A través del dibujo, la pintura, la gráfica y la escultura, Beatriz González (Bucaramanga, Colombia, 1938) trata asuntos relacionados con el entorno histórico y cultural de su país. Pedagoga y artista emblemática y fundamental de la escena artística de Latinoamérica, ha marcado generaciones de artistas y pensadores con un trabajo que sobrepasa los límites de la pintura por la diversidad de soportes empleados, y en donde confluyen la historia, la política, el humor, lo privado y lo público.

Incluyendo pinturas, dibujos, grabados, esculturas e instalaciones, el CAPC musée d’art contemporain de Burdeos, en Francia, presenta la primera gran retrospectiva internacional de la artista, en la que se reúnen unas 130 obras realizadas entre 1965 y 2017. Bajo la curaduría de María Inés Rodríguez, la muestra -uno de los hitos del Año Colombia-Francia 2017- se presentará en 2018 en el Museo Reina Sofía, en Madrid, y en el KW Institute for Contemporary Art en Berlín, co-productores de la muestra.

Beatriz González adopta en 1964 un modo operativo que será recurrente en su obra, y que consiste en realizar series de cuadros a partir de imágenes tomadas de la prensa colombiana. Los archivos de prensa que colecciona muestran hasta qué punto la imaginería popular –de la cual extrae el folklore y lo pintoresco- conforma su obra y constituye un fecundo terreno de investigación y de creación. Basadas a menudo en el trabajo fotográfico de reporteros, varias de las obras de Beatriz González expresan el dolor causado por la violencia y la muerte.

Hablando de esta faceta de su trabajo, Boris Groys dice que, lejos de buscar la neutralidad en la apropiación que hace la artista de las imágenes de prensa, “su pintura sigue siendo personal e incluso íntima. Encuentra un modo de hacer de los periódicos su propio diario, íntimo y personal, y hacer que su diario tenga a la vez un aspecto político”.

Beatriz González también se ha interesado en la representación de los íconos de la cultura popular –desde las estrellas del deporte hasta los políticos, pasando por los líderes religiosos-, así como en las culturas aborígenes y el arte precolombino. Sus producciones, que se presentan como ready-mades, usan distintos soportes, como muebles y cortinas. Siempre activa y atenta a las circunstancias y cambios político-sociales de su país, González se describe irónicamente como “artista de provincia”.

Esta exposición ha sido reconocida de “interés nacional” por el Ministerio de Cultura/Dirección General de Patrimonios/Departamento de Museos de Francia. Por lo tanto, recibe una ayuda financiera excepcional del Estado francés. Recibe también el apoyo de Catherine Petitgas.

BEATRIZ GONZÁLEZ. RETROSPECTIVA 1965−2017

Curadora: María Inés Rodríguez

Arquitectura de la exposición: Terence Gower & Estudio Beatriz González

Una exposición del CAPC musée d’art contemporain de Bordeaux, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, Madrid, y KW Institute for Contemporary Art, Berlín

Del 23 de noviembre 2017 al 25 de febrero 2018

Imagen destacada: Beatriz González, Decoración de interiores, 1981, serigrafía sobre tela. Cortesía de la artista