La exposición Los hijos del diablo, que se presenta actualmente en Espacio Hache, en Santiago, continua la línea de investigación desarrollada por Javier Rodríguez sobre el cruce entre el dibujo, el cómic, el realismo fotográfico y las ciencias sociales para comentar sobre las imágenes de “el mal” y las de los medios de comunicación. Sin embargo, esta última serie presenta diferencias sustanciales en comparación a sus anteriores trabajos, puesto que se plantea como un boceto o ensayo de un futuro proyecto de “largometraje gráfico”. Así, la novedad en esta muestra es la gran cantidad de dibujos sin referencia fotográfica y el carácter de ficción del relato que los acompaña. En concreto, Los hijos del diablo, a modo de story board, cuenta la fatídica historia de tres jóvenes combatientes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez en torno al fallido intento de tiranicidio, sucedido en septiembre de 1986 en el Cajón del Maipo.

Javier Rodríguez (Chile, 1981) nos cuenta un poco más de esta exhibición en esta Visita Guiada.

Vista de la exposición "Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache

“La línea de investigación que, dentro del área de la práctica artística, he desarrollado en los últimos cuatro años, consiste en hacer un cruce, desde el dibujo, el realismo fotográfico y las ciencias sociales, entre dos tipos de imágenes: las del “mal” y las de los medios de comunicación. Esta relación ha derivado en una especie de pop ácido u oscuro que intenta producir inquietud e incertidumbre frente a los relatos y sentidos que se desprenden de las imágenes televisivas, cinematográficas, publicitarias y de prensa. Concretamente, dicha problemática la he trabajado desde los escenarios de violencia política ocurridos en Chile durante los últimos 45 años, principalmente, a partir de lo que he denominado como “documentales gráficos”, ya que tanto entrevistas, fotos de archivo y reportajes, así como también el cómic y una tradición de la grafica política heredada del grabado, dejan testimonio de figuras que tanto la historia como los medios de comunicación no han sabido recoger en toda su complejidad, criminalizándolos, la mayoría de las veces tras la imagen de lo malvado.

Bajo este marco, destaco mi serie Malos, que indaga en el fenómeno de los jóvenes encapuchados en Chile; Fantasma, que se concentra en la historia del desaparecido grupo subversivo chileno Frente Patriótico Manuel Rodríguez y su relación con el fracaso; y Revólver, propuesta intertextual entre dos sucesos del año 1965 que invitaban a pensar una posibilidad de mundo distinto: me refiero al lanzamiento del disco Revólver de The Beatles, y al surgimiento del MIR chileno”.

Vista de la exposición "Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache
Vista de la exposición "Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache
Vista de la exposición "Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache
Vista de la exposición "Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache
"Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache
"Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache
"Los Hijos del Diablo", de Javier Rodríguez, en Espacio Hache, Santiago de Chile, 2016. Cortesía: Espacio Hache