Josephine Meckseper (Alemania, 1964 – vive y trabaja en Nueva York) presenta en Proyectos Monclova su primera exposición en la Ciudad de México, en la que se reúnen esculturas e instalaciones ensambladas a partir de objetos comerciales o de fabricación industrial de diversa procedencia. El resultado es una colección de extrañas pero seductoras composiciones, donde lo formal y ciertas nociones políticas, históricas y de consumo cultural se entrelazan.

Meckseper trabaja con elementos de la cultura de consumo visual y material, la historia del arte, la contra-cultura y distintos métodos de exhibición del siglo XX, que luego traduce en instalaciones, ensamblajes y películas. La apropiación de objetos, la reproducción de imágenes y el reciclaje de materiales son propios de su práctica.

A lo largo de su carrera, la artista se ha valido de formas comerciales de presentación, como vitrinas, escaparates y revistas, para demostrar las influencias inextricables de la cultura de consumo en la sociedad. Una de las características distintivas de su trabajo es la fusión del lenguaje estético del modernismo con el lenguaje formal de la exhibición comercial, combinados con imágenes y artefactos de trasfondos históricos, movimientos de protesta, publicidad y símbolos políticos.

Vista de la exposición de Josephine Meckseper en Proyectos Monclova, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería

En Proyectos Monclova, Meckseper presenta una serie de trabajos que se apoyan en esta estrategia. En una vitrina, por ejemplo, combina esculturas a modo de reproducciones de la columna infinita de Brancusi con espejos y chorreados de pintura de colores vivos, junto a un lienzo con la palabra ausstellung (exhibición, en alemán).

Las contraposiciones entre el lenguaje modernista y comercial también se observan en una serie de cuadros –el formato clásico de la pintura- en los que el lienzo o el lino han sido reemplazados por la mezclilla azul, una tela propia de los jeans que usa la clase trabajadora pero también símbolo de la cultura popular. Otras esculturas consisten en troncos pintados siguiendo los surcos de la madera y colocados sobre plintos espejados, una tensión de materiales que alude a los mismos choques entre el glamour asociado a la alta cultura y la cultura popular (o lo artesanal). También se exhiben tres trabajos bidimensionales que crean la ilusión de otro espacio colindante a la galería.

Josephine Meckseper, Sin título, 2013. Acrílico sobre madera, 56.5 × 21.6 × 21.6 cm. Vista de la exposición en Proyectos Monclova, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería
Vista de la exposición de Josephine Meckseper en Proyectos Monclova, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería
Vista de la exposición de Josephine Meckseper en Proyectos Monclova, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería

Otras dos composiciones remiten al trabajo más característico de Meckseper. Una es un escaparate móvil de uso corriente en tiendas de descuento o cadenas de almacenes que incorpora pinturas de trazo libre y luces de neón. Otra, una repisa sobre la que reposan una mano de maniquí con un anillo de piedra roja, una pintura, un retrato vintage de alguna estrella de cine, y otros elementos que bien podrían aludir a un altar para una celebridad, o a los barrocos gestos decorativos de algunas viviendas de lujo.

La muestra se completa con una película que consiste en un montaje de secuencias editadas de Dynasty y Dallas, dos series de televisión estadounidenses muy populares en los ochenta, que incluso llegaron a verse en Latinoamérica. El film, como los ensamblajes de Meckseper, es un collage de imágenes simbólicas: escenas de plataformas petroleras, collares de diamantes, vaqueros a caballo, botellas de champaña eyaculatorias y manifestantes, fantasías mediáticas blandas de disidencia y opulencia que resuenan ahora como profecías autocumplidas. Montadas sobre una pista de audio de acid-house de Detroit y reflejadas sobre una escultura espejada al nivel del piso, las antiguas secuencias televisivas pronostican de manera apabullante el explosivo clima político actual de Estados Unidos.

Vista de la exposición de Josephine Meckseper en Proyectos Monclova, Ciudad de México, 2017. Cortesía de la galería

JOSEPHINE MECKSEPER

Proyectos Monclova, Ciudad de México

Hasta el 28 de octubre de 2017