Las bases formales del trabajo de Constanza Giuliani (Mendoza, Argentina, 1984) se anclan en la práctica del dibujo y la pintura. Valiéndose del aerógrafo, herramienta que sintetiza la hibridación de ambos medios, la artista plasma un imaginario onírico cercano al surrealismo, al cómic, la animación infantil y el grafitti para, de vuelta, remitirnos a ideas sobre el comportamiento humano y la gestualidad pictórica. Las obras de esta artista conectan lo figurativo con la estilización y la abstracción, como si Philip Guston, Lisa Yuskavage y Roberto Matta hicieran cadáveres exquisitos sobre servilletas en una noche de copas.

Giuliani maneja una clave narrativa que usualmente no se resuelve, donde confluyen personajes antropomórficos, animalejos que huyen de alguna fábula o atmósferas donde pesa lo vital, la pugna entre interior y exterior, los órganos, la piel, el sueño y la vigilia. Hay algo de inocencia y a la vez perturbador en sus composiciones.

Investigando acuciosamente el color y la forma, y comunicando con holgura y desparpajo las condiciones contemporáneas del pensamiento, las emociones, pulsiones, e incluso el limbo que aún subyace entre las tecnologías digitales y las técnicas análogas, Giuliani nos sumerge en un mundo tanto singular como válidamente universal, sensual y en continua metamorfosis.

Constanza Giuliani, Stel Corazón del Mundo, 2016, aerógrafo sobre papel. Cortesía de la artista
Constanza Giuliani, Victoria, 2017, aerógrafo sobre papel, 90 x 70 cm. Cortesía de la artista
Constanza Giuliani, Sin título (de la serie Can't Sleep), 2015, acrílico sobre papel, 160 x 120 cm. Foto: Z. Behl. Cortesía de la artista
Constanza Giuliani, Sin título (de la serie Can't Sleep), 2015, acrílico sobre papel, 160 x 130 cm. Foto: Z. Behl. Cortesía de la artista
Constanza Giuliani, Sin título (de la serie El corazón de un mundo), 2016, aerógrafo sobre papel. Cortesía de la artista
Constanza Giuliani, Sin título, 2016, aerógrafo sobre papel. Cortesía de la artista
Constanza Giuliani, Shit, 2016, acrílico sobre papel, 29 x 42 cm. Cortesía de la artista
Constanza Giuliani, llorando a través, 2016, carbonilla sobre papel. Cortesía de la artista