La exposición Crisis, Crisis, Crisis. La normalidad de la emergencia, que se presenta hasta este 6 de enero en la galería del Centro Cultural Matucana 100, se genera a partir del Laboratorio Arte y Crisis (LAC)*, que reunió a distintos científicos y artistas chilenos, y en el que se dialoga desde diversos problemas la noción de modelos de crisis.

Curada por Montserrat Rojas Corradi y Paco Barragán, la muestra tiene un enfoque interdisciplinario y se erige en una suerte de laboratorio-espacio expositivo que desea reflejar de manera crítica la supuesta normalidad de la crisis, su idiosincrasia y visualidad omnipresente que acecha al ciudadano a diario. De ser algo temporal o, expresado en términos económicos, “coyuntural”, la crisis ha pasado a ser permanente o “estructural”. Esto  conlleva sacrificios permanentes en ámbitos tan sensibles como la educación, los conflictos ambientalistas, migraciones y descontento social.

Como si se tratara de un enfermo crónico, el acontecer de la crisis se transforma en una condición permanente. Si antes era coyuntural y se manifestaba cada cierto tiempo para que surgieran soluciones, hoy la crisis está instalada y se convierte en la mejor excusa para que vivamos en la normalidad de la emergencia. Recortes, despidos, migraciones forzadas, muros en las fronteras y ataques bélicos, son algunas de las respuestas ante las crisis.

Ocho artistas chilenos de distintas generaciones –Sebastián Calfuqueo, Soledad Pinto, Pablo Rivera, Cristián Inostroza, Daniel Reyes, Carolina Pino, Nicolás Grum y Gonzalo Cueto– dialogaron durante un año con un grupo de científicos en el Laboratorio Arte y Crisis, y a partir de esa reflexión surgen obras que abordan distintas experiencias y procesos de crisis. El silencioso sufrimiento medioambiental de comunidades, la contradictoria formación de nuestra identidad, la fragilidad de los iconos del poder y los espacios que habitamos, las marchas ciudadanas y sus sonidos al transitar, así como la imaginación de futuros posibles, dan origen a algunas de las obras.

Crisis, Crisis, Crisis plantea modelos de crisis que se comunican entre sí —la identidad, los flujos, lo económico—, lo que devela una sensación de vivir una crisis permanente. Esta reflexión gira en torno a las diversas representaciones que se producen en tiempos de crisis, ya sea en términos del contagio, la repetición o la normalidad, pasando por experiencias económicas, socio-políticas y colectivas que cambian las identidades culturales y tensionan la memoria como un elemento que construye la historia. Subyace así una crítica a la falta de políticas públicas que permitan acondicionar la vida de tal modo que sea más afable.

Las reflexiones resultantes se contextualizan dentro de un ámbito más amplio con una selección de obras de artistas reconocidos internacionalmente pertenecientes a la colección del MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de León, España), quienes configuran con su mirada una perspectiva global acerca de la narrativa de la crisis: Isaac Julien, Arnout Mik, Kimsooja y Muntean & Rosenblum.


 

*El Laboratorio Arte y Crisis (LAC) fue ideado y desarrollado por el centro interdisciplinario de investigación Núcleo Milenio. Modelos de Crisis, en el que participan académicos de la Universidad Adolfo Ibáñez, Universidad Diego Portales, Universidad de Chile, Universidad Católica y Universidad Andrés Bello. El centro de investigación y esta muestra fueron financiados por Iniciativa Científica Milenio, Ministerio de Economía, Fomento y Turismo del Gobierno de Chile.

Sebastián Calfuqueo, Mürke ko / Agüita con harina, 2016, escultura/instalación. Vista de la instalación en Matucana 100, Santiago de Chile. Cortesía: M100
Daniel Reyes León, La tonelada de lluvia, 2016 instalación. Cortesía: M100
Isaac Julien, Paradise Omeros, 2002, still de video © Isaac Julien