¿Cómo mantenemos un performance con vida? Para Thomas Geiger, la respuesta es dejarlo vivir a través de la repetición, y esto es precisamente lo que hará en el Festival de Acciones Mínimas, en San José de Costa Rica, donde el artista alemán hará la reposición de acciones e intervenciones que otros 28 artistas latinoamericanos han realizado en la esfera pública.

El festival, que se realizó primero en Bruselas (2014) y luego en París (2015), tiene ahora su tercera versión en Despacio, un espacio de carácter experimental enfocado en las prácticas artísticas de América Central, fundado por el artista costarricense Federico Herrero y bajo la curaduría general de Sandino Scheidegger.

El Festival de Acciones Mínimas se basa en el principio de que la obra de arte no debe ser realizada necesariamente por el propio artista. Al contrario, la mayoría de las obras tiene un potencial inherente de tomar forma independientemente de sus autores, el potencial de poder ser activado en un nuevo contexto social y temporal por otros.

Para darle vida a esta idea, Thomas Geiger trae al presente performances artísticas del pasado. Mediante la recreación de esas acciones llevadas a cabo por otros artistas, redescubre las obras de arte que fueron hechas para otro público y en otro tiempo, proporcionándoles un nuevo encanto, impacto o una razón para aparecer en público una vez más.

“Mientras los transeúntes se abren paso por las calles de San José, podrían no estar conscientes del performance que tiene lugar frente a sus ojos, nuevos capítulos se escribirán en las historias contadas por cada pieza, historias cuyo coautor es Thomas Geiger, en cuanto las interpreta. Con cada pieza coloreada por el tiempo y el espacio en el que toma forma, el festival explora las maneras en las que un performance nunca ocurre de la misma forma dos veces”, dice Sandino Scheidegger.

Geiger llevará a cabo los 28 performances del 3 al 17 de marzo en las calles de San José. El Festival va acompañado de una exposición en Despacio. Cada performance se condensa en un statement descriptivo y se imprime en una gran bandera. En la medida que cada uno ocurra, su respectiva bandera se alzará a lo largo de la fachada de Despacio, con el fin de que sea vista por quienes transitan por la Avenida Central de San José.

Entre los performances “prestados” el Festival de Acciones Mínimas están:

Metaprotesting, de la chilena Daniela Medina Poch: “Hago una protesta individual para protestar contra la falta de protestas en mi entorno”. (Estrenado en Amsterdam, en 2016).

Topping, de Leonardo González (Honduras): “Reparo los huecos y grietas de la plaza central con helado”. (Ejecutado por primera vez en Tegucigalpa, en 2014).

The Shoe Cleaner, de Karlo Ibarra (Puerto Rico): “Limpio los zapatos de la estatua de José Figueres por un turno de 8 horas”. (Premiere, 2018).

Avatar, de Javier Ramírez-Nadie (El Salvador): “Envío un mensaje a alguien que ha sido importante en mi vida, y usted es el canal para comunicar ese mensaje de una manera artística”. (Premiere, 2018).

Artistas participantes

Darwin Andino (Honduras), Clarissa Baumann (Brasil), Javier Calvo (Costa Rica), Eder Castillo (México), Camila Come Caramelo (Guatemala), Fabiola Carranza (Costa Rica), Sergio Rojas Chaves (Costa Rica), Natalia Domínguez (El Salvador), Leonardo González (Honduras), Silvio De Gracia (Argentina), Alejandro de la Guerra (Nicaragua), Jonathan Harker (Panamá), Karlo Ibarra (Puerto Rico), Maria Karantzi (Chile), Alejandro Leonhardt (Chile), Javier Ramírez-Nadie (El Salvador), Jesus “Bubu” Negrón (Puerto Rico), Inês Nin (Brasil), Daniela Medina Poch (Chile), Javier González Pesce (Chile), Max Provenzano (Venezuela), Pilar Quinteros (Chile), Anna Rosa Rodríguez (Venezuela), Crack Rodríguez (El Salvador), Armando Rosales (Venezuela), Diego Sagastume (Guatemala), Fredy Solano (El Salvador) y Adán Vallecillo (Honduras).

 


Imagen destacada: Festival de Acciones Mínimas, en Despacio, San José, Costa Rica. Foto: Sandino Scheidegger