DIMENSIÓN V. Biología Virtual, de Merlina Rañi, es el proyecto ganador de Curaduría Expandida, la primera convocatoria de exhibiciones online de Artishock | Revista de Arte Contemporáneo. Tras evaluar 43 postulaciones, la directora de Artishock, Alejandra Villasmil, seleccionó la propuesta de Merlina Rañi por la contingencia del tema planteado -la relación entre arte, biología y realidad virtual- y la calidad y pertinencia de los artistas seleccionados para exponerlo y sustentarlo.

«El concepto curatorial de Rañi, que parte de un estudio preliminar sobre la relación entre Arte Digital y Biología, ha sido expuesto con rigurosidad y atendiendo a las bases de esta convocatoria. Las obras de los artistas seleccionados nos llevan a reflexionar sobre los planteamientos de su curaduría y los medios en que éstas han sido realizadas -animación, video, modelado 3D- se ajustan apropiadamente tanto a su propuesta como a nuestra idea de exhibición en una plataforma digital. Me complace que Rañi pueda presentar en Artishock parte de esta investigación que viene desarrollando en el marco de un programa curatorial en Espacio Pla, un espacio en Buenos Aires dedicado a la exhibición y formación en Arte y Tecnología», dijo Villasmil.

Mateo-Amaral-Programas-1

Mateo Amaral. Cortesía del artista

DIMENSIÓN V. Biología Virtual

Guido Corallo | Azul De Monte | Gabriel Rud | Mateo Amaral
Curaduría de Merlina Rañi

DIMENSIÓN V. Bilogía Virtual surge como una investigación específica devenida de Tiempo Circular, un proyecto de exhibición de arte digital realizado en Espacio Pla (Buenos Aires) en el marco de The Wrong – New Digital Art Biennale, donde desarrollé un trabajo curatorial sobre un cuerpo de obra de 18 artistas relacionado a ontología virtual. La biología fue un motivo recurrente en el trabajo de varios artistas.

A partir de esa experiencia surge esta reflexión sobre la fuerte relación que existe hoy día entre la biología y el arte digital. Para poder entenderla es importante remontarse al vínculo estrecho que guardan la ciencia y el arte en general, que se da en cuestiones funcionales y relativas a la herramienta, pero también como fuente de inspiración. Cuando la reflexión es en torno a arte y tecnología, el vínculo se vuelve tan íntimo que casi podríamos decir que el arte parasita a la ciencia en una relación quizás de simbiosis, pero muy sutil.

En una disciplina donde la matemática y el ritmo son definitorios para las bases de su estética, tal vez la biología funcione de la misma forma que la mimesis lo hace al arte tradicional, pero en términos de una modelización de la mimesis que funcione como dispositivo ficcional. A partir de esto, propongo una curaduría con obras de cuatro artistas –Azul De Monte, Guido Corallo, Gabriel Rud y Mateo Amaral que invite a la reflexión en torno al vínculo Arte Digital y Biología

En cada caso, la herramienta para la construcción de la obra es distinta y a su vez define sus respectivos cuestionamientos. En el caso de Azul De Monte, trabaja con modelado 3D; a partir del trabajo con texturas genera una sensación de realismo que es fundamental en la creación de las formas, que se caracterizan por jugar con los bordes entre lo conocido y lo desconocido, entre lo micro y lo macro, entre realidad y ficción. El video MDLI es parte del proyecto Museo De Lo Imposible donde De Monte traspone el sistema de un museo de Ciencias Naturales para mostrar posibles modelos de vida que no habitan el medio material, sino que dependen de la plasticidad mutante y vertiginosa de la virtualidad.



La obra de Guido Corallo es generada a partir de código. Bilateral II consiste en una búsqueda puramente morfológica que coincide con De Monte en su visión de una colección de museo de Ciencias Naturales. A partir de la idea de categorización científica, el artista desarrolla un análisis de las formas inspirado en insectos en el que dispone un orden entre las distintas especies para manifestar que las diferencias que los separan son, en realidad, transformaciones genéticas, evoluciones de unos a otros.

collection1-1600x1200

Guido Corallo. Cortesía del artista

detalle2-1600x1200

Guido Corallo. Cortesía del artista

Las piezas de Gabriel Rud funcionan como esculturas digitales. Partiendo de estructuras geométricas, el artista investiga las formas a través de procesos que involucran la entropía y, fundamentalmente, la complejidad, factores que conducen sus resultados a una estética orgánica. En sus obras el valor del modelado 3D está puesto en el deseo háptico para configurar la posibilidad de un tipo de existencia que supere lo tangible. Nos encontramos nuevamente en una búsqueda morfológica, pero de una naturaleza abstracta y visceral

10-1600x1280

Gabriel Rud. Cortesía del artista

 

La obra de Mateo Amaral, Sintetizar el Pantano, utiliza animación 2D para representar una narrativa sobre la vida en la dimensión virtual, una que involucra a la conciencia y los paradigmas de la existencia de algún tipo de ser informático. En esta narrativa surge un orden de análisis fantástico sobre la información y distintos agentes que la interpretan, transportan o dan forma. La imagen y la narrativa transmiten su concepto al unísono: en este plano la vida es información, y los actores que la ejecutan buscan su forma y límites como individuos, mediante una estrategia fundada en la dinámica.

Mateo-Amaral-programas-3

Mateo Amaral. Cortesía del artista


Merlina Rañi (1987, São Paulo; vive y trabaja en Buenos Aires) es Directora de Alpha Centauri, un proyecto de investigación y producción artística que vincula arte y ciencia, en conjunto con artistas, arquitectos, sociólogos, programadores y otros curadores. Se formó en el campo de la curaduría desde la praxis y estudios autodidactas, apoyados con clínicas y talleres relacionados al campo del arte y herramientas electrónicas, informáticas y digitales aplicadas al arte. En el 2015 curó el pabellón de la embajada argentina en The Wrong – New Digital Art Biennale. Ha sido curadora de La invención de la libertad, Fundación Proa, Buenos Aires (2015-2016) y Tiempocircular.com, una colectiva en Espacio Pla, Buenos Aires (2015-2016).