Tierra. Sangre. Oro es una exposición grupal concebida por el artista angelino Rafa Esparza para la particular arquitectura de Ballroom MARFA, un espacio para el arte ubicado en el desierto de Texas, en la que su intervención site-specific, un arco construido con bloques de adobe, sirve de prólogo para las presentaciones de los artistas que ha invitado.

En su obra, Esparza excava la historia del colonialismo, aborda las escalas de valor económico y laboral, la cultura queer y la masculinidad, así como su historia personal y familiar, utilizando materiales tradicionales, procedimientos artesanales heredados y coreografías efímeras.

En este último trabajo colaborativo para Ballroom Marfa, el artista busca «expandir la idea de un laboratorio marrón», al incorporar en la muestra trabajos de Carmen Argote, Beatriz Cortez, Timo Fahler, Eamon Ore-Giron, Star Montana, Nao Bustamante y las contribuciones de los adoberos/artistas Sandro Cánovas, María García, Rubén Rodríguez y de la comunidad de Marfa.

Star Montana, Maria (2016), Ruby (2017), Sarah (2017), Krystal (2017), impresiones digitales en papel libre de ácido. Cortesía de la artista | Rafa Esparza, Coatlicue 1-4, 2017, adobe. Cortesía del artista

Beatriz Cortez y Rafa Esparza crearon una pieza que reorienta la entrada a las galerías del Ballroom: un arco inspirado en la arquitectura maya que los visitantes atraviesan en un sentido de norte a sur, hacia la frontera entre Estados Unidos y México. La mayoría de los ladrillos que componen esta estructura monumental fueron hechos por Don Manuel Rodríguez, un experto adobero que vive en Ojinaga, México, y fueron luego transportados a la frontera.

Los retratos en formato medio de mujeres identificadas como “personas de color”, de la artista angelina Star Montana, enfrentan a los espectadores que ingresan a la galería desde sus monumentales monturas de adobe. La mayoría de los retratos fueron tomados en la comunidad donde reside la artista, en Los Ángeles, mientras que la artesana María García construyó los ladrillos junto a Rafa Esparza especialmente para la exposición. Las cuatro estructuras de adobe que sostienen estos retratos son nombradas en honor a la deidad azteca Coatlicue, la madre de los dioses, el sol, la luna y las estrellas.

Carmen Argote pasó dos semanas en Marfa recolectando cajas de cartón que eran propiedad de algunos de sus habitantes. A partir de estos contenedores desechables, la artista creó el gran tapiz pintado que cuelga en la galería central, así como dos mantas portátiles –o vestibles- que reflejan los singulares cielos de Marfa.

Carmen Argote, Hunting and Gathering, 2017, acrílico sobre tela de muselina, cajas de cartón | Oh wow…The Marfa Sky, 2017, acrílico sobre muselina vestible. Cortesía de la artista | Rafa Esparza, suelo de adobe construido para Hunting and Gathering, 2017, de Carmen Argote. Cortesía del artista
Carmen Argote, performance para Hunting and Gathering, 2017, acrílico sobre tela de muselina | Oh wow…The Marfa Sky, 2017, acrílico sobre muselina vestible. Cortesía de la artista | Rafa Esparza, suelo de adobe construido para Hunting and Gathering, 2017, de Carmen Argote. Cortesía del artista

El poncho de lana que exhibe Eamon Ore-Giron, también usable, fue tejido por artesanos en Guadalajara traduciendo una de sus composiciones icónicas. Un par de tarimas de adobe hechas por Esparza, una ubicada al interior y otra al exterior del espacio, se adaptan a las dimensiones del tejido. El plinto en el exterior proporciona un espacio para que el poncho se extienda y pueda usarse como manta para sentarse a conversar o como escenario para performances.

Nao Bustamante, en tanto, presenta en una de las galerías un trabajo sobre las soldaderas, las mujeres soldados de la Revolución Mexicana. Esparza construyó los pisos y el pedestal de adobe que sirven de escenario para los videos, los trajes de fibra de kevlar, las fotografías históricas y los objetos que componen la totalidad de esta obra. La instalación representa y reinventa el papel de la soldadera en la Revolución y en el presente, reinsertándola en la historia y en nuestra conciencia contemporánea como símbolo de fuerza y poder.

Eamon Ore-Giron, Talking Shit With Quetzalcoatl/ I Like Mexico and Mexico Likes Me, 2017, lana, cobre, adobe. Cortesía del artista | Rafa Esparza, cimiento de adobe elevado para Talking Shit With Quetzalcoatl, 2017, de Eamon Ore-Giron. Cortesía del artista
Eamon Ore-Giron, Talking Shit With Quetzalcoatl/ I Like Mexico and Mexico Likes Me, 2017, lana, cobre, adobe. Cortesía del artista | Rafa Esparza, cimiento de adobe elevado para Talking Shit With Quetzalcoatl, 2017, de Eamon Ore-Giron. Cortesía del artista
Nao Bustamante, Tierra y Libertatd - Kevlar® 2945, 2010, vestuario de combate (usable) en Kevlar®. Nao Bustamante, Soldadera, 2015, video de recreación especulativa con fotografía de archivo. Cortesía de la artista | Rafa Esparza, base de adobe para Soldadera, 2017. Cortesía del artista

TIERRA. SANGRE. ORO

Ballroom MARFA, desierto de Texas, Estados Unidos

Hasta el 18 de marzo de 2018