Mauro Herlitkza, coleccionista y co-director de la Galería Henrique Faría Buenos Aires, estuvo hace poco en Santiago de Chile con motivo de la exposición Found Poetry, de Guillermo Deisler, de la cual es co-productor junto con la galería D21. Invitado por Antenna para una de sus sesiones, Herlitzka realizó una visita guiada por la muestra y entregó su visión en torno a las estrategias que viabilizan una exposición co-producida entre dos galerías, una chilena, otra argentina, haciendo énfasis en las conexiones de gustos, intereses y discursos que deben compartir para lograr este tipo de exhibiciones. Desde la vinculación que ha tenido en el arte durante toda su vida, siendo el coleccionismo parte intrínseca de su genética familiar, Herlitzka habló de Deisler con una pertenencia y conocimiento que se asienta en lo latinoamericano, los ejercicios del artista y la pasión que ha motivado su accionar en torno a las artes visuales.

Presentamos aquí un resumen, en palabras del propio Herlitzka, de esa visita guiada por la muestra en D21, que reúne unas 30 obras de arte-correo, libros de artista, collages, postales, grabados y pinturas pertenecientes a la familia del artista. Otras obras de Deisler (Santiago de Chile, 1940 – Halle, Alemania, 1995) se encuentran en las colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes (Santiago de Chile), Reina Sofía (Madrid), MoMA (Nueva York), Centre Pompidou (París), Colección de la Biblioteca Nacional de París, Colección de la Biblioteca de Sajonia (Dresde), Museo Nacional Schiller-Marbach (Alemania) y Biblioteca de Leipzig (Alemania).

Los inicios

En 1963, Guillermo Deisler empieza a trabajar como grabador en la Universidad de Chile, en Santiago, siendo profesor en este lugar. El grabado, y más específicamente la impresión de imágenes y de textos, es algo que lo va a acompañar toda su vida. También en ese año comienza su proyecto Ediciones Mimbre. Como muchos otros artistas que se vinculan luego con el arte correo (como Paulo Bruscky en Brasil, y Edgardo Antonio Vigo en Argentina), Deisler comienza a experimentar en la impresión y en las ediciones, medios que permiten publicar a muchos artistas, poetas, escritores y gente del campo de la escritura experimental.

Deisler produce un corpus de 40 y tantos cuadernos que desarrolla en varios años, incluso hasta cuando se va a Antofagasta en el año 67 para enseñar allí en la sede de la Universidad de Chile. Esta muestra tiene una condición casi antológica; no tiene un norte específico, pero sí un ordenamiento: su periodo de Santiago, el de Antofagasta, y luego cuando se va de Chile, en 1973.

Deisler tiene un obra cuestionadora -no solamente desde el punto de vista político, sino personal, moral, artístico, y formal- y esto hizo que fuera negada; y cuanto más se niega, más quedan lados sepultados hasta que alguien los saca a flote. Y muchas veces -y esto pasa mucho en Latinoamérica- la sacada a flote es desde otro lado. De repente ¡puf!: “¿de quién se trata esta persona?”.

Alejandra Villasmil: ¿Cómo se da el descubrimiento de Deisler como objeto de estudio académico y como objeto de mercado también?

Mauro Herlitzka: Es interesante tu pregunta porque nosotros como galeristas somos bichos de estudio. Trabajamos, estudiamos, leemos mucho. Entonces más de una vez nuestra salida fue a la observación y al mercado. No siempre hemos provocado a la academia. La mayoría de las veces ha sido al revés: la academia nos lleva a nosotros. Y estamos muy atentos, como radares, a descubrir situaciones. Entonces, en el caso de Deisler, fue a través del maestro Loza… él menciona a Clemente Padín, en Uruguay, y hablando del tema del arte correo, me dice: “¿por qué no hablas con la viuda de Deisler en Chile, que él es magnífico?”. Y vine a verla…

AV: ¿Eso en qué año fue?

MH: 2008. En ese momento, Francisca García estaba sacando un libro que publicó un año más tarde. Y de ahí ya aparecieron cuatro publicaciones de Deisler; su obra comienza a estar presente en muestras como Perder la Forma Humana, en el Museo Reina Sofía; sus obras y sus libros ya están el MoMA, en el Pompidou, en la Tate, en el Reina Sofía y en muchos museos en Alemania. O sea, ya él tiene una construcción, no tan conocida en Chile, pero hoy en día ya han aparecido varios libros y publicaciones, y con recursos de Fondart se está trabajando un archivo magnífico de forma muy profesional.

Poesía Visual y Arte Correo

Mientras los artistas concretos trabajaron la poesía concreta de forma poética y artística, la poesía visual funcionaba bajo otro esquema en donde de pronto los textos se pueden manifestar de distinta manera. Deisler viene del campo del grabado, y a partir de un momento comienza a agregarle textos. Una de sus innovaciones son las onomatopeyas, los sonidos guturales. Desarrolla en el año 69 un libro llamado Grrrrr, que es este inventario sobre la violencia. De estos grabados, son pocos los que sobreviven. Son pruebas de artista o ediciones de tres, o sea, son realmente escasísimos. Son del período 1969-1971.

Deisler tiene diálogos y correspondencias con Edgardo Antonio Vigo, y con artistas en países de Europa del Este. A través del arte correo empiezan a circular ideas, a armar libros en donde por ejemplo él enviaba un texto a Ulises Carrión. Fue toda una práctica de resistencia, pero también de intercambio cultural, y además era un lugar en donde la censura no entendía nada. Los censores eran muy brutos y no entendían nada… además todo estaba escrito en otros idiomas -búlgaro, alemán, inglés, francés-… era imposible que lo captaran. Y hay veces que los que venimos del campo visual entendemos el idioma, pero aprendemos a leerlo entrelíneas; tenemos métodos para entender lenguajes gestuales, o sea, hay muchas otras formas en donde uno puede leer determinadas situaciones.

Found Poetry

En el año 73, Deisler se va de Chile. Se exilia en Bulgaria, donde vive 12 años, y después se va a Alemania. Allí, en los años 90, empieza a armar y distribuir el libro, a transformarlo en objeto determinado. Entonces, el libro no deja de ser una esencia, nada más que se trasmuta en otro tema.  También en Alemania transforma en otro concepto a la poesía. Quiere encumbrar la poesía en distintos lados, y así surge el concepto de Found Poetry, o sea, que desde un texto, él define lo que es una poesía. Y comienza a desarrollar libros, collages, sobre la idea de Found Poetry, empieza a hacer la poesía encontrada.

Aquí podemos encontrar fotos de él, de performances de entre 1991 y 1993. Hace también series de trabajos sobre la Conquista de América y una serie, durante los años 1987-1990, vinculada con el cuerpo y la tortura en Chile. O sea, todas sus referencias tienen que ver con un contexto propio, pero también visto con la mirada del exiliado. Deisler tiene un corpus de obra, collages de los años 70, donde hay unas burlas muy fuertes a las condiciones políticas y a Pinochet.

Guillermo Deisler tuvo éxito en vida, pero fue en Alemania, con sus trabajos en escenografía. En su momento no exhibía. Algunos familiares o personas allegadas a artistas como Deisler o Bruscky decidieron por muchos años conservar sus cosas y tienen bibliotecas. Pero otras familias las tiraron, hicieron un auto de fe. Nosotros en la galería creemos que hay mayor interés de las instituciones y del coleccionismo por este tipo de expresión artística. De hecho, hay obras que hoy pueden valer 3.000-4.000 dólares y hace tres años estaban en 1.500. Vemos también que hay obra de Bruscky que ahora vale varias veces más. Entonces, hay un interés de parte de las instituciones y del coleccionismo, y la obra es finita. Entonces tiene que haber un balance, porque también nos interesa que esta obra pueda estar en buenas colecciones. En Chile, se han hecho muestras de Deisler en Antofagasta, y ahora el Centro de Arte Contemporáneo de Cerrillos se inaugura con obra de él también. El Museo de Arte Contemporáneo (MAC) exhibió obra de él hace poco. Creo que es importante que el público, el coleccionista, el privado chileno, pueda ver y valorar estos artistas que le son propios.

Artishock es Media Partner de Antenna, una organización que crea vínculos entre el mundo del arte y la sociedad con el fin de construir y difundir la identidad cultural de Chile. Apoya a artistas y creativos en la gestión y desarrollo de proyectos de arte e investigación artística. Construye comunidad en torno al arte y opera gracias al apoyo de sus miembros.

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.
UA-20141746-1 Cartelera