Por Maxim Holland, fundador de Hawapi

El martes 11 de abril de 2017, a las 12:00 horas aproximadamente, un poblador de la comunidad de Santa Rosa, en el distrito de La Yarada – Los Palos en el Departamento de Tacna – Perú, denunció a los medios locales que un grupo de extranjeros estaban acampando en la playa cerca de la frontera con Chile con la intención de invadir terrenos. Indicó haber visto que dichas personas estaban levantando estructuras y demarcando el terreno con hitos. Debido al escándalo mediático que esto desató, efectivos del Puesto Policial Fronterizo Bolognesi tuvieron que intervenir en la situación, obligando al grupo a abandonar el lugar.

La situación se agravó aún más cuando representantes de la Municipalidad de Los Palos, acompañados por corresponsales de la prensa local, se acercaron al lugar y, al ver a un individuo disfrazado del libertador de Chile, Bernardo O’Higgins, pensaron que se trataba de un soldado del país vecino dentro del territorio peruano.

Lo que los medios de comunicación y autoridades locales de la zona no tomaron en consideración fue averiguar el verdadero motivo por el cual el grupo de personas se encontraban en la playa, y por qué estaban realizando estas sospechosas actividades. La verdad del asunto es que se trataba de un grupo de artistas que venían desarrollando un encuentro organizado por la asociación cultural Hawapi, que cada año elige un lugar distinto en el país para profundizar sobre problemáticas sociales, políticas y ambientales. También es importante destacar que, después de este suceso, los integrantes de este grupo se dieron cuenta que la zona colindante al Triángulo Terrestre es un área bastante compleja y que los pobladores de la zona son especialmente sensibles ante cualquier actividad inusual, debido a que conviven con una realidad que los atañe constantemente, puesto que en la zona fronteriza están aún presentes temas como la invasión de terrenos, demarcaciones territoriales, el marco informal en el que conviven las comunidades respecto a los oficios del comercio, la pesca y la agricultura y la historia del conflicto que sigue siendo parte del imaginario colectivo de la población. Problemáticas que van más allá de una disputa política sobre los límites territoriales.

Gabriel Armijo, O'Higgins. Proyecto Hawapi 2017, Triángulo Terrestre, en el marco de Bienalsur. Foto: Galería Metropolitana

TRIÁNGULO TERRESTRE

Esta última iniciativa del proyecto Hawapi se realizó en el marco de Bienalsur, un nuevo evento de carácter bianual que “no ocurre cada dos años sino a lo largo de dos años”, que tendrá su epicentro en Buenos Aires, de septiembre a diciembre de 2017, con obras de más de 200 artistas de todo el mundo en más de 30 ciudades.

Titulada Triángulo Terrestre, la acción simbólica conjunta que involucró a catorce artistas de varios países se desarrolló en la superficie limítrofe que reclaman ambos países. Dicho espacio se localiza en el punto donde la frontera terrestre se encuentra con la costa del Océano Pacífico y se define al oeste por la orilla del mar, al norte por el paralelo geográfico y al sur por una línea recta entre el Hito número uno y el denominado Punto de Concordia. El Triángulo Terrestre tiene un área aproximada de 37.610 m2, equivalente a 7,5 canchas de fútbol, y se encuentra inscrito dentro de los límites territoriales de ambos países. HAWAPI 2017 se realizó en las cercanías del Triángulo Terrestre y en la ciudad de Tacna entre el 6 y el 16 de abril del presente año.

La iniciativa apuntaba a la integración cultural regional, respetando las diversidades. Los artistas se trasladaron a esta zona cuya soberanía se discute, ubicada cerca de las ciudades de Arica y Tacna, y desarrollaron allí, durante una semana, un trabajo artístico cultural que buscaba acercar a estas comunidades. Después del período de trabajo in situ en el Triángulo Terrestre, los integrantes de Hawapi 2017 realizaron una presentación de lo acontecido el 15 de abril, en el Espacio LaramaMango, en Tacna. Posteriormente, Hawapi organizará una serie de eventos, conversatorios y exposiciones en Lima y Santiago que apuntan a compartir y expandir los resultados de esta experiencia de arte extremo.

Para la realización de esta edición del proyecto, Hawapi ha formado una alianza estratégica con Galería Metropolitana (Ana María Saavedra y Luis Alarcón) de Santiago de Chile, quienes han colaborado en la curaduría, organización y logística de Hawapi 2017.

“Bienalsur se plantea como una herramienta de integración regional a través del arte y la cultura y esta acción se inscribe en ese propósito. Artistas de Chile y Perú, acompañados por otros de Estados Unidos, Bolivia, Argentina e Israel, llevaron adelante una acción conjunta en un territorio en litigio, expresando a través de su accionar la voluntad de superar conflictos y propender a la unidad de nuestros países. Como muchas de las otras propuestas que está realizando nuestra bienal, ésta es totalmente inédita”, expresó Aníbal Jozami, director de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo (Bienalsur).

Los artistas que participaron de esta acción fueron Gabriel Armijo O´Higgins, Gabriel Acevedo, Elizabeth Vásquez Arbulú, Ishmael Randall Weeks, Sergio Abugattás, y Huanchaco, de Perú; Andrés Pereira Paz, de Bolivia; Corinna Sy, de Alemania;  Yoav Horesh, de Israel; Máximo Corvalán-Pincheira y Agencia de Borde (Paula Salas, Rosario Montero y Sebastián Melo), de Chile; y Konantü (Courtney Smith e Iván Navarro), de Estados Unidos/Chile.

Hawapi es un encuentro itinerante de arte que se realiza en destinos alejados de los circuitos tradicionales del arte contemporáneo y en los cuales se puede observar diversas problemáticas sociales y políticas. Cada año convoca a artistas, académicos e individuos socialmente comprometidos de diversas disciplinas para generar obras e intervenciones en los espacios públicos. Cada edición de Hawapi concluye con una exposición en Lima compuesta por registros fotográficos y audiovisuales de las actividades realizadas en el lugar y obras originales basadas en las experiencias de cada artista.


Imagen destacada: Campamento Hawapi 2017. Foto: Galería Metropolitana