La galería Von Bartha, S-chanf, en Basilea (Suiza), presenta hasta el 9 de septiembre una muestra de obras recientes del artista chileno Felipe Mujica (Santiago de Chile, 1974), en la que se reúne una serie de instalaciones -”cortinas”, como el artista las define- y grabados. Aprovechando el título de un álbum de 1970 de la banda psicodélica noruega Oriental Sunshine, Dedicated to the Bird we love, las obras están particularmente influenciadas por el modernismo y los movimientos artísticos, sociales y políticos internacionales de finales de los años 60 y 70. La exposición expande el interés de von Bartha por los movimientos artísticos latinoamericanos del siglo XX, incluyendo el Arte Concreto y el Arte Madi.

Creados específicamente para el espacio de la galería S-chanf de von Bartha -una casa antigua ubicada en los Alpes suizos- los paneles de tela de Mujica funcionan como objetos escultóricos e intervenciones arquitectónicas funcionales. Colocadas dentro y fuera del “cubo blanco”, las obras sirven como extensiones modificables a las paredes de la galería. Algunas de las “cortinas” son móviles, redirigiendo el paso del espectador a través de la exposición y así posicionándolos como colaboradores en la pieza.

Al llamar “cortinas” a sus piezas de tela, Mujica llama la atención sobre la domesticidad de su producción; cortadas, dobladas, cosidas y a veces bordadas a mano, Mujica se basa en técnicas que están más cerca del hogar que la academia de arte. Sin ser abiertamente políticas, el artista describe las obras como “humildes actos de resistencia”, relacionados con su interés por la abstracción geométrica y por sus posibilidades formales y socio-políticas, como lo atestiguan Rusia, Europa y las Américas.

Para la exposición en von Bartha, Mujica ha trabajado con miembros de las Bordadeiras do Jardim Conceição, un distinguido grupo de bordadoras mujeres que viven en el barrio Jardim Conceição, en la ciudad de Osasco, en el Gran São Paulo. El grupo logró su independencia profesional estudiando bordados en la escuela local de Fundação Bradesco para el desarrollo social.

Desde entonces, la cooperativa ha proporcionado a las mujeres un renovado sentido de comunidad y solidaridad, y las Bordadeiras son ahora una asociación de bordados establecida y respetada en el área. Las obras de Mujica contienen así horas de energía de las manos de las Bordadeiras; cada “cortina” ofrecen una puntada particular -una especie de dibujo en sí mismo- decidida y ejecutada por ellas.

Junto a las “cortinas” se encuentra una selección de serigrafías que exploran la idea de un “lenguaje visual” universal. Mujica reutiliza, reordena y reimprime dibujos e impresiones de los años 60 a 70 (incluyendo carteles políticos latinoamericanos, psicodelia, diseño gráfico japonés y portadas de libros de ciencia ficción) para investigar el poder de la imagen y examinar el cambiante estatus social y simbólico de referentes culturales. Desafiando las nociones de localidad, estas imágenes se solapan, a veces se toman prestadas, o simplemente se roban unas de otras. Por ejemplo, diseños asociados con la psicodelia o el Arte Op son discernibles a través de carteles políticos chilenos, comerciales japoneses, bancos de imágenes sin derechos de autor y novelas internacionales

Las obras resaltan la capacidad de la imagen para transformarse y mediar entre la alta y la baja cultura, así como a través de diferentes geografías y contextos. Mujica ve los diseños como incrustados dentro, e inseparables de, su contexto histórico. Las nociones de comunal y colectivo, el feminismo y los derechos civiles, la liberación sexual, las pedagogías experimentales y el surgimiento de contraculturas son perceptibles en las serigrafías, que presentan nuevas lecturas de referencias históricamente cargadas.

FELIPE MUJICA: DEDICATED TO THE BIRD WE LOVE

Von Bartha, S-chanf, Basilea, Suiza

Hasta el 9 de septiembre de 2017

UA-20141746-1 Cartelera