Entre el 24 y 27 de agosto se celebra ART MED 2017, la feria internacional de arte de Medellín, que en esta tercera versión ha buscado renovarse para consolidarse como una plataforma comercial, de visibilidad y reflexión para el arte de la ciudad, en vinculación con países de la región latinoamericana y en consonancia con el creciente desarrollo económico y cultural de la capital del departamento de Antioquia.

“Medellín cuenta con un desarrollo urbano y económico propicio para tener un evento como este en la ciudad, que catapulte a los artistas y a la escena artística en general. Queremos volver a los años dorados de Medellín, aquellos que estuvieron marcados por las bienales de arte de Coltejer”, señala Clara Mónica Zapata, gerente de ART MED y directora de Banasta Mediaciones Arte y Cultura.

Entre 1968 y 1972, Medellín fue sede de tres bienales de arte auspiciadas por la empresa Coltejer que marcaron un hito en la historia del arte latinoamericano. El impacto de estas bienales en la esfera artística y social de la época fue amplio y se evidencia, por ejemplo, en la realización del Coloquio de Arte No Objetual y la creación del Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM).

ART MED tiene como sede el Pabellón Blanco de la Plaza Mayor, un centro de convenciones inaugurado en 1975 como el “gran palacio de exposiciones de Medellín”. Allí están reunidas 20 galerías de Colombia y países como Cuba, Panamá, México y Perú. Junto a los expositores, se presentan seis Solo Projects de artistas invitados por un curador o por una galería. Los artistas de Medellín, Fredy Alzate y Javier Cruz, son los invitados especiales este año.

UNA TERCERA EDICIÓN QUE PARTE DE CERO

ART MED fue creada en el 2015 bajo el nombre de Art Medellín. Tras dos ediciones cuestionadas -la inaugural y la de 2016-, la tercera cambia de nombre, de dueños –los jóvenes empresarios e inversionistas Juan David Posada y Catalina Yepes– y de equipo de trabajo. Si algo quiere dejar claro la nueva organización de ART MED es que ésta, su tercera versión, es realmente la primera. Es partir de cero.

“Cuando hablamos de una resignificación de la feria, nos referimos a que ha cambiado su estructura integral interna. El proyecto ART MED hoy se está presentando, primero, como una estructura que atiende todas las necesidades del sector, contando para ello con un Comité Asesor, con la mirada de los empresarios, de la academia, de los medios. Por otro lado, se trata de una nueva estructura organizacional que es orgánica y liviana, que no es burocrática, con una gerencia que administra pero que también genera contenidos. Además, cuenta con un equipo curatorial, a cargo de la curadora en jefe, que pone el acento en lo local, y el aporte de un curador internacional, que hacia futuro irá cambiando para tener diversas miradas externas. También tenemos un nuevo equipo comunicacional que se encarga de la relación con los medios, tanto especializados como de información general, y hemos cambiado la gráfica de la feria”, explica Zapata.

ART MED apunta entonces a configurarse como “la” plataforma para el desarrollo de las artes visuales de Medellín, una ciudad con un circuito artístico definido por un buen grupo de galerías, importantes museos como el MAMM y el Museo de Antioquia, espacios alternativos autogestionados por artistas y buenas escuelas de arte pero que, sin embargo, permanece atomizado, sin dirección clara y unificada hacia un objetivo común, situación que, vale la pena acotar, está presente en muchas otras ciudades de Latinoamérica. A esto se suma, según Zapata, la ausencia de una política pública clara que esté dando cuenta de las necesidades del sistema en áreas como promoción y difusión, consumo, mercado y profesionalización.

LA PROPUESTA CURATORIAL DE ART MED 2017

Liliana Hernández, curadora de la feria y directora de Plecto, una de las galerías participantes, ha asumido la tarea de seleccionar los espacios con la asesoría de un grupo de expertos. Así, se enfocó en presentar a un conjunto de galerías tanto colombianas como extranjeras que representaran arte moderno y contemporáneo. “La curaduría, como acción, es mediación, es poner en estado de sinergia muchas cosas, y también es el espacio, cómo conviven distintas propuestas en un mismo lugar, y cómo las recorremos”, dice Hernández.

Algunas galerías en ART MED 2017 presentan obras de artistas consagrados, como Fernando Botero, Carlos Cruz-Diez, Olga de Amaral, Fernando de Szyszlo, Alvaro Barrios, León Ferrari, Ana Mercedes Hoyos, Julio Le Parc, Edgar Negret, Alejandro Obregón, Hugo Zapata, Omar Rayo y Manuel Mendive.

La maestra colombiana Beatriz González está representada por la galería bogotana Sextante y por la Galería de la Oficina (Medellín). A ésta última se le rinde un homenaje, así como a su fundador, el recientemente fallecido Alberto Sierra, uno de los pilares de la vida artística de Medellín en las recientes décadas, que tiene en su haber el haber sido promotor de la creación del MAMM y coordinador del Primer Coloquio Latinoamericano sobre Arte No-Objetual y Arte Urbano.

Galería La Cometa (Bogotá) presenta trabajos de Alejandro Obregón, Vik Muniz, Olga de Amaral, Bernardo Salcedo y Julio Le Parc, mientras que Sextante incluye en su stand a León Ferrari, Samy Benmayor, Luis Roldán, José Bedia y Fernando de Szyszlo, entre otros.

Entre los artistas jóvenes participantes en la feria destaca Juan Ricardo Mejía (Medellín, 1965), en Plecto. Sus esculturas minimalistas, guiadas por la composición y el material, son como origamis, donde la yuxtaposición de distintos planos genera pliegues de luz y sombra. Estructuras polimórficas que se encuentran en los límites del lenguaje pictórico y el diseño arquitectónico.

Otro artista antioqueño muy promisorio es Felipe Flórez (Caldas, 1987), presentado por Banasta Mediaciones, una corporación que desde 2009 se dedica a la investigación y la gestión cultural desde Rionegro, en el departamento de Antioquia. El principal interés de Flórez está en la distancia que existe entre el mito y la realidad, entre el pasado y el presente, específicamente en el potencial de las estructuras narrativas que componen el acontecimiento histórico y la ficción. El artista pone en cuestión la veracidad de lo observado y su relevancia dentro de la experiencia directa con la realidad. Su producción se nutre de las pequeñas fisuras que va encontrando entre archivos fotográficos, anécdotas personales, periódicos, sonidos, novelas, películas y documentales, para generar una red de situaciones que confluyen en un mismo relato, el cual se va materializando -según sus propias necesidades- en objetos, dibujos, imágenes digitales o esculturas.

En IK Projects (Lima/Sao Paulo) resalta el trabajo de Valentino Sibadon (Lima, 1984), un artista que produce tanto dentro del taller como interviniendo espacios públicos y privados. En la feria expone objetos encontrados intervenidos con pintura que parecen restos de una civilización futura.

LA AGENDA ACADÉMICA DE ARTE MED

Además del componente expositivo, ARTMED 2017 cuenta con una Agenda Académica, un espacio para la construcción de conocimiento, de diálogo y de encuentro entre expertos de diversas disciplinas y latitudes. La serie de conversaciones y coloquios, en los que se abordan temas como el mercado del arte, la producción y circulación de obras, los espacios de arte alternativos y la formación de artistas, han sido diseñados por el Comité Académico de la feria, formado por Gabriel Mario Vélez, Decano de Facultad de Artes Universidad de Antioquia; Alejandro Tobón, Vicedecano de la Facultad de Artes Universidad de Antioquia; Paula Botero, Decana de la Facultad de Artes y Humanidades del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM); Isabel Cristina Seguro, Jefa del Departamento Académico del ITM; Margarita Pineda, coordinadora de prácticas e investigación del ITM; Catalina Peláez, Jefa de Extensión Académica de la Fundación Universitaria Bellas Artes; Daniel Grajales, periodista especializado en arte; Silvia Arroyave, directora de ITAKA; y Clara Mónica Zapata, gerente de ARTMED 2017.

Por otro lado, el Circuito de Talleres Abiertos de Envigado ofrece talleres en diferentes técnicas de la gráfica a los que, con inscripción previa, pueden acceder todos los visitantes a la feria, lo que se vincula además con la programación académica y los proyectos editoriales y de libro arte.

MÁS ALLÁ DE UNA FERIA, UNA PLATAFORMA

ART MED busca integrar exhibición, circulación, mediación, coleccionismo y formación en una sola plataforma, que puede o no definirse como feria. Para Zapata, es cuestión de nomenclaturas. De hecho, la renovada feria de arte de Medellín se conceptualizó atendiendo a tres conceptos, que por cierto han sido usados como eslogan: arte, experiencia y circulación. “El arte es un asunto de democracia cultural, para el consumo y el disfrute. Hay que aprender a valorar el significado de adquirir una obra de arte”, señala Zapata.

El mercado del arte en Colombia es aún débil, no porque no haya una buena oferta de obras de calidad y modos de circulación, sino porque no hay tradición en coleccionismo, a diferencia de otros países de la región latinoamericana, como Brasil, México o Argentina. ART MED vendría a ser entonces la feria regional de Colombia –Bogotá celebra ArtBO desde hace 12 años- que, entre sus objetivos, se ha propuesto construir una base de coleccionistas y, más allá de eso, educar la mirada y dejar en claro que coleccionar arte no es un capricho, ni una extravagancia ni un vicio caro.

“En Medellín hay un coleccionismo que, digamos, es de bajo perfil porque no ha existido realmente una gran plataforma que visibilice los procesos. Hay coleccionismo empresarial y coleccionistas importantes, y precisamente la feria lo que quiere es incentivar que esto se visibilice y se valore. La tarea que hemos hecho para lograrlo es aliarnos con las empresas, no solo durante la feria, sino en otros ciclos del año. Ya comenzamos a hacer unos ejercicios de valoración con los ejecutivos junior de las empresas, y también en las universidades, sobre qué significa eso de comprar arte y valorarlo como parte del patrimonio simbólico y económico. Obviamente, hay que trabajar muy de cerca con las galerías y otros circuitos expositivos que hay en la ciudad para que integremos de alguna manera unos criterios unificados sin que cada uno de esos actores pierda su autonomía y las estrategias que ya tienen diseñadas, o que vayan renovando bajo esta mirada que ART MED está planteando”, señala Zapata.

ART MED está haciendo una apuesta grande, con riego, y en medio de un clima artístico local que se mueve entre el optimismo y el escepticismo. ¿Una feria de arte más? ¿En Medellín? ¿Cumplirá con lo que se propone?

“La promesa básica es ambiciosa y consiste en entregarle a la ciudad de vanguardia en Colombia un espacio en el que se encuentren las virtudes del arte con su fortuna”, dice Oscar Roldán-Alzate, director de Extensión Cultural de la Universidad de Antioquia, en un especial sobre la feria publicado por el periódico local El Mundo.

“El reto es mayúsculo, teniendo en cuenta la apatía frente al consumo de arte en nuestra patria chica paisa que, como una peste, cayó tras las prácticas non sanctas de los mafiosos ochenteros y su afán por blanquear sus nombres a la mejor manera de los Médici de la Florencia del Quatrocentto. Comprar arte en Medellín, desde entonces, ha sido más o menos proscrito y, peor aún, lo es intentar venderlo. En este sentido, la idea de esta feria es más que bienvenida, es garantía de nuevos aires y perspectivas para un renglón de la vida social y económica de nuestra región que más ha servido de anecdotario para toda suerte de historias, gratas y nefastas”.

 

Este contenido es auspiciado por

Procolombia
The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.
UA-20141746-1