El mexicano Guillermo Galindo crea performances/rituales que se valen de dispositivos sónicos fabricados por él mismo a partir de artículos encontrados en la frontera de Estados Unidos y México, así como objetos personales obtenidos de campos de refugiados en Alemania.

Para Documenta 14, que en esta última edición se celebra en Kassel, Alemania, y Atenas, Grecia, ha creado una nueva serie de composiciones, “odas para quienes cruzan las fronteras”. Los materiales encontrados en ambas ciudades son la base de sus nuevos instrumentos. En manos de Galindo, una parte de un barco puede convertirse en un instrumento de cuerda, restos de tubos pueden ser ahora una flauta, o una cama de un edificio en Kassel que dio alojamiento temporal a los refugiados es potencialmente un tambor.

Con el tiempo, su trabajo ha ido creciendo en escala. Primero recolectaba cosas pequeñas: un peine de plástico degradado, botellas de agua usadas, huesos de animales quebradizos… Luego comenzó a trabajar en piezas más grandes con pedazos de techos de metal corrugado, cadenas o neumáticos.

Galindo dice que, al diseñar sus instrumentos, su meta no es obtener el sonido perfecto o más hermoso, sino permitir que los materiales canten en sus propias voces: una veneración en sí misma.

Educado en la estética clásica contemporánea de compositores europeos y estadounidenses de vanguardia como Karlheiz Stockhausen, Iannis Xenakis, Harry Partch y John Cage, e influenciado por la música experimental y las prácticas rituales, la mayor parte de su obra reciente se basa en su reinterpretación personal de la estética musical occidental clásica y contemporánea. Su trabajo puede leerse como un comentario sociopolítico basado en su propia herencia mexicana y mesoamericana.

Siguiendo la idea del compositor francés concreto Pierre Schaffer, que sugiere que un sonido debe ser escuchado aislado de su fuente física, los dispositivos sónicos de Galindo surgen de la noción precolombina de que un “cuerpo sonoro” puede convertirse en el medio a través del cual el mundo espiritual y animista se expresa, y que hay una conexión íntima entre un dispositivo sónico, el material del cual se hace y la persona a la que pertenece.

El siguiente es un registro de su performance Sonic Borders 2, realizado el 8 de junio de 2017 en la Documenta de Kassel, cortesía de nuestro medio aliado Vernissage TV.