El Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá, presenta El origen de la noche, exposición colectiva y transdisciplinar que reúne diversas propuestas sensibles para mostrar la relación de lo viviente y lo sagrado del saber de seis comunidades indígenas de la cuenca amazónica y su relación con el territorio, así como el cataclismo que se produce al contacto con el mundo capitalista y con las guerras ajenas, como es el caso en el contexto del conflicto interno de Colombia. Apoyada en una concepción contemporánea del archivo que busca “despertar hoy memorias del pasado para llevarlas al futuro”, El origen de la noche acoge archivos fotográficos, sonoros y audiovisuales de creadores interesados en investigar, registrar y preservar los valores, conocimientos y tradiciones de la cultura indígena.

Así, nos encontraremos con las fotografías de la brasileña Claudia Andujar, la película Xapiri de los también brasileños Gisela Motta y Leandro Lima, la obra del fotoreportero Jesús Abad Colorado, los archivos del biólogo naturalista Juan Manuel Renjifo, la instalación audiovisual de Carolina Caycedo, y la pieza central, alrededor de la cual se ha construido la muestra, y que le da título: la instalación sonora El origen de la noche del colectivo 4Direcciones (Diana Rico y Richard Décaillet), que rescata archivos sonoros de comunidades indígenas que datan desde el año 1918 para ponerlos a interactuar en un trabajo creativo con la participación de indígenas contemporáneos. Una experiencia, más que sonora, multisensorial, que nos desorienta apenas ingresar y nos invita a vivenciar un estado de conciencia expandida.

Curada por María Belén Sáez de Ibarra, Directora Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia, El origen de la noche toma su nombre del mito indígena común a las comunidades de la cuenca amazónica que narra el origen del chamanismo y su organización política, social y cultural: los dueños de la noche, entidades míticas, le entregaron a los ancestros de la gente una caja que contenía La Noche. Cantos, conjuros, danzas, plumas, vestimentas, la muerte, la noche, poderes espirituales y las fuerzas físicas y de la naturaleza confluían allí. Esta caja tenía la firme indicación de ser abierta en una maloca pues con ella recibían el poder de controlar su entorno, sanar el mundo, alejar la tragedia, llamar la abundancia, curar el tiempo y lograr la visión de lo físico y espiritual.

Basándose en el mito, y con el permiso y la asesoría de líderes espirituales de las etnias indígenas Barasano, Andoque, Huitoto (Murui), Wayuu, Kogui y Tubu, la exposición El origen de la noche abre la caja sagrada de estas comunidades para convertir al Museo de Arte en una maloca que incita a la sanación espiritual de los visitantes.

En el auditorio del Museo, el mismo colectivo ha instalado La caja de plumas, una exploración de archivos audiovisuales y sonoros de múltiples fuentes. Su elaboración correspondió a una investigación minuciosa en distintas bases de datos hechas sobre cine colombiano y específicamente sobre los pueblos indígenas y originarios. El montaje realizado con Sandra Rodríguez Báez -y la investigación de archivos de Leonarda De la Ossa– busca recrear la temporalidad de los rituales indígenas a través de esta experiencia de ocho horas de duración.

4Direcciones (Diana Rico y Richard Decaillet), El origen de la noche, instalación sonora. Creación colectiva con indígenas Barasano, Andoque, Huitoto, Wayuu, Kogui y Tubu. Cortesía: Museo de Arte Universidad Nacional de Colombia

En otra sala nos encontramos con la serie Chamanismo de Claudia Andujar, once fotos a color, realizadas en la década del 70, donde la octagenaria fotógrafa brasileña capta el cruce de fuerzas entre la naturaleza y los chamanes de la Amazonía brasileña, hogar de la etnia Yanomami. Para los Yanomamis el mundo de los espíritus es parte fundamental de su vida. Cada animal, roca y árbol tiene su propio espíritu, y son los chamanes los poseedores de la sabiduría para controlar estas fuerzas naturales.

De Andujar también se muestra la serie El exterminio continúa, en las que denuncia a través de 49 fotografías en blanco y negro los estragos que la deforestación, la malaria y demás agentes agrestes de la ‘colonización del hombre blanco’ han causado en el pueblo Yanomami, una de las tribus más aisladas de América del Sur.

Destaca además el documental Xapiri, realizado por los documentalistas Gisela Motta y Leandro Lima, en colaboración con el filósofo Laymert García dos Santos, además de Stella Senra y Bruce Albert, un registro de la Ceremonia del Yopo o reunión de todos los chamanes del territorio Yanomami en la aldea Watoriki del Amazonas, en marzo de 2011 y abril de 2012. Con el acompañamiento de la artista Claudia Andújar, Xapiri utiliza la tecnología digital para crear ‘simulaciones’ de imágenes y sonidos chamánicos y así visibilizar y sensibilizar el contacto de los chamanes con los espíritus de la naturaleza. Esta película de 55 minutos de duración se proyecta en conjunto con las fotografías de Claudia Andujar.

EL ORIGEN DE LA NOCHE. SONIDO, TIEMPO Y TERRITORIO INDÍGENA

Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, Bogotá

Hasta el 18 de febrero de 2017