La Blueproject Foundation, en Barcelona, presenta la muestra De la línea al movimiento. Inventar cosas para hacer mientras se camina, en la que se ponen en diálogo las investigaciones de Jorge Méndez Blake (México, 1974) en torno a la literatura y la práctica de Mateo López (Colombia, 1978) con el dibujo como piedra angular. La exposición cuenta con la curaduría de Claudia Segura.

El libro y el papel devienen aparatos-estímulos que se despliegan en un sinfín de posibilidades buscando dimensionalidades arquitectónicas, volumétricas y gestuales. La relación que se trenza entre el lenguaje de los dos artistas toma como punto de partida la novela satírica Flatland: A Romance of Many Disasters (1884) del escritor Edwin Abbott. Además de ser una novela conocida por los dos artistas, sirve como eje sobre el que pivotan las investigaciones de la muestra, en donde la esencia del dibujo (López) y del libro (Méndez Blake) se torna porosa y desarticulada.

La muestra quiere detonar tanto los códigos propios de la narración como del gráfico para convertirlos en gesto. En el caso de Méndez Blake, un libro es más que una estructura verbal –o que una serie de procesos gramaticales–, es el diálogo que entabla con su lector, las tornadizas y durables imágenes que deja en su memoria, las formas que generan sus palabras y los juegos interminables que se pueden hacer con sus páginas.

Vista de la muestra "De la línea al movimiento. Inventar cosas para hacer mientras se camina" de Jorge Méndez Blake y Mateo López en Blueproject Foundation, Barcelona. Foto: cortesía Blueproject Foundation.

Del mismo modo, López opera en un espacio en el que el dibujo es parte de una gestualidad performática, propia del día a día del estudio, que se desencadena en esculturas, arquitecturas y piezas que condensan diversas temporalidades. Los objetos devienen el rumor de la actividad propia del taller del artista que están a disposición del público para ser manipulados, como si se tratara de mostrar que la utilidad que debieran tener los artefactos es torpe y defectuosa, en un juego irónico que fusiona arte y diseño.

De la línea al movimiento. Inventar cosas para hacer mientras se camina propone un nuevo lugar donde habitar las prácticas de Méndez Blake y de López, que comparten investigaciones e intereses parecidos pero resueltos de formas disimilares. Un murmullo hila el diálogo entre las piezas de ambos artistas para unirlos en el marco de la exposición. Por ello, se exhibe una pieza hecha de forma conjunta para este contexto: un ejercicio conceptual y estético inventado desde la imaginación. La controversia de la autoría se materializa en esta obra dual en la que el movimiento es necesario para activarla.

La estructura híbrida que se sitúa entre ser un dispositivo museográfico y una obra arquitectónica, donde reposan varias de las piezas de los artistas, corta de forma drástica la navegación tradicional del público por el espacio. Propone un experimento coreográfico que obliga al espectador a subir, bajar, sentarse e incluso recostarse por dicha plataforma. El caminar como fuente de conocimiento se convierte en un mecanismo para desdoblar la muestra. Las premisas que ofrece este experimento -el título, la museografía, el texto y la relación entre las piezas- invitan al espectador a situarse a una distancia muy específica dónde no solo debe ver con los ojos, sino también con el cuerpo.

Vista de la muestra "De la línea al movimiento. Inventar cosas para hacer mientras se camina" de Jorge Méndez Blake y Mateo López en Blueproject Foundation, Barcelona. Foto: cortesía Blueproject Foundation.
Vista de la muestra "De la línea al movimiento. Inventar cosas para hacer mientras se camina" de Jorge Méndez Blake y Mateo López en Blueproject Foundation, Barcelona. Foto: cortesía Blueproject Foundation.

MATEO LÓPEZ Y JORGE MÉNDEZ BLAKE: DE LA LÍNEA AL MOVIMIENTO. INVENTAR COSAS PARA HACER MIENTRAS SE CAMINA

Blueproject Foundation. Barcelona

Del 14 de diciembre de 2017 al 4 de marzo de 2018