La exposición Aromérica Parfumeur, de la artista estadounidense Beatrice Glow, es una instalación que apela al sentido olfativo para subrayar un paralelo entre el imaginario social, la violencia sistemática y el olor de las especias, destacando así el rol de las plantas en el modelado de la historia de la humanidad, particularmente durante el sangriento desarrollo del comercio colonial. De hecho, se podría decir que especias como la nuez moscada, el clavo de olor, la canela y la pimienta negra, fueron “el petróleo” del siglo XVII. Por ello, la exhibición, que se presenta hasta mediados de septiembre en la Sala de Arte Mall Plaza Vespucio del Museo Nacional de Bellas Artes, en Santiago, toma la forma de una perfumería, mientras conecta el imaginario histórico del “descubrimiento” y la formación de las Américas tras la búsqueda de las especias de Asia.

En ese sentido, parece adecuado enfatizar que los conquistadores europeos no sólo estaban en la búsqueda de “El Dorado” y de la “Fuente de la Juventud Eterna” al momento de su arribo al continente americano, sino también del “Picante” y del “País de la Canela”. Por ello, la historia social de las plantas mantiene una relación íntima con la globalización: la circunnavegación del mundo liderado por Hernando de Magallanes fue financiada por un puñado de clavos de olor y Colón llegó a las Américas en la búsqueda de Asia y sus especias. Luego, fue Américo Vespucio quien subscribiría la idea “radical” de la existencia de un “Mundo Nuevo”.

Por otro lado, la “globalización” se formalizó cuando Asia, las Américas y Europa se conectaron por la primera vez en el año 1565 por el Galeón de Manila, mejor conocido como el “Nao de la China” o “Nao de Acapulco”. Ésta era una ruta comercial que recorría la senda entre Manila, Acapulco y Sevilla, exportando bienes de lujo como porcelana, seda y especias, influyendo en la cultura visual de las Américas. Por ello, y en referencia al proceso de globalización, se encuentran en esta exhibición piezas de seda inspiradas por el Mantón de Manila, señalando la trans-historia social de las plantas. Inspirada en el movimiento indigenista, la instalación también considera plantas nativas e invasivas que se encuentran en Chile, situándose en la realidad de dicho territorio.

Vista general exposición “Aromérica Parfumeur”. Beatrice Glow, 2016. Sala de Arte MNBA Mall Plaza Vespucio. Santiago de Chile. Fotografía de Aertiron

BEATRICE GLOW: AROMÉRICA PARFUMEUR

Sala de Arte Mall Plaza Vespucio del Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago de Chile

Hasta el 18 de septiembre de 2016