En la obra de Eduardo Sarabia (Los Ángeles, 1976), la cerámica se ha convertido en uno de los soportes principales para entretejer elementos tradicionales —como la talavera— con temas de índole social y natural en torno a la supervivencia, así como con actividades que se intersectan con el flujo de economías ilícitas.

Serpiente emplumada y otros festejos es el título de la instalación más reciente concebida por el artista para el Museo Tamayo en la Ciudad de México, a partir de una fascinación personal por el quetzal, tanto por sus mitos como por su realidad actual. En ella se extiende un montaje de esculturas y dibujos que sugieren posibles caminos hacia terrenos fronterizos. En ese sentido, la muestra es una acumulación alegórica de relatos ancestrales, de referentes del contexto político, de nuevas mitologías. Pero también una colección de taxidermia que reúne cerca de 300 aves, entre las que se encuentran el quetzal, la cotinga azul, el cuco ardilla y la espátula rosada.

EDUARDO SARABIA: SERPIENTE EMPLUMADA Y OTROS FESTEJOS

Museo Tamayo. Ciudad de México.

Hasta el 13 de noviembre de 2016.