Los trabajos de Juan Céspedes (Arica, Chile, 1972) se centran en la experimentación, tanto con el objeto y el dibujo como con el video, agrupándolos en instalaciones de gran creatividad. Su iconografía lúdica nos remite al universo de las tiras cómicas, y tanto sus videos como sus objetos, algunos con pequeños monitores incorporados, han sido elaborados de una manera sencilla y sin grandes pretensiones tecnológicas. El resultado de su investigación lo lleva a presentar, contrariamente a lo que se pudiera esperar, obras no del todo reconocibles, que dejan en el espectador la sensación de angustia y caos tan propios de nuestra época.

Las temáticas y formas que elige, a veces, parecen opacas, sin sub-texto, y a ratos dentro de lo inmediato se permiten segundas lecturas, con su juego de forma y fondo. Al final, tampoco se siente un relato o discurso claro más que en la técnica, y es ahí cuando nos preguntamos si el arte se valida a sí mismo sólo por la alegría de hacer. Finalmente, su producción aparenta ser casi un salón de diseño, pues hace tiempo ya la belleza ha dejado de ser un problema del arte, pero Juan Céspedes parece robar y recuperar, por un momento, las armonías y colores creando sus propias melodías visuales.

Vista de la exposición "Misterios misteriosos de la lontananza lejana (Primera Parte)", de Juan Céspedes, en Die Ecke, Santiago de Chile, 2017. Foto cortesía de la galería

La tercera exposición individual del artista chileno en la galería Die Ecke (Santiago) incluye una serie de pinturas, cuyos procesos formales tienen relación directa con los recursos técnicos utilizados en el uso del aerógrafo, el stencil y el enmascarado. Estos recursos forman figuras asociadas al collage, es decir, al recorte manual y al retazo, junto con el interés por traducir de forma análoga ciertas herramientas digitales.

A través de estos elementos, Juan Céspedes busca cuestionar los aspectos de nuestra percepción, por un lado netamente fisiológicos, y por otro, aquellos que tienen que ver con una especie de memoria profunda sobre el signo o las figuras. Todo ello es articulado en base a criterios de composición tradicionales, a su vez que ambiguos, en relación a lo figurativo y lo abstracto por medio de capas que sugieren distancia, profundidad y espacio.

Vista de la exposición "Misterios misteriosos de la lontananza lejana (Primera Parte)", de Juan Céspedes, en Die Ecke, Santiago de Chile, 2017. Foto cortesía de la galería

JUAN CÉSPEDES: MISTERIOS MISTERIOSOS DE LA LONTANANZA LEJANA (PRIMERA PARTE)

Die Ecke Arte Contemporáneo, Santiago de Chile

Hasta el 22 de abril de 2017