El Museo Guggenheim de Nueva York presenta Josef Albers en México, una exposición que destaca la relación entre el arte de Josef Albers y las formas y el diseño de los monumentos precolombinos, al tiempo que la sede de esta institución en Bilbao ha organizado una muestra de la artista Anni Albers, su esposa, que reúne un gran número de tejidos pictóricos característicos de su producción artística.

La exposición de Josef Albers (Bottrop, Alemania, 1888 – New Haven, Connecticut, 1976) en Nueva York cuenta con una selección de pinturas tempranas rara vez expuestas, lienzos icónicos de sus series Homenaje al Cuadrado y Variante/Adobe, obras en papel, y fotografías y fotocollages -muchos de ellos inéditos- creados en respuesta a sus frecuentes visitas a sitios arqueológicos de México a partir de la década de 1930.

Junto a este material, proveniente en parte de las colecciones del Museo Guggenheim y la Fundación Josef y Anni Albers, se exhiben cartas, bosquejos y fotografías personales nunca antes vistos, a fin de revelar el aspecto menos conocido de la práctica de Albers -la fotografía- y ofrecer así una novedosa perspectiva de sus célebres abstracciones.

Artista, poeta, teórico y profesor de arte y diseño en la Bauhaus, Dessau y Berlín –además del Black Mountain College, en Asheville, Carolina del Norte; y la Universidad de Yale, en New Haven-, Albers trabajó en diversos medios, desde pintura y grabado hasta murales y arquitectura.

Con Anni Albers viajó a México y otros países de América Latina más de una docena de veces, desde 1935 hasta 1967, para visitar monumentos de la antigua Mesoamérica que los arqueólogos estaban excavando en medio de un resurgimiento del interés por la cultura y el arte precolombinos. En cada visita, Albers tomó cientos de fotografías en blanco y negro de las pirámides y santuarios de estos sitios, a menudo agrupando múltiples imágenes impresas en varios tamaños en hojas de cartón. Las fotografías y fotocollages resultantes revelan el enfoque innovador, aunque poco estudiado, de Albers hacia la fotografía, y también subrayan la importancia de la serialidad dentro de su obra.

Los fotocollages de Albers también sugieren una relación entre la geometría y los elementos de diseño de los monumentos precolombinos y los lienzos y obras sobre papel abstractos icónicos del artista, llegándose incluso a relacionar en su forma (la serie Homenaje al Cuadrado, por ejemplo, serían vistas aéreas de las pirámides aztecas). Las resonancias formales entre los dos cuerpos de obra –fotografía y pintura- se hacen aún más evidentes cuando se ven juntos en esta exposición en el Guggenheim.

El interés de Albers por las imágenes precolombinas se puede considerar dentro de la compleja -y a menudo tensa- historia de los artistas modernistas que miraron hacia las culturas no occidentales como fuente de inspiración, y lo posiciona como una figura profética en la historia del arte estadounidense posterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando artistas como Donald Judd, Ad Reinhardt y Robert Smithson miraban hacia tradiciones antiguas de manera autoconsciente y con una nueva sensibilidad.

ANNI ALBERS EN BILBAO

Paralelamente, el Museo Guggenheim Bilbao presenta la exposición Anni Albers: tocar la vista, un recorrido detallado por la obra de esta figura pionera del arte textil a lo largo de siete décadas. Curada por Manuel Cirauqui y realizada en colaboración con la Fundación Josef y Anni Albers, la muestra constituye una aproximación cronológica a la obra de Albers, a la vez que permite observar las conexiones entre periodos y series de trabajos diversos para dar cuenta de motivos e ideas recurrentes, así como de realizaciones fugaces.

La exposición refleja asimismo cómo, en el caso de esta artista, el material y las técnicas de trabajo preceden y guían a la idea y definen los desarrollos específicos de cada obra.

La vida de Anni Albers (Berlín, 1899 – Orange, Connecticut, 1994) estuvo marcada por una gran intimidad con los materiales y las técnicas que guiaron su trabajo. Conocida especialmente por ser una pionera en el arte textil o fiber art, dadas sus innovaciones en el tratamiento de las tramas y su búsqueda permanente de motivos y funciones del tejido, Albers fue una autora clave en la redefinición de la figura del artista como diseñador. Su obra también se inspiró en la cultura precolombina, así como en la industria moderna, trascendiendo las nociones de artesanía y labor asignadas al género femenino.

Anni Albers estudió en la vanguardista Bauhaus de Weimar a partir de 1922, institución donde conocería a Josef Albers, y donde llegaría a dirigir el taller textil en 1931. Tras el cierre de la institución por el partido nazi en 1933, el matrimonio Albers se trasladó a Carolina del Norte, Estados Unidos, donde ambos fueron contratados como profesores de una escuela libre que se convertiría en referencia de la modernidad artística americana, el Black Mountain College.

Desde allí, Anni Albers continuó combinando el trabajo pedagógico y la experimentación artística, a la vez que produjo algunos de los textos hoy considerados clave en el desarrollo del arte textil contemporáneo. Tras exponer sus colgaduras (Wall Hangings) y tejidos pictóricos (Pictorial Weavings) en numerosas muestras individuales (incluyendo el MoMA de Nueva York y otros museos estadounidenses entre 1949 y 1953, y el Massachussets Institute of Technology, en 1959), Anni Albers comenzó a explorar distintas técnicas de grabado en 1963.

En las múltiples técnicas de impresión gráfica encontró un nuevo espacio de investigación visual, que a partir de finales de los años sesenta reemplazó por completo a su labor relacionada con el tejer. A través de serigrafías, aguatintas, litografías y ediciones offset, la artista pudo perseguir por otros medios conceptos visuales que estaban ya presentes en muchos de los dibujos preparatorios de piezas textiles anteriores. Así, encontró el elemento ideal para probar nuevos patrones compositivos y operar casi infinitas variaciones en ellos.

JOSEF ALBERS EN MÉXICO

Museo Guggenheim, Nueva York

Hasta el 18 de febrero de 2018

*

ANNI ALBERS: TOCAR LA VISTA

Museo Guggenheim Bilbao, España

Hasta el 14 de enero de 2018

UA-20141746-1 Cartelera