En palabras de Mallarmé, el azar es algo que no puede ser abolido, ni siquiera por la fatalidad implícita en una tirada de dados. La precariedad se hace visible, la fragilidad de las estructuras y de las conexiones se nos revela, y el arte aparece como un delgado hilo conductor que intenta construir sentido donde parece no haberlo. Parajes de lo vago, la exposición que se presenta en Proyecto Paralelo es el resultado de una tirada de dados metafórica que nos demuestra que mientras hay arte hay esperanza.

La muestra reflexiona sobre la manera en que las cosas y los acontecimientos se conectan, sobre cómo esas conexiones se rompen y se rehacen a partir del accidente. Una canción se entromete entre las distintas piezas y va hilvanando un recorrido que sólo es caprichoso en apariencia. La idea del juego y el azar implícito está siempre presente en los dados, en el deporte o en el encuentro fortuito entre imágenes. El centro de todo es la ciudad, sin duda, en donde cualquier imagen, pensamiento, idea, sonido o textura es posible. En ese contexto el sujeto es vulnerable, se ha convertido en un personaje errante que se dirige hacia una tierra en la que ahora es todo mar, en donde todos los territorios son posibles. En donde el espectáculo debe continuar.

Joan Brossa, Contra l'atzar, 1989, litografia, 50 x 38 cm. Edición 50 ejemplares. Cortesía de la galería
Juan Galdeano, Una canción, 2003, 30 x 25 cm c/u. Edición 30 ejemplares. Cortesía de la galería
Jorge Macchi, Mare Tranquilitatis, 2007, 75 x 103 cm. Edición 50 ejemplares. Cortesía de la galería

PARAJES DE LO VAGO / PARAGES DU VAGUE

Ignasi Aballi
Joan Brossa
documéntation céline duval
Juan Galdeano
Cynthia Gutiérrez
Jonathan Hernández
Jorge Macchi
Christian Marclay
Muntadas
Richard Prince
Liliana Porter
Marco Rountree
Melanie Smith

Proyecto Paralelo, Ciudad de México

Hasta el 13 de enero de 2018

Imagen destacada: documéntation céline duval, L’Architecte, 2007, serigrafía sobre papel Rivoli de 240 gr., 50 x 70 cm. Edición 30 ejemplares. Cortesía de la galería