El pasado 15 de noviembre abrió sus puertas en la ciudad de Nueva York Proxyco, una nueva galería dedicada a artistas emergentes y de mediana carrera de Latinoamérica, en particular de México y Colombia, países de donde provienen sus dos directoras: la asesora de arte mexicana Alexandra Morris y la colombiana Laura Sáenz, ex directora de la galería León Tovar, también de Nueva York.

Se trata de un proyecto fundado por el arquitecto mexicano Enrique Norten que busca impulsar la comprensión del papel del arte latinoamericano en los movimientos artísticos internacionales (pasados y presentes) y proporcionar una plataforma global para los artistas contemporáneos de América Latina. Para Proxyco, el término “latinoamericano” no es una clasificación reduccionista, sino más bien un marco de referencia flexible para valorar y entender el arte informado tanto por una herencia cultural particular como por el cada vez más amplio panorama global.

“Esta terminología (de lo latinoamericano) en el mercado del arte americano se concretó a finales de los años 70, y se refería principalmente al arte moderno de esa región. Hoy en día los artistas nacidos en Latinoamérica son personas con perspectivas muy globales, inclusive muchos de ellos residen en países diferentes. Con una visión e influencia cada vez más global pensamos que han cambiado sus referencias, sus intereses y sus exploraciones formales. ¿Será correcta la denominación latinoamericana para esta generación de artistas?”, explican las directoras de Proxyco en un artículo publicado en la revista mexicana La Tempestad.

Edgar Orlaineta en "Talon Rouge", muestra inaugural de Proxyco, Nueva York. Cortesía de la galería
Ivan Krassoeivitch en "Talon Rouge", muestra inaugural de Proxyco, Nueva York. Cortesía de la galería

Ubicada en 168 Suffolk Street (entre las calles Houston y Stanton), en el Lower East Side, la galería inauguró con una muestra curada por el mexicano Daniel Garza Usabiaga, director artístico de la feria ZⓈONAMACO, titulada Talon Rouge: Six Mexican Artists Revisit José Juan Tablada and his New York Circle.

La exposición rememora las actividades artísticas del mexicano José Juan Tablada, célebre poeta, crítico, diplomático e impulsor de artistas mexicanos en Estados Unidos, desde la mirada de seis artistas contemporáneos mexicanos: Verónica Gerber Bicecci, Javier Hinojosa, Ivan Krassoievitch, Edgar Orlaineta, Marco Rountree y Fabiola Torres-Alzaga.

Tablada vivió en la ciudad de Nueva York entre 1914 y 1918 y luego entre 1920 y 1935, momentos durante los cuales dirigió La Librería de los Latinos -un enclave cultural en Madison Avenue-, fundó la revista Mexican Art and Life, y produjo muchos escritos experimentales, entre estos El Talon Rouge (1920), un poema-caligrama preparado a imagen de un zapato de tacón que describe un amor que causa un gran sufrimiento. Además, fue un propulsor del arte mexicano, no solo promocionando a los pintores modernistas Miguel Covarrubias, Adolfo Best Maugard, José Clemente Orozco, Diego Rivera y Marius de Zayas, sino también dando a conocer el arte mexicano pre-colombino.

Marco Rountree, Sans Título, 2017, en "Talon Rouge", muestra inaugural de Proxyco, Nueva York. Cortesía de la galería
Javier Hinojosa en "Talon Rouge", muestra inaugural de Proxyco, Nueva York. Cortesía de la galería

A través de las obras de los seis artistas contemporáneos mexicanos convocados, todas creadas exclusivamente para esta exposición, Talon Rouge revisa y reflexiona sobre los escritos, influencias y preocupaciones estéticas de Tablada, así como sobre su entorno intelectual y artístico: un grupo vanguardista de artistas y escritores emigrados que también residieron temporalmente en Nueva York hace un siglo.

Los artistas presentes en la exposición fueron elegidos por la forma en que sus prácticas se relacionan con (y recontextualizan) los legados de la modernidad: el diseño, el cine, la caricatura, la arquitectura, la escultura y la literatura. Sus obras se exhiben junto con algunos escritos de Tablada y obras seleccionadas de los modernistas mexicanos Covarrubias, Orozco y de Zayas, a quienes ayudó a promover durante su estancia en Nueva York.

“Al exhibir los trabajos de artistas mexicanos contemporáneos junto con los de Tablada y su círculo, Talon Rouge intenta establecer un diálogo a través de generaciones y temporalidades. En este sentido, emula exposiciones diplomáticas de arte mexicano del siglo XX que ofrecieron ejemplos de arte desde el período prehispánico hasta el período moderno, como Twenty Centuries of Mexican Art, celebrada en 1940 en el MoMA. Sin embargo, a diferencia de estas exposiciones, que tenían una narrativa nacionalista subyacente, Talon Rouge no intenta ofrecer un panorama coherente o festivo de la producción artística en México. Además, arroja luz sobre el trabajo y la influencia de Tablada y su círculo de vanguardia, que no fueron reconocidos por estos esfuerzos diplomáticos del siglo XX”, señala el curador.