A fines de enero de este año, en Ciudad de México, abrió sus puertas Estancia FEMSA, plataforma cultural y artística auspiciada por Casa Luis Barragán y la Colección FEMSA. La iniciativa propone una serie de exposiciones, intervenciones, performances, actividades académicas y educativas, así como publicaciones que dialogan con el contexto histórico que ofrece la Casa y el legado de Luis Barragán, uno de los arquitectos más destacados del siglo XX, que habitó este espacio desde 1948 hasta su muerte en 1988.

Eugenia Braniff y Patrick Charpenel son los encargados de su programa curatorial, que hasta ahora ha contado con la participación de artistas reconocidos a nivel mundial, cuyo trabajo invita a “explorar nuevos formatos expositivos, haciendo hincapié en mantener intacto el valor histórico del espacio, al mismo tiempo que se le inserte dentro de nuevos diálogos en el contexto cultural actual”, según Catalina Corcuera, Directora de Casa Luis Barragán.

Hasta la fecha, Estancia FEMSA ha acogido cuatro exposiciones: la colectiva Barragán Fetichista; Secretos, de Iñaki Bonillas; un homenaje a Marius de Zayas; e Hípico. Música, caballos y arquitectura: un corrido, de Edgardo Aragón.

Barragán Fetichista, 28 Febrero - 3 Abril 2016. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Moritz Bernoully
Barragán Fetichista, 28 Febrero - 3 Abril 2016. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Moritz Bernoully
Barragán Fetichista, 28 Febrero - 3 Abril 2016. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Moritz Bernoully
Barragán Fetichista, 28 Febrero - 3 Abril 2016. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Moritz Bernoully

Barragán Fetichista

Estancia FEMSA abrió con la exposición Barragán Fetichista, conformada por 24 obras de la Colección FEMSA, una de las más destacadas en Latinoamérica. Curada por Willy Kautz, esta muestra reunió a destacados artistas como Frida Kahlo, Gego, Francis Alÿs, Manuel Álvarez Bravo, Carlos Cruz-Diez, Eduardo Terrazas, Wifredo Lam, Ana Mendieta, Carlos Cruz-Diez, Joaquín Torres García, Lygia Clark, Claudio Bravo y Francisco Toledo, entre otros, así como una comisión inédita a cargo del artista mexicano Jorge Satorre.

A través de una selección de obras de la colección FEMSA, Barragán Fetichista abordó la arquitectura de Casa Luis Barragán a partir de sus objetos decorativos. Las piezas fueron distribuidas en los sitios de la Casa que conforman el espacio íntimo habitacional, el jardín y el estudio, todo con la idea de destacar el concepto de fetiche a través de la relación con sus artefactos, elementos religiosos, esferas reflejantes y trabajos pictóricos existentes desde que Barragán hacía uso de ésta, invitando así al público a reflexionar sobre el carácter simbólico de los mismos.

Secretos, Iñaki Bonillas, 15 Mayo - 10 Julio 2016. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Iñaki Bonillas
Secretos, Iñaki Bonillas, 15 Mayo - 10 Julio 2016. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Iñaki Bonillas
Secretos, Iñaki Bonillas, 15 Mayo - 10 Julio 2016. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Iñaki Bonillas

Secretos, de Iñaki Bonillas

La segunda exposición presentada en Estancia FEMSA fue Secretos, del artista mexicano Iñaki Bonillas. Curada por Eugenia Braniff, abarcó la temática de la idea del encubrimiento en el contexto cotidiano.

El trabajo de Bonillas tiene la característica de explorar acervos personales de forma metódica e incluso obsesiva y, en esta ocasión, se adentró en el espacio personal de Barragán para indagar lo que esconde su historia a través de mínimos gestos. Bonillas usó ciertos espacios de la casa para ubicar una serie de esculturas y fotografías, a través de las cuales buscó entrar en el universo de esos secretos, de un modo más figurativo que literal. Fue así como, advirtiendo marcas de los muebles sobre la alfombra e implementando algunas herramientas para el funcionamiento de la casa (timbres ocultos y gavetas minuciosamente ubicadas), se leyó una historia paralela en torno a esta construcción.

Sin reflexionar directamente sobre la obra de Barragán y su persona, el artista planteó su exposición como una meditación sobre la manera en que Casa Luis Barragán dialoga con la necesidad humana de mantener ocultos no sólo ciertos objetos, sino diversas emociones, pensamientos, misterios, confidencias y, en suma, todos los secretos que se convirtieron finalmente en la materia prima de esta exposición.

Marius de Zayas, 1 Octubre 2016 - 8 Enero 2017. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA. Fotografía: Omar Olguin

Marius de Zayas

Después de presentar dos exposiciones de carácter experimental, Estancia FEMSA -en colaboración con Colección Diéresis-, buscó resaltar el interés que tenía el arquitecto mexicano hacia las vanguardias artísticas de principios del siglo XX. Con este objetivo, presentó una muestra que reunió parte de la obra del ecléctico artista veracruzano Marius de Zayas (1880- 1961), quien durante su vida exploró el mundo de las letras, el dibujo, el teatro, el cine, las galerías de arte y el mecenazgo.

Marius de Zayas, actualmente un personaje sumido en el anonimato, tuvo a principios de siglo pasado una gran relevancia en la creación, divulgación y promoción del arte moderno en América y Europa. Nacido en el año 1880, en el seno de una familia acomodada, de Zayas tuvo un contacto temprano con el periodismo, del que surgió su vocación por el dibujo y la escritura.

Su obra personal incluye dibujos, caricaturas y libros como How, When, and Why Modern Art Came to New York (Cómo, cuándo y por qué el arte moderno llegó a Nueva York), una historia basada en sus memorias acerca de la introducción del arte moderno a Estados Unidos, creada a petición de Alfred H. Barr Jr. (fundador del Museo de Arte Moderno de Nueva York). Además, se hizo cargo junto a su padre de diversas publicaciones y administró sus propias galerías de arte: Modern Gallery y De Zayas Gallery.

De Zayas además trajo al continente piezas de artistas europeos como Pablo Picasso -de quien organizó en 1911 su primera exposición en Estados Unidos-, Georges Braque, Francis Picabia, André Derain y Constantin Brancuși, algo impensado para esos años. También presentó en Nueva York el trabajo de pintores mexicanos como Diego Rivera.

La exposición en Estancia FEMSA se articuló a partir de dos ejes principales: 291, una de las primeras revistas de vanguardia fundada y editada por Marius de Zayas; y una selección de sus dibujos a línea, carbones, fotografías y libros que ofrecen una síntesis de su labor artística.

El taller de arquitectura de Frida Escobedo reinterpretó, para la museografía de la exhibición, la legendaria galería The Little Galleries of Photo-Secession –o The Little Galleries– donde Marius de Zayas y los artistas más destacados de la época presentaron sus obras. Antonio Saborit, director del Museo Nacional de Antropología, desarrolló el concepto curatorial de la exposición.

Marius de Zayas, Bombita a portagayola, 1906. Carboncillo sobre papel. ©Colección Diéresis. Fotografía: Omar Olguin
Marius de Zayas, Rodin and Steichen, 1912. Fotograbado. ©Colección Diéresis. Fotografía: Omar Olguin
Hípico. Música, caballos y arquitectura: un corrido, de Edgardo Aragón. 6 de noviembre al 10 de diciembre de 2016, Ciudad de México. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA.
Hípico. Música, caballos y arquitectura: un corrido, de Edgardo Aragón. 6 de noviembre al 10 de diciembre de 2016, Ciudad de México. Estancia FEMSA - Casa Luis Barragán, Ciudad de México. Imagen cortesía: Estancia FEMSA.

Hípico. Música, caballos y arquitectura: un corrido, de Edgardo Aragón

La actual muestra de Estancia FEMSA –y hasta el 10 de diciembre de este año- se titula Hípico. Música, caballos y arquitectura: un corrido, intervención sonora, del artista mexicano Edgardo Aragón. En esta oportunidad, se trata de una performance musical -curada por Eugenia Braniff- que se vincula al interés del arquitecto por la música y su afición por el arte sonoro.

Aragón cuestiona la historia del México post-revolucionario y la confronta con la construcción de su identidad y sus mitos. Uno de los motivos que aborda es el caballo, mecanismo de transporte y medio productivo que fue resignificado en la Nueva España y otros países como un objeto de estatus y poder, más allá de ser una herramienta de trabajo.

El trabajo de Aragón se caracteriza por revelar situaciones propias de la cotidianidad de las zonas rurales en México, recreando eventos y escenarios conformados por paisajes y discursos en los que subyace un tono político y una narrativa inspirada en el entorno inmediato del artista.

Hípico. Música, caballos y arquitectura: un corrido se inspira en canciones populares de Miguel M. Ponce y abre una posible conexión entre el caballo y la música, entendidos ambos como instrumentos políticos para construir una supuesta identidad mexicana. Así, en esta performance, tres piezas sonoras retumban sobre el espacio arquitectónico en salas y patios ubicados en puntos distantes de la casa de Luis Barragán.

Durante todos los sábados a partir de su inauguración, tres músicos interpretan la pieza musical escogida en sincronía y ubicados en lugares distintos de la Casa, para generar en el visitante un choque de perspectivas y visiones sobre el caballo y la música, sus connotaciones históricas y económicas, produciendo un efecto complejo y contradictorio dentro del espacio expositivo.

Los otros días de la semana (de domingo a viernes, hasta el día 10 de diciembre), el público puede apreciar la performance del artista a través de una grabación que se está presentando de 10:00 a 17:00 horas.