Para su muestra en La Casita, realizada en diálogo con Ana Mercedes Hoyos y bajo la curaduría de Camilo Chico, el artista Alberto Lezaca (Colombia) indaga en torno a la percepción mental del espacio arquitectónico. En la exhibición, titulada en Abajo y las Excepciones, Lezaca presenta una serie de instalaciones en las que construye capas sobre el espacio expositivo, las cuales buscan desarticular y fracturar la arquitectura a través de la utilización de materiales como dry wall, metal, madera y caucho, recursos que usualmente son empleados para la construcción de estructuras arquitectónicas efímeras o provisionales. Igualmente, sobre estas capas emergen una serie de pinturas, esculturas y videos en directo diálogo con tales estructuras.

Las pinturas presentadas proponen espacios especulativos y construcciones improbables, mientras que en el espacio aparece una serie de esculturas que hacen referencia a muebles, objetos que finalmente ponen en duda su carácter utilitario. En la muestra también se puede encontrar una video-instalación elaborada por el artista, la cual pone en escena una representación digital de un espacio cerrado, dentro del que se observa una serie de objetos animados que van construyendo y destruyendo una sucesión de esculturas, formadas estas últimas por fragmentos o residuos de, a su vez, otros objetos.

En palabras del propio artista: “Todos estos objetos que nos rodean son, en efecto, objetos gracias al sofisticado artificio del lenguaje: es ese común acuerdo que nos permite llamar silla a una silla. Debido a esto aparece otra categoría de objetos: me refiero a los objetos mentales. Esa imagen mental de la silla que se construye en, valga la redundancia, nuestra mente, sin necesidad de tocar la silla. Casi como una perversa sinestesia, en la cual el mundo se configura en nuestra mente antes que nuestro cuerpo sienta la fuerza de gravedad interrumpida por la silla al dejarnos caer sobre ella. Esta suerte de desdoblamiento de la realidad se convierte en un inestable espacio de experimentación, donde la materia física y la materia mental son elementos maleables que permiten distorsiones, alteraciones y especulaciones delirantes.”

ALBERTO LEZACA: ABAJO Y LAS EXCEPCIONES

La Casita – Colección Chehebar, Bogotá, Colombia

Hasta el 5 de enero de 2017