Henrique Faria Fine Art, en Nueva York, presenta Works on Paper, la tercera exposición individual de Luis Molina-Pantin (Venezuela, 1969) con la galería. La exposición presenta una selección de fotografías e instalaciones de libros recientes que exploran la estética popular y las campañas de diseño gráfico.

Si bien aún Molina-Pantin se considera fotógrafo, como menciona a Daniel Quiles en la entrevista realizada para esta exposición, “es muy importante tener la capacidad de saber qué medio es el mejor para contar la historia”. Por primera vez en su carrera, la mayoría de las obras de esta exposición no incluyen fotografía alguna.

Sin embargo, en nuestro mundo alimentado digitalmente y visto cada vez más a través de las pantallas, la obra bidimensional aún tiene el papel importante de delinear el marco a través de sus dimensiones y punto de vista. Molina-Pantin pretende “sacar [materiales] de sus contextos originales y llamar la atención sobre las técnicas de impresión y otros detalles”. Pero al pasar de la representación bidimensional del objeto en cuestión al objeto real mismo, el artista dota de una nueva potencia a la obra, ya que ahora puede ser vista sin ninguna mediación o sugerencia.

Vista de la exposición Works on Paper, de Luis Molina-Pantin, en Henrique Faria Fine Art, Nueva York 2016. Cortesía de la galería
Vista de la exposición Works on Paper, de Luis Molina-Pantin, en Henrique Faria Fine Art, Nueva York 2016. Cortesía de la galería

Muchos de los libros reunidos para esta exposición fueron publicados por la editorial española Salvat y distribuidos masivamente a libreros y quioscos de América Latina, donde Molina-Pantin los encontró por primera vez. El artista se sintió atraído por estos libros por sus diseños de portada distintivos. El fotolibro Orange Monochrome / Monocromo Naranja (2016) es el resultado de un proceso de adquisición de una edición de cuarenta títulos diferentes de Salvat que incluía un cuadrado naranja en sus portadas, fotografiándolos y transformándolos en formato de libro.”El cuadrado naranja recuerda una forma canónica de la pintura moderna, sin embargo, subvierto sus valores de unicidad y elitismo cultural a través de múltiples populares, producidos en masa y a bajo costo”, dice el artista.

La fotografía Contemporary Painting / Pintura contemporánea (2016) documenta el momento de compra online de otra edición de los libros Salvat cuyas portadas muestran un círculo sobre un fondo de doble color. Mientras que sólo Orange Monochrome está en exhibición, la fotografía Contemporary Painting es mostrada junto con la instalación física sin título de los libros correspondientes.

El legado de la historia del arte moderno venezolano, en particular el arte cinético, ha sido una influencia constante para Molina-Pantin, sobre todo teniendo en cuenta que este estilo de creación artística persiste como un importante movimiento estético en Venezuela. Kinetic Reading / Lectura cinética (2014) es una colección de libros que presentan barras de prisiones y celdas de cárcel, que a Molina-Pantin le evocan la sensación de movimiento lineal que uno podría encontrar en una obra de Carlos Cruz-Diez o Jesús Rafael Soto. “Relaciono los patrones de las barras de la prisión de estas populares portadas de libros con ‘nuestro’ movimiento geométrico. […] Mi objetivo es, en última instancia, buscar formalmente una armonía perdida o ‘modernismo’ que estos artículos o lugares no se supone que tienen”, explica el artista.

La crisis política que está devastando Venezuela no se aparta de los pensamientos de Molina-Pantin, no sólo porque su familia vive allá, sino porque siente que Caracas sigue siendo una importante inspiración para su trabajo. “Para mí, trabajar en Venezuela es más interesante. A veces necesito esa informalidad y ese caos para crear”, asegura. Pero también es importante que su trabajo continúe evolucionando y explorando nuevos temas y asuntos. Como concluye controversialmente en su entrevista con Quiles, “muchos artistas latinoamericanos usan estos temas [políticos actuales] como su idioma principal. Creo que hay límites para esta fórmula. El activismo y el arte no siempre van juntos. Si quieres cambiar el mundo, es mejor ser actor, un trabajador social o un músico famoso, para llegar a un público más amplio”.

Vista de la exposición Works on Paper, de Luis Molina-Pantin, en Henrique Faria Fine Art, Nueva York 2016. Cortesía de la galería
Vista de la exposición Works on Paper, de Luis Molina-Pantin, en Henrique Faria Fine Art, Nueva York 2016. Cortesía de la galería

LUIS MOLINA-PANTIN: WORKS ON PAPER

Henrique Faria Fine Art, Nueva York

Hasta el 11 de febrero de 2017