El Museo de Arte Moderno de Bogotá (MAMBO) acoge hasta el 1° de octubre una versión condensada de la 32° Bienal de São Paulo, que bajo el título Incerteza Viva propone una revisión de lo incierto y de las estrategias ofrecidas por el arte contemporáneo para enfrentarlo o habitarlo.

Esta es la primera itinerancia internacional de una selección de las obras expuestas en la Bienal, que se celebró entre el 7 de septiembre y el 11 de diciembre de 2016 en el Parque Ibirapuera. La Fundación Bienal de São Paulo contempla para este año recorridos de parte de la exposición por varias ciudades brasileñas, así como en Bogotá y Oporto (Portugal).

El programa de muestras itinerantes con selecciones de la Bienal de São Paulo es una iniciativa que llega este año a su cuarta edición. Las itinerancias de la 29ª Bienal, en 2011, y de la 30ª Bienal, en 2013, recibieron un público total de 411 mil visitantes. Las itinerancias de la 31ª edición, en 2015, circularon por 13 ciudades y reunieron a un público total de más de 250 mil visitantes.

La presentación en el MAMBO reúne a 16 artistas provenientes de nueve países, dos de ellos colombianos. La muestra, que busca promover nuevos diálogos entre los trabajos exhibidos, en relación con la investigación y la práctica de artistas en Bogotá, incluye a Ana Mazzei (Brasil), Barbara Wagner (Brasil), Carlos Motta (Colombia), Carolina Caycedo (Colombia), Charlotte Johannesson (Suecia), Dalton Paula (Brasil), Ebony Patterson (Jamaica), Felipe Mujica (Chile), Francis Alÿs (Bélgica), Gilvan Samico (Brasil), Günes Terkol (Turquía), Jonathas de Andrade (Brasil), Helen Sebidi (Suráfrica), Pierre Huyghe (Francia), Video nas Aldeias (Brasil) y Wilma Martins (Brasil).

“La muestra presentada en el MAMBO busca crear un espacio a través del arte para vivir, sentir, pensar y discutir acerca de la incertidumbre. En vez de presentar muchas posiciones diferentes, la exposición en Bogotá reúne una selección de artistas y obras focalizadas que son presentadas respondiendo a la arquitectura del Museo”, señala Jochen Volz, curador de la 32° Bienal de São Paulo.

Las piezas seleccionadas juegan con lo desconocido, la ficción y la especulación para desplegar los principios creativos de la incertidumbre en direcciones diferentes. Algunas obras activan la naturaleza y los procesos biológicos, botánicos o alquímicos, los cuales pueden aportar nuevas visiones acerca de la diversificación y multiplicidad. Otros trabajos incorporan o examinan la multitud de narrativas y formas de conocimiento, o analizan de manera crítica las estructuras de poder y representación política, económica y mediática.

Incerteza Viva confronta las grandes preguntas de nuestro tiempo de manera objetiva: el calentamiento global y su impacto sobre nuestros habitantes, la extinción de las especies y la pérdida de la diversidad biológica y cultural, el aumento de la inestabilidad económica y política, la injusticia en la distribución de los recursos naturales y la migración global.

“Orientada a trazar un pensamiento cosmológico, una inteligencia colectiva y ambiental, y ecologías sistémicas y naturales, Incerteza Viva en el MAMBO está construida como un todo integrado, donde los temas e ideas están libremente tejidos, estructurados en capas, en un intento de ecología en sí misma. La muestra no está organizada en capítulos, sino basada en diálogos entre las diversas exploraciones de los artistas invitados. Además, la exposición está específicamente desarrollada para el museo, en diálogo con el equipo del MAMBO”, dice Volz.

La muestra es el resultado de un proceso colectivo que empezó a consolidarse en 2015, convocando a docentes, estudiantes, artistas, activistas, educadores, científicos y pensadores en Brasil, Colombia y otros lugares. Es también un proceso colectivo a punto de empezar.

“Así como el arte reúne naturalmente pensar y hacer, reflexionar y actuar, es solo a través del encuentro de la audiencia con las obras, los performances y los programas educativos de la Bienal, que la riqueza real de Incerteza Viva emerge. El MAMBO y la Bienal de São Paulo comparten la misión de ser una plataforma que promueve activamente la diversidad, libertad y la experimentación, a la vez que ejercita el pensamiento crítico y produce otras posibles realidades”, concluye Volz.  

Incerteza Viva en el MAMBO presenta también Espacio para el Error, una sala educativa inspirada en la incertidumbre, lo desconocido, el fracaso y el error. A través de una serie de espacios conectados, la sala se plantea como un escenario para vivir, sentir, pensar y discutir la incertidumbre. Adicionalmente, sugiere herramientas y estrategias para abrazarla y enfrentar el error, entendido no ya como una consecuencia indeseada, sino como una fuerza creativa. En este espacio, el fracaso deja de ser un resultado adverso, y se transforma en un principio generador.

Entre las actividades programadas se encuentra el seminario Repensemos el MAMBO; un taller de publicaciones experimentales; y Asamblea Ordinaria: Una Incerteza Viva, un espacio abierto para la discusión crítica en proceso.

INCERTEZA VIVA. 32° BIENAL DE SÃO PAULO

Museo de Arte Moderno de Bogotá (MAMBO)

Del 29 de julio al 1° de octubre de 2017

Imagen destacada: Günes Terkol, The Girl Was Not There (A menina não estava lá), 2016. Vista de la exposición “Incerteza Viva”, 32° Bienal de Sao Paulo en Bogotá, 2017. Cortesía: MAMBO

UA-20141746-1