Espacio Odeón, en Bogotá, presenta desde fines de abril su primer ciclo de exposiciones de 2017. Se trata de dos muestras simultáneas de los artistas colombianos Felipe Arturo y Alberto Baraya, quienes presentan Bar Huerequeque y Estudios comparados del paisaje, respectivamente.

El proyecto curatorial de Felipe Arturo (1979) consiste en una instalación con videos, fotografías, muebles, cócteles, y una publicación, que recrean el mundo del escritor y poeta Huerequeque. Se dice que inicialmente el artista se animó a visitar al narrador, en la ciudad peruana de Iquitos, por su personaje en la película Fitzcarraldo (1982), de Werner Herzog. Felipe Arturo andaba en busca de relatos de la selva e historias sobre la bonanza del caucho en ciudades que ahora están olvidadas.

Esta obra propone revivir temporalmente el Bar Huerequeque, el sitio donde el artista escuchó los relatos de Huerequeque sobre el Amazonas y su colonización, a lo largo de cinco años y tres viajes. La obra puede interpretarse, entonces, como un ejercicio de revisión histórica, en donde la ficción y la realidad se mezclan para reflexionar en torno a la construcción de imaginarios de la selva.

Felipe Arturo ha trabajado a lo largo de su obra la relación entre el arte, la política, la historia y la geografía, tomando elementos del urbanismo, la arquitectura y la ciudad.

Alberto Baraya (1968), por su parte, presenta la muestra Estudios comparados del paisaje, en donde propone una revisión histórica, estética e irónica de este estilo pictórico particular. Desde su auge en el siglo XIX, la pintura de paisaje ha estado asociada con los viajeros naturalistas, quienes retrataron la exuberancia del mundo americano, y estudiaron su territorio y riquezas.

En su proyecto, el artista evidencia las relaciones que este tipo de pintura tiene con los diferentes elementos culturales, políticos y sociales, desde los cuales se construye la idea de paisaje, y más particularmente, la idea de paisaje nacional. Para ello, Baraya se pone en el lugar del viajero que contempla y cataloga el mundo desde su mirada. Desde allí, cuestiona los diferentes sistemas que implican archivar y definir las ideas de naturaleza y paisaje, mediante paisajes intervenidos, unos replicados, y otros dispuestos como partituras o libros para interpretar.

Bajo la premisa que el paisaje es una construcción cultural, Baraya presenta la idea del paisaje como partitura y archivo. Es decir, como un documento que existe para ser interpretado, no solo en el plano simbólico, sino también en el sonoro. Por ello, la muestra estará acompañada durante toda la exposición con una serie de conciertos de piano programados y espontáneos.

La obra de Alberto Baraya se ha centrado en las nociones de viaje, museos y exotismo como discursos de reivindicación cultural. En su práctica, el artista actúa como un naturalista artificial para cuestionar las sociedades pos coloniales y las utopías del conocimiento científico y estético.

FELIPE ARTURO: BAR HUEREQUEQUE

ALBERTO BARAYA: ESTUDIOS COMPARADOS DE PAISAJES

Espacio Odeón, Bogotá, Colombia.

Del 27 de abril al 10 de junio de 2017

UA-20141746-1 Cartelera