La obra de Marcela Correa (Santiago de Chile, 1963) se centra en el peso físico del objeto escultórico y su vinculación directa con el espacio. La manipulación de los diversos materiales involucrados en sus piezas -piedra, madera, metal- se produce con técnicas industriales adaptadas a un trabajo que apela a un imaginario artesanal. “Me interesa ocupar los espacios, invadirlos, cuestionarlos o incluso molestarlos… pero no adornarlos”, señala la artista.

En su primera exposición individual en Galería Patricia Ready, Correa presenta Corral, una obra monumental  compuesta por tres esculturas de gran formato que ocupan la totalidad de la sala principal. A la manera de un dibujo en el espacio, esta obra invita a ser recorrida tanto con la mirada como con el tacto.

Con este último trabajo Correa continúa explorando las posibilidades formales de los materiales. La artista pone en tensión la materialidad de la madera de espino, el ónix, el granito y el fieltro para crear un espacio lúdico, cálido y, hasta cierto punto, perfectamente habitable.

Marcela Correa, Corral, vista de la exposición en Patricia Ready, Santiago, 2016. Cortesía de la galería

Marcela Correa, Corral, vista de la exposición en Patricia Ready, Santiago, 2016. Cortesía de la galería

Marcela Correa, Corral, vista de la exposición en Patricia Ready, Santiago, 2016. Cortesía de la galería

Marcela Correa, Corral, vista de la exposición en Patricia Ready, Santiago, 2016. Cortesía de la galería

Marcela Correa, Corral, vista de la exposición en Patricia Ready, Santiago, 2016. Cortesía de la galería

Marcela Correa, Corral, vista de la exposición en Patricia Ready, Santiago, 2016. Cortesía de la galería