El pasado 5 de diciembre, recibimos un correo electrónico en el que se anunciaba el inminente cierre de la Galería BECH, un espacio dependiente de la Dirección del Instituto Cultural del BancoEstado, una vez se celebre su próxima exposición en enero de 2017, del artista Nicolás Fuentes. En dicho mail,  la coordinadora de esa galería, la artista visual Paz Carvajal García, lamentaba informar la decisión, que obedece a las “nuevas políticas” de la Dirección del Instituto Cultural del banco.

“Lamentamos informar que la nueva Dirección del Instituto Cultural del BancoEstado, de quien depende Galería BECH, de acuerdo a sus nuevas políticas ha decidido no continuar con la actual gestión de la Galería, espacio de arte contemporáneo ampliamente reconocido en nuestro medio y desde sus inicios dirigido a valorar y difundir las obras de artistas jóvenes. Por lo mismo queremos comunicar que no se abrirá convocatoria para el año 2017”, dice el correo.

“Lamentamos que se cierre este espacio que ha sido fundamental en la exhibición y difusión del arte contemporáneo de los artistas más jóvenes. Muchos de ellos, que hoy tienen una carrera consolidada, expusieron tempranamente en Galería BECH, transformándola en un lugar iniciático que muchas veces albergó la primera exposición individual del artista”, continúa.

Ante la noticia, solicitamos a Carvajal nos explicara las razones que fueran de su conocimiento para el cierre de un espacio que ha funcionado por más de 18 años. Aunque aún desconocemos las causas de dicho cierre, y esperamos saberlas prontamente por parte de la Dirección del Instituto Cultural del BancoEstado, por el momento damos a conocer un comunicado en el que su coordinadora reflexiona sobre la historia de Galería BECH y lo que su cierre implica para la escena del arte chileno.

Frente al próximo cierre de Galería BECH, es necesario hacer una mirada retrospectiva de lo que ha sido la trayectoria de este espacio.

Estando a cargo desde 1998 de la coordinación y selección de las exposiciones, he constatado el posicionamiento de Galería BECH como un lugar consolidado para las nuevas generaciones de artistas, que ven en ella un lugar reconocido y significante.

A pocos años de comenzar la convocatoria abierta a propuestas de artistas, sin un eje temático ni restricciones generacionales o curriculares, se fue dando una situación particular que tenía que ver con la falta de espacios de exhibición para los artistas más jóvenes. La Galería siempre apostó por las nuevas tendencias del arte contemporáneo con una mirada reflexiva en cuanto a contenidos y lenguaje visual y en ese entonces casi no existían lugares que dieran cabida a estas manifestaciones. Fue así como año tras año el interés por esta convocatoria fue creciendo, derivando en un espacio iniciático que la mayoría de las veces alberga la primera exposición individual del artista.

Con un espacio para la exhibición bastante singular, el artista se enfrenta a un interesante pero complejo escenario, alejado del perfecto cubo blanco, que le exige realizar un cuidadoso ejercicio expositivo. Estas particularidades, sumado al historial de exposiciones, hacen de Galería BECH un lugar privilegiado e indispensable para las nuevas generaciones de artistas.

Artistas como Magdalena Atria, Víctor Hugo Bravo, Máximo Corvalán, Claudio Correa, Sebastián Preece, Cristian Silva Soura, Livia Marín y Carolina Ruff expusieron sus obras en los primeros años de funcionamiento de la Galería. Luego, César Gabler, Leonardo Portus, Margarita Dittborn, Rosario Carmona y Tomás Fernández, entre otros destacados artistas, nos invitaron a reflexionar con sus propuestas visuales, dando paso en los últimos años a una nueva camada de artistas como Wladimir Bernechea, Sebastián Calfuqueo, Josefina Concha, María Gabler, Claudia González, Cristian Inostroza, Camila Lobos, José Miguel Marty, Barbara Oettinger, Juan Estéban Reyes y un gran etcétera.

Durante estos dieciocho años he seleccionado junto a Francisco Sanfuentes los proyectos a realizar y desde los últimos años hemos invitado a un tercer evaluador que brinda una mirada desde afuera a esta selección, enriqueciendo el debate. Es así como hemos tenido el privilegio de contar con la mirada crítica de teóricos como Sergio Rojas y Soledad Novoa y de artistas visuales como Enrique Matthey, Demian Schopf, Pablo Ferrer, Daniel Cruz, Leonardo Portus y Andrés Durán.

Así también, desde el comienzo hemos querido apoyar y difundir la reflexión teórica asociada a la creación visual, sugiriendo a los artistas que exponen que gestionen un texto crítico, ya sea solicitando éste a un teórico del arte, a otro artista o simplemente escribiendo sobre su propia obra. Gracias a esta iniciativa hemos contado con textos de gran agudeza de teóricos como Antonio Arévalo, Gonzalo Arqueros, Carmen Berenguer, Eugenia Brito, Diamela Eltit,  Andrés Grillo, Guillermo Machuca, Justo Pastor Mellado, Soledad Novoa, Carlos Ossa, Gonzalo Pedraza, Bárbara Palomino, Sergio Rojas, Eduardo Sabrovsky, Pablo Selín, Ignacio Szmulewicz, María Elena Retamal, entre otros, y textos de artistas para otros artistas como Alicia Villarreal, Mónica Bengoa, Eugenio Dittborn, Pablo Ferrer, Rodrigo Galecio, Voluspa Jarpa, Pablo Langlois, Carlos Navarrete, Tomás Rivas, Martín Sastre, Rainer Krause y Rodrigo Vega, por nombrar a algunos.

De alguna manera, este espacio se transformó en un lugar donde el visitante puede quedar al tanto de lo que está pasando con el arte contemporáneo de nuestros artistas más jóvenes.

Santiago, diciembre, 2016

Paz Carvajal García

Artista visual

Coordinadora Galería BECH