El Museo Reina Sofía, en Madrid, presenta en su sede del Palacio de Velázquez del Retiro una exposición que recorre toda la trayectoria artística, desde finales de los años 60 hasta la actualidad, de Esther Ferrer (San Sebastián, 1937), pionera y una de las principales representantes del arte de la performance en España.

Bajo el título Todas las variaciones son válidas, incluida esta, la muestra -que podrá verse hasta el 25 de febrero de 2018- ofrece una selección de obras que incluye performances e instalaciones, proyectos preparatorios y series acabadas, así como documentación en fotografía y video de sus principales acciones. El Palacio de Velázquez se convierte, así, en un dispositivo performativo y expositivo en el que mostrar las ideas subyacentes en la obra de la artista: la fragilidad, el movimiento, el ritmo, la iteración, la serialidad, lo aleatorio o la magia de la estructura.

La práctica artística de Esther Ferrer se inscribe dentro de la corriente minimalista y conceptual iniciada en la década de los años sesenta del siglo XX, así como en los feminismos de la época y el arte desmaterializado. La artista comienza y desarrolla gran parte de su carrera en el seno del ZAJ -desde 1967 hasta su disolución en 1996-, colectivo español que se vio influenciado por las tendencias neodadaístas que emergieron en la década de 1950, visibles en las actividades del movimiento Fluxus. John Cage fue una figura determinante en la trayectoria tanto artística como vital de Esther Ferrer, al aportarle nuevas actitudes en su creación, entre éstas, acentuar la importancia del proceso, el azar, los vacíos o los silencios, características que se harán presentes en toda la producción de la artista.

En el marco de la exposición, el Museo ha organizado, con el mecenazgo de Fundación Banco Santander, Esther Ferrer/Acciones, un conjunto de actividades e intervenciones dirigidas por la propia artista. La serie se inicia con Encuentro con Esther Ferrer, un acto en el que las comisarias de la exposición, Laurence Rassel y Mar Villaespesa, dialogan con la artista sobre las claves de su obra. El programa incluye también los conciertos Le fils des étoiles (interpretado en la obra Piano Satie) y Concierto ZAJ para 60 voces, así como diversas performances: El arte de la performance: teoría y práctica (1) y (2), TA, TE, TI, TO, TU y Les voy a contar mi vida. Esta última es una acción inclusiva y multicultural en la que, con motivo de la conmemoración del X Aniversario de la Lengua de Signos Española, participarán personas de diferentes lenguajes e idiomas.

Conocemos más sobre la obra de Esther Ferrer y su actual gran muestra en este video, cortesía del Museo Reina Sofía.