La mayoría de los niños quieren sobre todo ver el alma del juguete (…) El niño da vueltas y más vueltas a su juguete, lo araña, lo agita, lo golpea contra las paredes, lo tira al suelo. (…) por último lo entreabre, él es el más fuerte. ¿Pero dónde está el alma? Aquí comienzan el estupor y la tristeza. ¿Les invade una cólera supersticiosa contra esos menudos objetos que imitan la humanidad, o bien les hacen sufrir una especie de prueba masónica antes de introducirse en la vida infantil?

Puzzling question

Charles Baudelaire, Francia, 1853

 

En 1965, a propósito de la exposición The responsive eye (MoMA, New York), su curador William C. Seitz apunta que las obras en la muestra «(…) exist less as objects to be examined than as generators of perceptual responses in the eye and mind of the viewer» (existen menos como objetos para ser examinados que como generadores de respuestas «perceptuales» en el ojo y la mente del espectador). En la época de la segunda posguerra se produjo una tendencia —tanto del arte como en su mercado— por enfatizar relaciones «perceptuales», a la par que fueron paulatinamente configurándose nuevas relaciones conceptuales; las cuales el propio Seitz no puede ignorar, a pesar de la predominante aproximación formalista que el circuito comercial fue imponiendo desde la galería al coleccionismo público y privado. En el propio año en que desde el MoMA se acuñaba lo «perceptual» en el circuito de New York y en que Denise René impulsaba el cinetismo desde sus galerías, se exhibía en Musee de la Ville de París una de las primeras obras de arte conceptualista, One and three chairs, de Josef Kosuth.

Una situación tensa, casi promiscua pero productiva, se fue derivando de los puntos de conexión entre las respuestas perceptuales y las de «la mente», alejando a la experiencia estética cada vez más de las ataduras del objeto artístico. El art-idea tuvo, a partir de entonces, un impacto creciente en el re-ordenamiento de las reglas de juego del arte y de sus circuitos institucionales. Varias ramificaciones de esas experiencias condujeron al minimalismo, al accionismo y a la performance, a los entonces llamados «environments» (ambientes), instalaciones, e intervenciones en sitios públicos. El conceptualismo dejó de ser una tendencia, para ir transformándose en una manera de pensar y de actuar. Resulta curioso que las más atrevidas experiencias del llamado cinetismo fueron conceptualistas, accionistas y políticas.

Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas
Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas
Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas

Ahora bien, no es lo mismo hablar en el arte del “juguete” que del “juego”. En un caso, nos remite al objeto, en el otro, a la acción y al espacio de relaciones entre la obra y el público. En la historia del arte es posible verificar aquellos artistas que proponen reinventar las reglas de juego (que, en definitiva, es reinventar el arte garantizando su devolución a los procesos de realización y a la falta de conclusiones). También existen aquellos artistas que son buenos jugadores, que sobrepasan los límites, que hacen el juego siempre más interesante y pueden hasta mejorarlo. Son comparables a atletas de alto rendimiento. Se podría decir que tanto mérito tiene el inventor de juegos, como los jugadores que hacen de un partido un evento único. Tan especial que gana su justo lugar en la historia.

De juguetes, acciones, inventores de juegos y jugadores excepcionales, está hecha esta exposición con obras de la colección de Ella Fontanals Cisneros, donde se entrecruzan y ganan otros sentidos en algunos de sus principales ejes temáticos.

De hecho, el pionero de la crítica de arte, Charles Baudelaire, quien además fue incisivo en sus escritos sobre los Salones de París en el siglo XIX, detectó un “cambio de juego” y se volvió él mismo parte de sus nuevos fundamentos. Uno de sus más importantes textos sobre estética y arte es, de hecho, un cuento que usa como metáfora la relación de los niños con los juguetes, para así hablar sobre la moralidad en esos nuevos fundamentos del arte y de la sociedad (Morale du joujou. In Le Monde littéraire, 17 de abril, 1853). Dicho escrito anunciaba ya un camino que evolucionó en el arte moderno durante la primera mitad del siglo XX, y que cristalizaría en la actitud y las prácticas artísticas contemporáneas en la segunda posguerra y durante los años de la guerra fría.

Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas
Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas

La exposición Toda percepción es una interpretación: You are part of it, es una mirada en retrospectiva desde problemáticas contemporáneas del arte, de la cultura, de la política y la economía. Pretende reflexionar sobre las sucesivas reconfiguraciones del mapa del arte en las últimas décadas, sobre los dislocamientos y reubicaciones de sus escenas de acción, de París a New York, de Venecia a Sao Paulo, de Basel a Miami. Habla acerca de zonas que han conseguido alternar impulsos centrípetos o centrífugos, donde el arte ha relocalizado sus puntos de encuentro y sus puntos de observación. Una muestra que presta atención también a los efectos de reformulaciones del mapa financiero o político, con una repercusión para los modos de hacer y de proceder en el arte.

La declaración de Liliana Porter que da título a la investigación sobre la Colección de Ella Fontanals Cisneros y a la presente muestra, sintetiza la hipótesis principal, y simultáneamente funciona como una pista que alerta al visitante, el cual irá a introducirse en ciertos mapas mentales, en determinados “puzzling questions” —diría Baudelaire—. Las inquietudes resultan afines y reveladores los contrapuntos, independientemente del hecho de provenir de diferentes latitudes o generaciones. Resulta aquí más importante el lugar en las líneas de pensamiento, en las cuales estos artistas se encuentran. La muestra Toda percepción es una interpretación: You are part of it, curada por Eugenio Valdés Figueroa y Katrin Steffen es, desde la entrada, una invitación a participar activamente, no apenas con el ojo, ni siquiera con el cuerpo. Pues desentrañar enigmas demanda un juego de otro orden: el así llamado “responsive mind”.

Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas
Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas
Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas
Vista de la exposición "Toda percepción es una interpretación: You Are Part of It", en CIFO Art Space, Miami, 2016-2017. Cortesía: CIFO| The Cisneros Fontanals Art Foundation. Foto: Oriol Tarridas

TODA PERCEPCIÓN ES UNA INTERPRETACIÓN: YOU ARE PART OF IT.

CIFO Art Space, Miami

Hasta el 12 de marzo de 2017.