La obra de Liliana Zapata (La Paz, Bolivia, 1985) se produce y se concreta en una serie de espacios, mediante la exploración de los límites inestables entre la individualidad y la colectividad, la fisicalidad y la inmaterialidad, la movilidad y la quietud. En RE[HABITAR], la muestra que presenta CO galería en el Centro Cultural Montecarmelo (Santiago de Chile), la artista presenta instalaciones y videos que tratan sobre la necesidad de habitar ese otro lugar propio, y lo aborda desde el retorno a los orígenes, a esos espacios que se dejan abandonados para ir a la ciudad, para luego volver de nuevo a ellos.

En la muestra destacan los registros visuales y sonoros de intervenciones en casas y refugios abandonados en el altiplano boliviano, donde el viento tuvo un importante papel en la construcción de los mismos. Las intervenciones son casi imperceptibles y se desvanecen ante el imponente paisaje que las rodean, convirtiéndose en leves actos.

Zapata transforma el espacio de lo familiar y cotidiano en el escenario de lo extraño, creando una serie de imágenes de vértigo en constante transformación. Un paisaje interior calcado en oposición al carácter habitable de la vivienda. A través de incisiones de luz entre los adobes y hendiduras, se revela otra dimensión material asociada al espacio de las sombras y de lo extrañamente familiar: del desplazamiento de la vibración y lo inevitable, de la destrucción y la ruina, de la pérdida y el abandono.

En uno de sus videos vemos una casa cuyos muros, puertas y ventanas son unidos por aberturas radicales de luz copiadas sobre sábanas blancas que dibujan las huellas de la memoria. Estas sábanas son vestidas directamente sobre el cuerpo de la artista para atrapar formas y sonidos del altiplano grabados en cintas magnéticas analógicas. Aquí, el cuerpo no es un soporte. Hay una incorporación total del cuerpo a la obra y de la obra al cuerpo.

“Podría traducir mi trabajo actual como una obsesión por la manipulación de espacios (copiar, plegar, desplegar, encajar, vaciar espacios…) Y por la relación, experimentación y acción del cuerpo en relación a dichos espacios. Me interesa por lo que tiene de físico y de espiritual”, señala la artista.

En la exposición también se exhibe Sono (2015-2017), una instalación interactiva compuesta por esculturas sonoras hechas con barro de diferentes lugares de Bolivia. Cada esfera es diferente, pero esa diferencia es revelada sólo por su destrucción. Cada esfera puede ser manipulada y escuchada, siendo el sonido la posibilidad para imaginar los entramados de su interior.

Vista de la exposición "RE(HABITAR)", de Liliana Zapata, presentada por CO galería en el Centro Cultural Montecarmelo, Santiago de Chile, 2017. Cortesía de la galería
Vista de la exposición "RE(HABITAR)", de Liliana Zapata, presentada por CO galería en el Centro Cultural Montecarmelo, Santiago de Chile, 2017. Cortesía de la galería
Vista de la exposición "RE(HABITAR)", de Liliana Zapata, presentada por CO galería en el Centro Cultural Montecarmelo, Santiago de Chile, 2017. Cortesía de la galería
Vista de la exposición "RE(HABITAR)", de Liliana Zapata, presentada por CO galería en el Centro Cultural Montecarmelo, Santiago de Chile, 2017. Cortesía de la galería

LILIANA ZAPATA: RE[HABITAR]

Co galería en el Centro Cultural Montecarmelo, Santiago de Chile

Curada por Joaquín Sánchez

Hasta el 31 de julio de 2017