compromiso con el desarrollo de la corriente artística que vive y respira en la ciudad», señala Mónica Manzutto.

El evento pre-inaugural de este espacio, ubicado en 22 East 65th Street, estará cargo de Abraham Cruzvillegas, quien presentará una instalación de su serie en curso Autoconstrucción, del 2 de abril al 12 de mayo. Además, Cruzvillegas hará un performance multidisciplinario en el mítico espacio neoyorquino The Kitchen que combina elementos de teatro, música, danza y objetos encontrados. El performance, que podrá verse del 5 al 7 de abril de 2018, estará anclado por una escultura site-specific compuesta de materiales encontrados originarios de Nueva York, que se suspenderá dentro de The Kitchen y será activada por el artista y dos intérpretes con los que ha colaborado por largo tiempo: Bárbara Foulkes, bailarina y coreógrafa argentina, y Andrés García Nestitla, bailarín y músico de la región Huasteca de México.

 


Imagen destacada: La sede de kurimanzutto en la Ciudad de México. Cortesía de la galería