A partir del 17 de agosto de 2017 se realizará la exposición central de la 6º versión de SACO, Semana de Arte Contemporáneo, en la región de Antofagasta, con la participación de siete artistas seleccionados mediante una convocatoria abierta, quienes realizarán una residencia durante una semana en ISLA (Instituto Superior Latinoamericano de Arte) para llevar a cabo la materialización de sus obras. Posteriormente, montarán sus intervenciones artísticas en el Muelle Melbourne & Clark, ubicado en el casco histórico de la ciudad de Antofagasta.

Los ganadores de SACO6 son Paz Castañeda (Chile), Nickolas Jackson (Chile), Lucía Warck-Meister (Argentina), Adriana Ciudad (Perú), Fernando Foglino (Uruguay), Ana Mosquera (Venezuela), y Oscar Abraham Pabón (Venezuela).

Desde distintas perspectivas y medios, los artistas abordarán el tema curatorial planteado, Amor: decadencia y resistencia. Las propuestas ganadoras comparten contundencia conceptual, así como la sintonía con el entorno donde serán emplazadas tanto en términos físicos como contextuales, y a su vez una presencia seductora, entendiendo que serán instaladas en un espacio público de alto tránsito.

Luego de la inauguración de estas intervenciones en el espacio público, los artistas se trasladarán a Quillagua (el lugar más árido del planeta), una experiencia habitual en todas las versiones de SACO, que busca acercar a los artistas al contexto geográfico y cultural del territorio. Como parte de la exposición principal se realizarán, entre el 11 y 16 de agosto, conferencias de los artistas participantes en liceos locales.

En la presente edición se convocó a un jurado integrado por el curador chileno Rodolfo Andaur; la directora de revista Artishock, Alejandra Villasmil; la artista visual, curadora y gestora cultural boliviana Raquel Schwartz; y el artista y curador independiente argentino Marcos Figueroa, junto a Dagmara Wyskiel, artista visual y Directora de SACO.

El jurado seleccionó a los siete artistas de SACO6 de entre 287 postulaciones de 17 países de América Latina. Por primera vez, SACO adoptó este año el formato de convocatoria abierta a artistas, ya que en versiones anteriores, artistas y curadores extranjeros y chilenos eran invitados por la organización.

La propuesta curatorial fue un incentivo para la masiva participación en la convocatoria, según Wyskiel. “En la época de la crisis de los afectos y las relaciones, un momento de reflexión sobre qué nos pasa con el sentimiento más elevado, se convierte en un gesto natural de resistencia”.

En relación con la selección, la integrante del  jurado Raquel Schwartz, señala: “SACO es un proyecto muy importante para la región de (Latinoamérica), y que sea una iniciativa surgida desde la periferia me encanta más aún. La convocatoria abierta ha generado que hubiese muchas aplicaciones, con propuestas muy interesantes. Los criterios fueron bastante unánimes en relación a los puntos conceptuales y de ejecución como jurados. Yo estoy contenta con la selección de las siete propuestas escogidas, pues creo que será muy interesante para el público y finalmente para el proyecto, pues le da un perfil internacional más potente, ya que entre los seleccionados hay artistas de reconocimiento internacional”.

Las propuestas van desde el uso del lenguaje náutico, pintado en grandes lienzos que mirarán hacia el mar y en el que serán sumergidos cada noche para volver a ser pintados cada día, apelando poéticamente a la precariedad del sentimiento amoroso, en la instalación Fragmentos de un discurso amoroso, de Paz Castañeda; la alusión a las condiciones deplorables de trabajo de los obreros del salitre, para construir una suerte de refugio simbólico que protege de las inclemencias del sol, como gesto de amor y reparación en respuesta al desamor con que históricamente fueron tratados, en la instalación Infraestructura para el amor, del uruguayo Fernando Foglino; o la instalación sonora de una llamativa caja musical típicamente colombiana (un picó colombiano) que emitirá sonidos naturales característicos del trópico, intercalados con fragmentos de conocidos temas de reagguetón cuyas letras evidencian la misoginia de este género musical, en canciones supuestamente románticas, en la obra La Amazonas ¿amor o carne?, de la artista peruana residente en Colombia, Adriana Ciudad.

En tanto, la edición 2017 de En el Marco de SACO, se titula Aluvión Visual, y contempla cinco exposiciones simultáneas que se exhibirán en diversos espacios de Antofagasta, entre el 21 de julio y el 3 de septiembre.

SACO ha permitido hacer extensible el arte contemporáneo a un público no sólo especializado, sino también a los escolares, comunidades y ciudadanos en general, familiarizado a los antofagastinos con estas prácticas creativas, precisamente en una región donde no existe la formación profesional en el ámbito de las artes visuales y las necesidades de la gran industria minera monopolizan el desarrollo local, inclusive en la formación escolar y técnico-profesional.

A su vez, SACO ha facilitado el surgimiento de una escena local de creadores y profesionales vinculados a las artes visuales, que antes de su realización no tenían posibilidades de encauzar sus intereses.

Este encuentro nació el año 2012 como una iniciativa del Colectivo SE VENDE, a cargo del gestor cultural Christian Núñez y la artista polaca radicada en Chile, Dagmara Wyskiel, quienes durante estos años y producto de una sorprendente perseverancia, han logrado asociarse con diversos estamentos tanto de la empresa privada como de instituciones estatales para financiar y desarrollar una semana de arte contemporáneo en esa zona del territorio chileno.


*Imagen destacada: Boceto de la obra “El pabellón del despecho”, de Oscar Abraham Pabón, Venezuela. Cortesía del artista

UA-20141746-1