A sus cortos dos años de existencia, Material Art Fair se ha posicionado como la principal feria de arte contemporáneo en México dedicada a las prácticas emergentes. Sus creadores, Daniela Elbahara y Brett W. Schultz, co-directores de la galería Yautepec de la Ciudad de México, en conjunto con Isa Natalia Castilla, fundadora de Incontemporary, se propusieron desde un comienzo apoyar y crear un nicho para galerías internacionales jóvenes, pequeñas o con artistas de corta trayectoria, o bien excluidas de las “grandes ferias” por sus onerosos costos de participación.

“Con Material queremos nutrir lo que vemos como la base fundamental del sistema para contrarrestar esas tendencias del mercado del arte actual que están reduciendo la posibilidad de que galerías pequeñas como la nuestra puedan sobrevivir y florecer”, dice Schultz.

La tercera edición de Material Art Fair se llevará a cabo del 4 al 7 de febrero del 2016, en paralelo a Zona Maco, la feria “madre” de México. Esta edición será además un experimento con el traslado de la sede a Expo Reforma, un centro de exposiciones ubicado en la Colonia Juárez de la Ciudad de México, muy cerca del distrito financiero y de los vecindarios Centro Histórico, San Rafael y Roma-Condesa. Los organizadores esperan más de 10.000 asistentes a su nueva sede.

Y es que este año la feria creció en un sorprendente 50 por ciento. Participan 64 galerías, espacios sin fines de lucro y proyectos liderados por artistas elegidos por el Comité de Selección, integrado por Michael Clifton, co-fundador de Clifton Benevento, Nueva York; Stefan Benchoam, artista y co-fundador de Proyectos Ultravioleta en Guatemala; Attilia Fattori Franchini, curadora independiente, Londres; y Willy Kautz, curador independiente (México). La selección es, además, más internacional. En esta edición están representados 34 ciudades y 15 países.

Brett W. Schultz nos cuenta cómo Material, alabada por íntima y accesible, casi familiar, se ha convertido en un referente entre las principales ferias jóvenes de arte a nivel internacional.

Alejandra Villasmil: ¿Cómo surge Material Art Fair? Asumo que es para llenar el vacío que dejaba Zona Maco, en cuanto a la incorporación de galerías emergentes o quizás menos conocidas…

Brett W. Schultz: Siempre ha existido un espacio dedicado a galerías nuevas en Zona Maco, pero a nosotros nos interesaba más la idea de que una feria pudiese proporcionar un contexto más completo para entender las prácticas emergentes y, al mismo tiempo, jugar con el formato de la feria en sí para abrirla más a galerías y espacios de proyectos sin tantos recursos económicos.

La ya indisputable importancia de las ferias en el mercado del arte ha creado una situación en la que las galerías que representan o presentan artistas jóvenes tienen que vender una cantidad absurda de obra en una sola feria nada más para recuperar su inversión. Está increíblemente difícil salir adelante. Por eso estamos viendo tanta consolidación de poder en aún menos galerías, el mismo proceso que hemos visto en otras industrias como la música o el cine. No es nada saludable.

Con Material queremos nutrir lo que vemos como la base fundamental del sistema para contrarrestar esas tendencias del mercado del arte actual que están reduciendo la posibilidad de que galerías pequeñas como la nuestra pueden sobrevivir y florecer.

A.V: Todos los años la feria cuenta con un Comité de Selección. ¿Cuál es el criterio de selección de las galerías participantes?

B.W.S: Antes que nada, es importante mencionar que cambiamos el comité de selección cada año con el fin de llegar a una selección nueva, fresca y de alta calidad para cada edición de la feria. No nos gusta la onda mafiosa y exclusiva que se puede generar con un comité permanente. Si una galería no entra en la selección un año, igual y sí entra el año que viene.

Como cada comité es diferente, nunca sabemos exactamente como será su voz colectiva hasta que empiezan con el proceso de la selección, que siempre es muy emocionante. Muchos miembros del Comité han buscado propuestas desafiantes o sorprendentes y también propuestas que toman en consideración el contexto local y regional de la feria.

Es importante también que la galería o el espacio tenga un programa de exposiciones definido y coherente que de el mismo énfasis en apoyar prácticas emergentes o artistas jóvenes y a artistas más grandes que merecen más reconocimiento.

A.V: Promocionan la feria como “la única en México que se dedica a las prácticas emergentes”. ¿Cuál es la visión o concepto de emergente que manejan?

B.W.S: Fue importante destacar “prácticas” emergentes en lugar de artistas emergentes porque el entendimiento de un artista emergente es normalmente un artista joven. A nosotros no nos interesa la juventud en sí. Lo que nos interesa son nuevas ideas, nuevas maneras de hacer, y nuevas posiciones críticas hacia la cultura contemporánea. Restringir el concepto de emergente al joven nos parece contraproducente… es mucho más complejo que eso.

A.V: Ha surgido recientemente una serie de espacios en México que están cambiando el mapa del arte contemporáneo, sobre todo emergente. ¿Qué condiciones se han dado para esta tendencia?

B.W.S: Creo que es un conjunto de varios factores favorables en términos de economía, geografía y las condiciones de vivir y producir aquí. Pero al mero centro está la gente. La escena que tenemos ahora es el resultado de esfuerzos individuales y colectivos entre varios actores importantes con mucha disposición a colaborar y fomentar una fuerte comunidad. Sin todos ellos y ellas, no tendríamos nada de que hablar.

A.V: Este año la feria ha crecido. ¿Piensan mantener una escala pequeña o aspiran a que la feria vaya creciendo en cuanto a número de expositores año a año?

B.W.S: No, siempre con medida. Este año la feria sí ha crecido bastante pero ni podemos ni queremos crecer así cada año. Nos interesa mantener más una escala humana en la que realmente podamos todavía dar atención personal a todos nuestros expositores, y mantener los precios accesibles.

A.V: ¿Cómo describirías el mercado del arte en México? ¿Qué perspectivas vislumbras a futuro?

B.W.S: Lo que falta es más la cultura de coleccionar porque dinero sí hay. Ya que cada año la escena del arte contemporáneo aquí se está fortaleciendo más y más, también está generando más interés en coleccionar porque es una ruta directa e importante de participar en esa cultura. Yo creo que dentro de unos pocos años vamos a tener una escena más diversa y sofisticada del coleccionismo en México.

A.V: ¿En qué consistirá el programa público de esta edición?

B.W.S: El programa público es una locura este año, estoy muy emocionado. En lugar de organizar un programa más autónomo adentro de la feria, la idea fue incorporar nuestros expositores de manera directa en la programación de las charlas y los performances. La respuesta ha sido espectacular. Vamos a tener actividad constante durante los cuatro días de la feria y así daremos una gran oportunidad de conocer mucho mejor a los artistas y galerías participantes en esta edición.

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.
UA-20141746-1