La Casa Encendida, en Madrid, presenta Ejercicios de resistencia, de Nicolás Robbio (Mar de Plata, Argentina, 1975), una muestra que nos introduce en la relación del artista con el estudio del dibujo en su concepto expandido. Recurriendo a la simbología del dibujo técnico cuando se confecciona un plano -letras, números, puntos, flechas, escalas, líneas para construcciones, secciones, representaciones de vistas en perspectiva-, Robbio concibe estos trabajos como ejercicios de memoria colectiva, proponiendo una analogía metafórica entre los pensamientos utópicos de la lógica racional y la geometría matemática presente en los movimientos de la naturaleza.

Las piezas que conforman la muestra responden a esa lógica del dibujo a la que tantas veces Robbio se ha referido, desde la titulada Discurso, una cuadrícula a gran escala realizada directamente sobre pared -en alusión al orden que simbólicamente ésta representa-, hasta la instalación Plano expandido (cuestiones al trazar una línea), formada por 319 líneas realizadas en alambre sobre el muro que representan fronteras geopolíticas. Esa delimitación geográfica está presente también en Los paisajes sólo existen en la memoria, un mapa que no deja de ser un código de lectura a través del lenguaje cartográfico, y que alude a la construcción del paisaje mental.

Y es que en muchos de los trabajos de Robbio se percibe algo muy físico que tiene que ver con el uso de determinados materiales y objetos que hacen referencia a la fuerza contenida. Lo vemos en Arquitecturas de reyes (Ejercicios de tensión), una instalación a muro en la que un sistema de plomos y cuerdas continuas evidencian, por medio de su memoria funcional, la fuerza de la gravedad. Aquí, una serie de objetos y algunos elementos naturales -ramas, maderas, huesos- son sostenidos por la presión que la cuerda ejerce sobre la pared. La relación entre los diferentes elementos permite construir un tipo de arquitectura donde los elementos dispuestos y la estructura de cuerda que los sostiene se vinculan a tanto a la forma física como a la simbólica.

En Conflictos en el campo Y-X, el artista realiza incisiones a modo de rayas sobre una superficie de pizarra dejando los surcos y destruyendo la función del encerado. De este modo, reconstruye la funcionalidad del objeto. Tonelada, en tanto, se dispone como una montaña de arena iluminada por una lámpara que reitera las ideas de contención, gravedad y unión de elementos moleculares para construir un objeto frágil y efímero.

NICOLÁS ROBBIO: EJERCICIOS DE RESISTENCIA

Esta muestra es parte de ARCOmadrid 2017, en la que Argentina fue el país invitado

La Casa Encendida, Madrid

Hasta el 16 de abril de 2017